9/12/09

HELLENIKON / LUIS VILLALÓN/ ED. EVOHÉ

En el blog “Libros y Literatura” organizan un sorteo entre todos sus lectores, así como un concurso específico para blogs a la mejor reseña literaria. En cada uno el premio consiste en un lote de libros compuesto por la colección completa “Viento abierto” de Ediciones del Viento formada por 15 títulos y valorada en 249€. Si quieres saber más detalles y participar entra aquí: http://www.librosyliteratura.es/libros.html
La reseña con la que voy a participar es la ya publicada en La2revelacion:
http://www.la2revelacion.com/?p=317


HELLENIKON/ed Evohé, 2009
Ante nosotros tenemos una ópera prima. El autor, Luis Villalón Camacho (Barcelona, 1969), de formación humanística, trabajador en el mundo de la cultura, empecinado lector y apasionado del mundo griego clásico, nos presenta su contribución a la novela histórica en la forma de un gran fresco panhelénico, una pintura de los pueblos que vivían, luchaban y morían en lo que llamamos la Hélade, que comprendía miles de polis, pequeñas ciudades-estado, que se agrupaban, competían, luchaban y a veces se constituían en confederación para defenderse del eterno enemigo oriental: los persas. Si es cierto que la grandeza de un pueblo se mide por la grandeza de sus enemigos, podemos estar seguros de que Grecia, la Hélade, era inmensa: ya que su rival, Persia, lo era sin duda también. Pero, unidos o desunidos, en amistad o en guerra, los helenos tenían algo en común: un sentimiento, una “manera de ver la vida y hacer las cosas”, que es a lo que el título de esta obra alude.
El período en el que discurre la acción que se nos narra es un siglo, a caballo entre el VI y el V a.C., desde el 527 al 427. Época turbulenta la que se nos muestra en esta obra. Se hacían y deshacían tratados, treguas, guerras intestinas, los atenienses y los espartanos andaban siempre a la zaga, y los demás estados se les unían o no según las circunstancias.
En el comienzo ha muerto el tirano Pisístrato en Atenas, Darío ha subido al trono persa y Cleómenes y Demarato acceden al trono bicéfalo espartano. Clístenes inicia sus reformas al llegar al poder en Atenas. Y los persas están al acecho. Este es el marco.
La novela gira alrededor de la vida de Arimnesto, personaje citado como real por varios autores clásicos: Heródoto, Tucídides, Plutarco y Pausanias (no el gobernante, sino el viajero). Luis Villalón recompone su trayectoria a partir de esos pocos datos, e imagina cómo abandona Esparta en su juventud, tras la pista de su destino y su identidad. Su vida va cambiando de rumbo, regida por los dioses, que determinan, según la profunda creencia del héroe, todos y cada uno de sus movimientos.
Desde el momento en que comete un error fatal, un crimen que pesa sobre su conciencia, Arimnesto viajará de un lado a otro, combatirá a los beocios al lado de los atenienses, a los persas al lado de los plateenses, ...y hará del olivo, -árbol sagrado para la mitología griega- su morada; buscará en el oráculo la opinión de los dioses; tratará, llegado el momento, de resarcir las heridas causadas y recomponer los errores cometidos, regresando finalmente a su vieja Esparta para acabar allí sus días y cumplir con los dioses. El círculo se cierra con su hijo, Lacón, en el sitio de Platea, cuando tebanos y espartanos arrasan la ciudad.
Nuestro autor ha estructurado la novela siguiendo las pautas de la gran tragedia griega: prólogos, párodos, episodia, éxodos y epílogos. En la primera parte, el prólogos, sólo nos anticipa con un breve flash, un momento culminante, crítico, y terrible, de la vida de Arimnesto. El párodos narra, con una fuerza dramática indudable, la acción de ese día inolvidable para nuestro héroe, día en que todo el ejército persa le pasa por encima, literalmente, y la faz de su jefe, el general Marduniya (Mardonio), se le queda grabada para el futuro, para su venganza.
En los episodia, el cuerpo central de la novela, va contándonos, con saltos temporales y espaciales, simultaneando a veces la acción, aquí y allá, la vida, trabajos, decisiones y pensamientos que tanto el protagonista como todos aquellos con los que se relaciona y que son también actores en la tragedia que les toca o eligen vivir, siendo algunos reales y otros ficticios, pero que el autor considera relevantes para cubrir los inevitables vacíos de información y para comprender mejor el desarrollo del curso narrativo. Así Cavílides, Evandro, Calícrates, Hypogenes, Lacón, etc. desfilan declamando su parte o haciendo coro con otros muchos que, silenciosos, cual espectros, contemplan la escena, asistiendo al inmutable camino trazado por los dioses.
En el éxodos se nos relata la batalla final contra los persas, y la muerte de Marduniya a manos de Arimnesto; hecho, al parecer, citado por los historiadores como real. En este capítulo, Villalón consigue enardecernos y vivir la batalla, identificados con Arimnesto hasta el momento crucial.
Con el epílogos, se cierra el círculo vital del héroe espartano, ya maduro, con su retorno a la patria, y conocemos las vicisitudes de la rebelión de los ilotas, pueblo sometido por los espartanos, entre otras cosas, para que como esclavos, se hicieran cargo de la agricultura de una sociedad que fundamentalmente se dedicaba a la milicia. La muerte del héroe, apoteósico por la directa intervención divina, no nos apena: nos parece algo naturalmente esperado, un ciclo que se acaba.
Hay un capítulo final, que lleva el nombre del título de la novela y que nos narra el desastroso final de Platea a cargo de tebanos y espartanos, y en el que tiene su dramático fin el hijo de Arimnesto, Lacón.
Es, como puede observarse, una historia de hombres. Las mujeres son invisibles; están, pero no cumplen más que el papel doméstico y reproductor. No hay amor en la novela. Amor pasional, amor sexual. Hay valores viriles, recordemos que el héroe es espartano, aunque dedique los mejores años de su vida a defender a atenienses y a otros. La lealtad, el honor, el valor, la fuerza y la amistad. No es que el autor defienda una postura u otra, es que refleja cómo eran las cosas en Grecia. Superados los antiguos tiempos de la sociedad matriarcal, desde que el Olimpo divino es gobernado por Zeus, son los hombres los que rigen el destino de los helenos, los hombres libres. La institución de la esclavitud era el sustento económico de una sociedad que se iba construyendo, política, cultural, militarmente, y que utilizaba a esclavos y mujeres para solucionar la intendencia mientras que los hombres batallaban o discutían en el ágora sobre cómo regir los destinos del país. Y creaban la democracia.
El lenguaje es ágil, los diálogos abundantes, los términos griegos utilizados para crear un clima (hay un glosario al final del libro que nos ayuda a ponernos al día) abundan y aunque al principio se nos hacen algo cargantes, paulatinamente vamos acostumbrándonos. También la abundancia de personajes con nombres a veces semejantes o difíciles de recordar, quizás hubiera requerido un listado al final del libro. Pensamos que quizá para una segunda edición se podría retomar la idea. Como el incorporar algún otro mapa, y en un estado más nítido.
Principalmente se nos narran hechos, acciones; no hay apenas introspección, sólo algunos momentos en los que afloran recuerdos o pensamientos, colocados en cursiva y bien intercalados con partes del relato, a veces incluso encadenando frases, lo que le da un toque elegante. También hay algunas ideas que se van repitiendo a lo largo de la historia, expresadas por distintas voces, pero que vienen a recordarnos de que el destino está escrito, y que sean los dioses, el fatum o lo llamemos como lo llamemos, lo que está escrito se cumple, y tarde o temprano todo lo oculto sale a la luz.
Eso sí, se manifiestan distintas maneras de afrontar la vida: Arimnesto se rige por los dictados divinos.¿De qué modo? Interpretando los determinados signos y sucesos que le ocurren. Cavílides, en cambio, no tiene demasiado en cuenta a los dioses y siente una cierta atracción por los persas, a los que idealiza. Calícrates, cumple con su deber. Timandro asume su esclavitud con resignación, pero los jóvenes piensan de otro modo. Evandro desea luchar y hacerse un nombre. Hypogenes y Sibotas tratan de rebelarse contra su esclavitud.
En fin, asistimos a batallas en las que participa nuestro personaje: Maratón, Platea, y a otras en las que los espartanos arrasan Eleusis, Argos o Platea. Y de otras sólo tenemos noticia por boca de terceros: Salamina, las Termópilas. El autor, sin descartar escenas de crudeza o violencia, pasa por ellas sin demorarse demasiado, lo cual, en mi opinión, es francamente acertado. En realidad, todos los hechos narrados lo son en una medida corta, y no carecen, dentro de su dramatismo, de una pizca de humor, que suaviza en algunos momentos el dramatismo. Porque lo que parece interesarle más, en lugar de largas descripciones con detalles engorrosos o purulentos, es mostrar el clima, el espíritu de la historia helena, su modo de vivir y de morir, el hellenikon. Un relato apasionante, que se lee con interés y emoción, y que a la vez nos ilustra sobre una época en la que los dioses y los hombres compartían el mundo.





8/12/09

LA RUSIA DE GOGOL

Reseña publicada previamente en Ciberanika:
http://libros.ciberanika.com/letras/G/p04991.htmcom

















Nikolai Vasilievich Gogol (Soróchintsi, Ucrania 1809- Moscú, 1852), escritor, novelista, y dramaturgo, nació en el seno de una familia de la baja nobleza rutena. En San Petersburgo ejerció como administrativo. En 1828 conoció a Pushkin, con quien desarrolló una amistad que le ayudó en su carrera como escritor. Más adelante, impartió clases de historia en la Universidad. A diferencia de Pushkin, que no salió nunca de Rusia, Gogol estuvo varios años viviendo por Europa (Italia, Alemania, Suiza y Francia), época en la que escribió su obra más famosa, Almas Muertas, así como la novela histórica Tarás Bulba. En el 48 Gogol, en un fuerte arrebato religioso y conservador, peregrinó a Jerusalén, tras lo cual, influenciado por un sacerdote fanático, decidió abandonar las letras, quemando la segunda parte de Almas muertas, de la que sólo han podido salvarse unos fragmentos, así como otra serie de escritos, convencido de que eran fuertemente pecaminosos. En un estado de enloquecimiento y quebrantamiento físico tuvo lugar su muerte. Veladas en un caserío de Dikanka está escrita en 1831, justo en la época en que trabajó en la Universidad y conoció a Pushkin, y consiste en un grupo de ocho relatos de tema campesino y rural, inspirado en el romanticismo alemán a la vez que en la tradición ucraniana, rebosante de humor y leyendas fantásticas donde los elementos mágicos y religiosos se imbrican con los realistas. Tras recibir el apoyo de su amigo Pushkin, fueron publicadas, hacia 1836, en la revista El Contemporáneo, creada por éste. Tuvo, al parecer, muy buena aceptación por el público, lo que le animó a seguir escribiendo.

Gogol es situado como un autor que no se distancia de los grandes escritores rusos: Pushkin, Tolstoi, Dostoievski, Turgeniev. La intención de la escritura de Gogol es reformadora, más moral que política. En su obra se aprecia una mezcla de realismo social con gran sentido del humor, y elementos fantásticos y mágicos, en la tradición de E.T.A. Hoffmann. Se podría imaginar que, en la época en que Gogol escribía, la censura era férrea, y su derivación hacia lo fantástico podría ser un intento de eludirla.
La obra está estructurada en dos partes, precedida por una Introducción a cargo de un imaginario colmenero del pueblo, un tal Rudi Panko, que es el supuesto narrador de las siguientes historias. Aunque algunas le son atribuidas a un diácono de una iglesia cercana. La feria de Soróchinets, La noche de San Juan, La noche de mayo o la ahogada, La carta perdida, componen la primera parte, y La Nochebuena, Terrible venganza, Iván Fiodórovich Shponka y su tía, y por último, Un lugar embrujado, la segunda.
Al leer estos bucólicos relatos, imaginamos a rollizos mozos, rebosantes de alegría y de deseo, rubias y dulces jovencitas a la espera del amor, padres amargados por la monótona vida del mujik , fantasmas, diablos y brujas, borrachos cantando al son de sus balalaikas y toda una colección de personajes que pululan por aldeas bajo la crujiente nieve y alrededor de inmensas estufas donde se cuentan una y otra vez historias increíbles que todos creen y con las que sueñan, en las largas noches invernales bajo los inmensos colchones en sus pobres camastros. El Diablo es un personaje recurrente, adoptando todo tipo de formas, apareciendo y desapareciendo y tramando maldades por doquier. La ingenuidad de las gentes campesinas, sus anhelos y goces simples, las vidas de estas gentes, entre las alegrías cotidianas y los miedos nocturnos, oscilan siempre entre la vida y la muerte, el día y la noche, Dios y el Diablo en una tierra blanca, donde el Invierno domina creando un mundo especial, encerrando a los campesinos en sus casas al calor de las estufas y del vodka, originando miles de leyendas que inmediatamente pasan a formar parte de las tradiciones locales a través de generaciones y que al llegar la primavera estallan en miles de canciones y bailes, en la alegría de vivir. Este es el mundo que Gogol refleja en estos relatos.

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog