27/8/09

CINE DE VERANO

Este verano estoy disfrutando de una pelis clásicas encantadoras, y uno de sus encantos estriba en que las desconocía por completo. También he visionado pelis contemporáneas que me han llamado mucho la atención y otras que me han gustado menos, por supuesto. Pero quería hablar hoy de dos que me han parecido especialmente interesantes. Se trata de Estrellas en mi corona, (1950) de Jacques Tourneur, y de Sinfonía de la vida, (1940) de Sam Wood.
De las dos, la que más me ha gustado ha sido la primera, pero si las cito juntas es porque hay algo que las une, y es el clima, la sensación nostálgica de dos pequeñas ciudades apacibles de la América profunda, donde suceden cosas simples, cotidianas, rutinas diarias: la vida y la muerte. En ambas hay un punto de vista infantil o adolescente que domina la historia, y ambas tratan del recuerdo de días pasados. En cuanto a la manera de tratarlo, difieren completamente.
Estrellas en mi corona, (Stars in my crown) se basa en una novela de J. David Brown, que también participa en el guión, junto a Margaret Fitts. Como actores, un maduro y magnífico Joel MacCrea hace el papel principal, junto a un delicioso Dean Stockwell niño (de adulto en París, Texas), y luego una lista de secundarios muy acertada, en general: Alan Hale, Ellen Drew, Lewis Stone, James Mitchell... Es la historia de un pueblito del Sur norteamericano, al que llega un veterano de la guerra, pastor religioso, Josiah Grey.
La presentación del personaje ya indica el tono de la película, muy fordiano: Joel MacCrea, el pastor, entra en el saloon abarrotado, se coloca en una esquina de la barra y anuncia que va a hacer una lectura de la Biblia. Ante la inevitable reacción (risas, movimientos de salida, gestos hoscos) desenfunda sus dos pistolas...y las coloca a ambos lados de la biblia abierta. Simplemente las deja allí. Se hace el silencio y él comienza a leer. La vida en el pueblito se desarrolla con aparente normalidad, el pastor y su esposa conviven con un niño huérfano al que han adoptado (Stockwell), el médico de toda la vida ha traído a su hijo, médico también, para que lo vaya sustituyendo ya que ve cercana su muerte, y se establece una cierta competición entre este joven médico y el pastor, por los posibles pacientes de cada uno. Destaca otra amistad entre el clérigo y un antiguo compañero de milicia, el herrero sueco, cuya larga y rubia prole se mantiene al margen de la Iglesia y es requerido periódicamente por el pastor, no tanto en cuanto a su fe como en cuanto a su participación en los actos de la comunidad, o sea, las reuniones dominicales, donde el pueblo canta unido. También ocurren otras circunstancias, en las que interviene el elemento racista, respecto a un viejo granjero negro, que se ve agredido por algunos convecinos, bajo las túnicas blancas del Klan. Todo esto, junto a la aparición de unas fiebres tifoideas que mantienen ocupados tanto al doctor como al pastor.
A lo largo del film se desarrollan unas ideas básicas, como son la de la relación entre ciencia y fe religiosa, la convivencia pacífica entre ciudadanos diversos, la igualdad frente a las ideas segregacionistas, muy bien resuelta con el caso del granjero negro, haciendo ver que pueden afrontarse muchos problemas sin necesidad de recurrir a la violencia. En este punto recuerda a la también deliciosa Matar un ruiseñor (1968), de Robert Mulligan.
Tourneur trata todo desde el ángulo visual del niño, desde esa felicidad del mundo infantil, mostrada genialmente en el plano en que los dos niños se tumban sobre el carro de heno, henchidos de verano y de vida. La fotografía de Ch. E. Schoenbaum le da ese tono de calidez polvorienta sureña, y la canción que da título a la película recorre toda ella como elemento unificador.

En cuanto a Sinfonía de la vida (Our Town), de Sam Wood, la historia nos es introducida de la mano de uno de los habitantes de una pequeña población de New Hampshire a principios del siglo XX, Grovers Corners, que nos muestra una parte representativa de su población humana, así como sus costumbres, sus deseos y sus ilusiones, su vida...y su muerte. El guión se basa en una obra teatral de Thornton Wilder, y fundamentalmente conocemos los avatares cotidianos de dos familias, la del médico y la del jefe del periódico local. Cómo sus hijos de sexo opuesto se tratan a diario hasta que se miran con otros ojos y finalmente se casan. Un William Holden con apenas veinte años y una memorable Martha Scott puede que con algunos más, interpretan a esta pareja que a lo largo de los años se trata primero como vecinos y compañeros, luego como novios, como marido y mujer, como padres de los hijos que van viniendo, hasta que sobreviene la desgracia.
La manera de tratar esta historia es algo complicada, y, en mi opinión, un tanto fallida, por alguna escena que le sobra, en las explicaciones del presentador, y además, en un par e saltos en el tiempo, adelante y atrás, que dejan algo confusa la historia. También se introduce el elemento onírico o fantástico en la escena, de gran poesía, en la que los vecinos que han ido muriendo hablan con la última fallecida, que por su juventud, no quiere de ningún modo entrar a formar parte de ese macabro club. Y la nostálgica escena en que la fantasmal chica visita a su familia en tiempos pasados, tratando de volver, sin darse cuenta de que es irremediable, que la muerte forma parte de la vida y hay que aceptarla así. Otra escena memorable es la de los dos jóvenes en la heladería, cuando el chico (William Holden) se declara.
En fin, aunque me gustó menos que la anterior, también la considero una película interesante, y, para ser de Sam Wood, que no es un cineasta de primera fila, tiene momentos atractivos y conmovedores.

3 comentarios:

Gww dijo...

Hola Ariodante, disfruto enormemente de tus comentarios sobre cine pues te considero una experta y creo que, al menos en algunos aspectos, compartimos gustos ya que tengo especial afición por esas películas en las que se desgrana una vida, o la vida de una comunidad como en este caso, sin grandes dramatismos ni estridencias, esas que no suelen sobrevivir muy bien a las taquillas (pienso en películas como Una hiostoria verdadera que creo que también te gusta).

Y como no conocía ninguna de estas dos películas he tenido un doble placer al leerte.

Un abrazo.

Rodrigo dijo...

Bueno, Ario, ya sabes que de cinéfilo no tengo ni pizca pero creo que tendré una bonita etapa post-jubilación poniéndome al día en materia de películas. Lo cierto es que tus comentarios de cine son muy motivadores, y ya me dan ganas de empezar antes lo de la puesta al día.

Saludos.

ARIODANTE dijo...

Gracias por vuestros comentarios, GWW y Rodrigo,me gusta animar a otros a ver buen cine, asi que me doy por satisfecha si al menos en na pequeña proporción lo consigo.
Como este verano he aprovechado mucho para ver bastantes pelis, seguiré hablando de ellas poco a poco.
Rodrigo, tu ve preparando el dossier, que cuando llegues a la jubilación vas a tener una colección enorme, jajaja! Aunque de vez en cuando, podrías echarle el ojo a alguna, antes de jubilarte, que te falta mucho todavia.

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (456) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (27) Novela histórica naval (16) novela intriga (15) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (2) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog