19/11/10

SANTIAGO Y CIERRA HISPANIA

PRESENTACIÓN DE
LA TRAICION DE ROMA,  SANTIAGO POSTEGUILLO
MUSEO L’IBER, VALENCIA
 Siguiendo su variada programación de actividades, el Palacio de Malferit, sede del Museo L’Iber, en Valencia, nos volvió a acoger ayer para presentar la tercera entrega de la trilogía romana de Santiago Posteguillo, La traición de Roma. Y como es habitual, la sala estaba a rebosar de público, y como detalle sorpresa, presidida de un soldado y dos senadores romanos ataviados con sus togas, yelmo y pilum, que aguantaron en pie y firmes el desarrollo del acto, dándoles un toque pintoresco y muy acorde con el Museo. Alejandro Noguera, Antonio Penadés y, por descontado, Santiago Posteguillo, ocupaban la mesa e intervinieron por este mismo orden.

Alejandro Noguera desarrolló una introducción histórica, como habitualmente suele hacer con gran maestría, presentando el marco donde se desarrolla la obra de Posteguillo, desde el ángulo de una mirada griega: la decadencia y caída de la civilización griega y el auge de la romana. Si bien la propia Roma asimiló la cultura griega, (filosofía, literatura y  arte) la destiló y la transmitió a siglos posteriores, a su vez Roma desarrolló otras áreas que Grecia sólo había presentido, como la ingeniería y la jurisprudencia, la organización política y militar.

Antonio Penadés introdujo la parte literaria, asegurando –algo de lo cual estamos absolutamente convencidos- que la obra de Posteguillo destaca muy por encima de la media de lo que se está publicando en estos últimos años en novela histórica, opinión que, como bien recordó, comparte con Carlos García Gual, toda una autoridad en la materia, y que a su vez lo afirmó en su intervención en un Simposio realizado en Puerto de Santa María. La trilogía de Escipión sigue la pauta aristotélica clásica, representa las tres partes de una obra: presentación, nudo y desenlace. Partes que desarrollan a su vez cada una de las obras que componen la trilogía. Pero es de destacar en la obra que se presenta hoy, La traición de Roma, un giro radical, la introducción de la primera persona en algunos tramos, la alternancia del presente y el pasado, el protagonismo del escenario: el Meditarráneo, el desarrollo de cuatro o cinco hilos argumentales en los que los grandes personajes históricos se entremezclan con otros personajes, más cotidianos, que nos sirven para implicarnos en la vida, el engranaje interno de la sociedad romana.

Santiago Posteguillo hizo su simpática y didáctica intervención habitual, que no repetiré aquí, puesto que ya hablé de ella en el reportaje de las Jornadas murcianas, pero que amplió disertando sobre el último libro de la trilogía, cuyos ejes oscilan entre las dos grandes batallas físicas, y las batallas verbales del Senado, con la argamasa de las historias personales de Aníbal, Catón, Cornelia, Graco, Areté y Emilia,  Publio junior y Plauto, en menor grado. Insistió en que, a raíz de algunas críticas recibidas sobre sus anteriores libros en las que se echaba en falta el componente femenino, en esta obra había investigado a fondo  el tema y desarrollado varios personajes femeninos, como el de Sofonisba, por ejemplo. También nos habló, a instancias del público, de su manera de escribir, de sus horarios y de sus proyectos futuros. Como siempre, una agradabilísima intervención.
A la postre, se introdujo una novedad en la oferta gastronómica con que suelen finalizar estos actos: en vez de las deliciosas empanadillas, se nos ofrecieron unos igualmente deliciosos manjares que degusté pero no pude averiguar su nombre, realizados a la manera romana, a base de aceitunas, una masa que podría se antecedente de la pizza, nueces, almendras, y una empanada  -que no empanadilla- con ingredientes sabrosísimos y exóticos. 
Felicitamos desde aquí al Museo L’Iber por el esmero y la dedicación con que prepara sus actos, y animamos al público en general a acercarse a ellos, porque lo merecen cumplidamente. 

16/11/10

I JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA EN MURCIA

En el acogedor marco del Museo Arqueológico de Murcia, una cálida y luminosa tarde con la que la ciudad levantina obsequia al forastero para animarle a quedarse y disfrutar de sus calles y  plazas, sabrosa gastronomía y rojos caldos,  ha tenido lugar la primera sesión de las I Jornadas de Novela Histórica. 
 Al comenzar, el conservador del Museo, Luis Miquel, pronunció unas palabras de bienvenida y pasó la vez  a la representante de Hislibris, que explicó brevísimamente qué es Hislibris y cómo surgió la idea de estas jornadas, sugeridas al Museo, acogida la sugerencia con gran interés, y acabado de consolidar el proyecto por la  intervención personal de Gabriel Castelló.
Luis Miquel volvió a tomar la palabra para subrayar la vigencia de la novela histórica por obra de autores españoles escribiendo sobre nuestro propio pasado. Inmediatamente pasó a presentar a los tres ponentes del la tarde: Gabriel Castelló, autor de Valentia,  el editor Alberto Santos, que sustituía a Arturo Aizpiri, autor de El heredero de Tartessos, y Santiago Posteguillo, autor de la trilogía de Escipión.
Dio comienzo Gabriel Castelló, hablando de su novela y de lo que ha intentado conseguir con ella, que es hacernos ver con nuestros ojos, con nuestra imaginación,  lo que vieron los valentinos de la época de la guerra civil; que reconstruyamos con todo lujo de detalles unas vivencias históricas, un pasado que es el nuestro, y que es justo reivindicar y dar a conocer. Así que nos mostró en la pantalla imágenes de edificios y espacios públicos de la Valentia romana, cómo y dónde estaban ubicados en relación a lo que ahora hay, así como nos hizo también un breve resumen de los hechos que se cuentan en su novela, de sus protagonistas históricos y  los ficticios que muy bien pudieron ser reales. Gracias a sus tablas  y a pesar de la mucha materia contenida, consiguió ajustarse al tiempo y resumir a la perfección su voluminosa obra.

Pasó la palabra a Alberto Santos, editor de Imágica, que nos hizo un balance de sus actividades editoriales, el auge de la novela histórica, y los autores y libros que ha ido editando, hasta finalmente llegar al libro de Arturo Aizpiri, resumiéndolo brevemente y alabando su claridad de escritura, la elección del tema  -la Ispania celtíbera y cartaginesa- , el personaje de Gerión, que Alberto considera como un alter ego de Arturo, recordando el reino mítico de Tartessos.  Al parecer la idea de Arturo era la de crear una trilogía sobre la dominación cartaginesa en Ispania. La novela de Arturo, plena de aventuras y de acción, nos transporta a un mundo legendario en el que lo histórico y lo mítico se entremezclan.

Le llegó el turno a Santiago Posteguillo, que comenzó con salutaciones al Museo y a Hislibris. Lo primero que quiso destacar fue la importancia de Hispania en la Antigua Roma, que acogió en su trono imperial a tres hispanos. Este hecho, en la medida en que la novela histórica hasta hace unos pocos años estaba en manos de autores británicos o anglosajones –algunos tan geniales como Robert Graves-, quedaba emborronado en muchos casos, al acercar aquellos el ascua a su sardina. Los británicos  saben muy bien construir recreaciones del pasado, pero  desde su punto de vista, lógicamente. Necesitábamos autores españoles que nos recreasen el pasado español, nuestra historia contada por nosotros mismos. Afortunadamente, a partir de los últimos años hemos asistido a un verdadero resurgimiento de novela histórica española hecha por españoles.  Santiago citó a un precursor, Alejandro Núñez Alonso, que está siendo felizmente reeditado; nombró también una inevitablemente breve selección de algunos autores ilustrativos de cada época histórica mostrada en sus novelas, asegurando que hemos conseguido niveles de calidad excelentes en estos años. Hizo un rápido y humorístico pase por las series televisivas que si bien ayudan a divulgar épocas antiguas, a veces son demasiado poco rigurosas e inducen a errores de bulto.
Habló, lógicamente, de su libro, o mejor, de sus tres libros.

El debate posterior fue animado y se habló de todo un poco, aunque más de Roma que de otras cosas, ciertamente. Luis Miquel cerró el acto recordando que el sábado próximo es la segunda sesión, y haciendo votos por la continuación de nuevas Jornadas en años posteriores.


Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (456) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (27) Novela histórica naval (16) novela intriga (15) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (2) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog