27/11/10

CONFERENCIA DE GABRIEL CASTELLÓ

La tarde literaria valenciana, a pesar del aumento de frescor otoñal, se anima cada vez más. Ahora es la Librería Espacio Lector Nobel la que ayer organizó una conferencia para celebrar su primer aniversario. La conferencia estuvo a cargo de Gabriel Castelló, que nos habló de la novela histórica en general, y en concreto, de la novela histórica valenciana, para finalizar hablándonos brevemente de su novela Valentia.
La sala, no muy grande, estaba llena; entre el público podíamos reconocer a otras autoras, como Marta Querol, y Amparo Andrés.

Gabriel nos hizo una muy interesante introducción del tema, hablando de los grandes autores que iniciaron lo que se ha venido en llamar novela histórica: el Salambó de Flaubert, el Quo Vadis? de Sienkiewicz,... declarándose como un gran admirador de Blasco Ibáñez, cuya novela Sonica la cortesana fue una de las primeras novelas ambientadas en la Valencia romana. Ello le dio pie a destacar los largos años de ausencia de autores que escribieran sobre la Valencia anterior al Rey Jaime. Por no sabemos bien qué razones –apuntó que posiblemente de corrección política, desgraciadamente- los autores han preferido otros temas, más contemporáneos o históricos pero situados en otras localizaciones. Existen, sí, algunos contemporáneos: el portugués Joao Aguiar, que escribe sobre Sertorio, personaje que retomará Gabriel en su novela; J. Maeso, L. Arsenal, S. Posteguillo, J. Sanchez Adalid, Eslava Galán, pero que aunque se ocupan de la Hispania prerromana y romana, apenas rozan Valencia.
Existen, por supuesto, autores no españoles que se ocupan de la parte hispánica romana, o la cartaginesa, y destacó a la australiana Colleen McCullough, a la británica Lindsey Davies, al alemán Gisbert Haefs,...en fin, autores que han tratado algo de Hispania, pero ninguno se  había ocupado de Valencia.

Esto supuso un reto para Gabriel, valenciano de origen y residencia, amante de su patria chica, de sus paisajes y sus gentes y, por supuesto, de su historia. Así que decididamente se lanzó a investigar sobre el tema, lo que le sumergió profundamente en un mar de datos y de ideas que finalmente se tradujo, por destilación, en su por ahora primera novela Valentia; ya que, aunque ha escrito muchos artículos sobre temas arqueológicos, y de investigación histórica, aún no se había decidido a lanzarse al ruedo literario propiamente.

La acción de Valentia está situada en los años de la guerra civil entre el general Sertorio y otro general aún muy joven, llamado Pompeyo el Grande. Mezclando personajes históricos reales con otros de ficción pero de probada verosimilitud, consigue engarzar una trama muy atractiva, donde hay vida cotidiana, negocios, intrigas, guerras, viajes, y aventuras, mediante los que vamos conociendo el origen de la ciudad y su modo de vida hasta que es destruida por Pompeyo, sofocando la rebelión sertoriana.

Tras la exposición del conferenciante hubo un animado debate entre el público, que posteriormente pasó a degustar un vino de honor, generalizándose ya la charla y acabando la velada. Felicitamos desde estas páginas a la Librería por su iniciativa, que esperamos se repita, y a Gabriel por su ameno verbo y su simpatía.





25/11/10

OLEAJE EN LA RED

Reseña publicada en: http://www.elplacerdelalectura.com/2010/11/cada-siete-olas-daniel-glattauer.html


Tenemos ya la segunda parte del original y exitoso libro del escritor y periodista austríaco Daniel Glattauer (Viena, 1960), Contra el viento del norte, libro que ha sido ya reseñado en estas páginas. La narración continúa donde se quedó, y se desarrolla exactamente del mismo modo que en su primera parte: un continuo intercambio de mensajes por correo electrónico. No hay narrador, no hay escenario, no hay nada más que un listado de mensajes. Con lo que nos cuentan podemos hacernos una idea del escenario, del tiempo y de sus emociones, sentimientos y diversos movimientos.

El origen es azaroso: si recordamos en un breve resumen del libro anterior. Emmi, felizmente casada con Bernhard, quien convive también con sus dos hijos, fruto de un matrimonio anterior, envía un mensaje a una dirección equivocada. Hasta ahí todo es de lo más corriente. Pero la equivocación se vuelve a repetir y provoca un intercambio de envíos y respuestas entre el receptor de los mensajes, Leo Leike, un asesor de comunicación universitario. Los mensajes aumentan y son cada vez más ingeniosos, surgiendo la atracción entre ambos. Mantienen entre ellos ausencia de detalles sobre sus vidas privadas. Tampoco hablan propiamente de sexo, como podría pensarse. Lo que realmente les atrae no es el sexo, es la personalidad del otro. El misterio de sus edades, su físico, sus pensamientos...el juego de verdad y mentira, que es una poderosísima atracción. Hay un encuentro físico entre ellos. Lo sabemos por los mensajes del día siguiente. Y ocurren otras cosas, también, acabando el primer libro abruptamente por la intervención de un tercer personaje, y los mensajes se interrumpen.
Y es aquí donde comienza la segunda parte.

¿Quién da el primer paso? Emmi, por supuesto. Desde el comienzo ha sido ella la que ha dado siempre los primeros pasos. Recomienza, pasados tres meses de silencio, un intento de establecer contacto. La excusa es que sigue un tratamiento terapéutico y le es recomendado dar este paso. Tras una cierta insistencia, se restablece la comunicación. Volvemos al tira y afloja de etapas pasadas, pero hay un nuevo factor: Leo, en su estancia bostoniana ha conocido a una mujer, Pamela, con la que se prepara para convivir. Esto trastorna un tanto inconscientemente a Emmi, que a su vez ha marcado unas distancias con Bernhard, aunque sigue ligada a los niños, a los que no quiere abandonar. A lo largo del libro, se van produciendo encuentros físicos, un total de siete (de ahí el título): muy sutiles, siempre en lugares públicos, cafés, restaurantes, pero cada encuentro aumenta sensiblemente la ligazón emocional entre ellos. El asunto con Pamela origina situaciones verdaderamente tensas, tiempos muertos, temporadas de silencios y distancias. Las carencias de información y las revelaciones repentinas trastocan dramáticamente las posiciones de cada uno. Poco a poco los mensajes van recomponiendo las piezas que conforman la relación entre Emmi y Leo. Van colocando a cada uno en el lugar que les corresponde.
Cuando creemos saberlo todo acerca de ellos, y que ya está todo dicho, el autor va extrayendo información y nos va sorprendiendo.
Los siete encuentros son comparados al efecto de las siete olas, leyenda que descubre Emmi en unas vacaciones  pasadas en la Gomera (Canarias): “aquí cuentan la historia de la indómita séptima ola. Las primeras seis son previsibles y equilibradas. Se condicionan unas a otras, se basan unas en otras, no deparan sorpresas. Mantienen la continuidad. (...)Pero ¡Cuidado con la última ola! La séptima es imprevisible. A veces estalla. Siempre ella, siempre la séptima.”
Y en la obra, efectivamente, el séptimo encuentro decide sus vidas.

En parte minimalista, en parte poético, en parte realista y prosaico, el discurso que la obra –que no llamaría novela, porque no lo es- nos muestra es algo tan cotidiano como el comienzo y desarrollo de una relación: la casualidad, la curiosidad, la necesidad de comunicación, de afecto, de sentirse escuchado, aunque sea a través de un medio tan impersonal como una pantalla y un teclado, donde no se usa más que el lenguaje escrito. Los malentendidos, la soledad y la inseguridad de la vida cotidiana, que adopta sus formas contemporáneas pero reproduce sentimientos universales, humanos, absolutamente humanos.
El amor/desamor, el orgullo, la humillación, la compasión, el perdón y sobre todo, la necesidad de sentirse arropado, unido de algún modo a alguien que te acompaña, aunque sea virtualmente, a distancia, pero cuyo corazón late al mismo ritmo, y cuyo deseo aumenta cada minuto que pasa, mientras que cada silencio crea el pánico al olvido, al abandono.

Utilizando la terminología informática actual, los medios tan en boga en la era de Google, llega a un amplísimo público entre los veinte y los cuarenta que se identificará fácilmente con los protagonistas. Aparentemente superficial, llega a profundizar en la psique humana y en las bases de la relación amorosa. No es Madame Bovary, ni Anna Karenina, pero transmite un mensaje muy parecido, aunque en un tono más de comedia que de drama. Comedia urbana, ya que está escrito como una representación teatral, comedia no en el sentido jocoso, sino en el sentido de expresar con un fondo de humor las preguntas trascendentales de la vida: quienes somos, de donde venimos y adonde vamos.  Con un medio tan aparentemente simple como es el mensaje de correo electrónico, se construye un castillo de naipes, un encaje de bolillos, se engarza una trama que consigue interesar, emocionar y mantener la tensión de lectura, con lo que leemos Cada siete olas con fruición.



22/11/10

I JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA EN MURCIA (2)

El pasado sábado tuvo lugar la segunda sesión de las I Jornadas de Novela Histórica en el Museo Arqueológico murciano. En esta ocasión, la ciudad presentaba el aspecto limpio, fresco y brillante tras recibir una breve lluvia, recibida por la ciudad como Dánae el polvo de oro de Zeus.
La sala estaba más concurrida que la semana pasada, lo cual celebramos, ya que con la lluvia, en estas poblaciones no habituadas al agua del cielo, las salidas se retrasan o se cambian cuando el tiempo no acompaña. Pero no, más público llenaba la sala del Museo.

Tras una breve presentación a cargo del conservador del Museo y la representante de Hislibris,  los tres ponentes, Isabel Barceló,  autora de Dido, Antonio Penadés, autor de El hombre de Esparta, y Josep Asensi, autor de Layos, ocuparon su lugar en la mesa. Y fueron interviniendo por este orden.

Isabel Barceló habló sobre los mitos, y comenzó contando la historia de Ceres y su viaje al Hades, explicativo de las periódicas renovaciones de las estaciones, el resurgir de la vida en la naturaleza, los ciclos de la vida. Habló del mito como forma arcaica de la Historia y a su vez, como primera manifestación literaria, primero oral y más adelante, escrita. Los héroes, que protagonizan las historias míticas, junto a los dioses, encarnan la conciencia colectiva, y proponen modelos de conducta. Así los grandes poemas homéricos plenos de héroes, las historias de Teseo, rey de Atenas y vencedor del Minotauro, Jasón y los Argonautas, Dédalo e Ícaro, y muchos otros que llenan la riquísima mitología griega, continuada por la mitología romana, que bebe de las fuentes griegas, con Virgilio y Ovidio como sus grandísimos representantes. Surge de la Eneida la historia de Dido y Eneas, que sirvió a Isabel para desarrollar su novela.
Toda la literatura occidental está impregnada de mitología, así como nuestro lenguaje cotidiano rezuma expresiones procedentes de ella.

Antonio Penadés comenzó a su vez hablando del concepto de mito y citando a García Gual como uno de los mejores expertos españoles en la materia. Habló del concepto del mito el la época antigua, como explicación de la vida cotidiana, de los fenómenos naturales cuya explicación científica desconocían; hoy en día el significado de la palabra mito se ha ampliado y diversificado, haciéndose muy distinto. Sin embargo, el mito es inherente a la naturaleza humana, aunque cada cultura desarrolle sus propios mitos dentro de su particular cosmovisión.  El mito presenta tres  facetas: como explicación del origen de las cosas, como narración de su historia antigua, y como desarrollo de un sistema religioso. Todo ello fue transmitiéndose vía oral a través de los siglos hasta que Homero y Hesíodo lo plasmaron por escrito. Esa fue la peculiaridad de la mitología griega: fue expresada  y divulgada por poetas, grandísimos poetas en cuya épica, poesía y tragedia nos transmitieron toda una concepción del mundo.
Por otra parte, de los relatos mitológicos se fue desgajando la explicación filosófica y racional, el logos, que trataba de encontrar razones para las cosas, no ficciones, y que originó el pensamiento científico.
Pasó luego a hablarnos de Heródoto, (autor que le apasiona, y sobre el que ha investigado mucho y pronto veremos su trabajo a la luz), donde se extendió con gran placer y delectación. Nos habló de la historia rey Creso y del mito de Giges, y aseguró que la armónica conjunción entre Historia, mitología y literatura es el ideal a seguir.

Josep Asensi tomó la palabra en último lugar, y tras mostrar en la pantalla una foto suya vistiendo la toga romana, pasó a ver qué puntos unifican las tres novelas cuya autoría  pertenece a los tres conferenciantes. Nos hizo ver que es el tema del Destino la idea central que las recorre. El Destino, el Fatum, siempre se cumple, en la mitología griega, aunque no siempre se conozca y tampoco esté en nuestras manos cambiarlo. El destino, gestionado por las Moiras, que tejen y destejen los hilos de donde dependen las vidas humanas, no pueden controlarlo ni siquiera los dioses.
Dido y Eneas estaban destinados a enamorarse, pero también a separarse, ya que Eneas debía fundar Roma, como Dido fundó Cartago.
En El hombre de Esparta, aunque es una novela que se ciñe más a lo histórico que a lo mitológico pero el Destino se infiltra en el cruce de sus personajes Neleo y Alcínoo.
En Layos, es precisamente la culpa por la relación entre Layos y Crisipo que hereda Edipo y en él se cumple el terrible hado.
Habló también de los Hititas, naturalmente, ya que es un tema sobre el que está investigando para su próximo trabajo literario.

Finalmente hubo un ameno debate sobre el concepto de areté (virtud), el concepto de armonía, el papel de las mujeres entre las diosas, la relación de la idea del destino con la predestinación calvinista, el mito como sistema pedagógico, el auge de la novela histórica en España, y algunas otras cosas más. Puso el colofón y la despedida Luis Miquel, conservador del Museo.





Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog