26/1/11

...Y MISIA ERA PARÍS

Reseña publicada en: http://www.hislibris.com/paris-era-misia-isabel-margarit/

Como la propia autora de esta obra nos explica, más que una biografía de Misia Sert, es una biografía del tout París de la Belle Epoque y del París de la primera mitad del siglo XX. Parafraseando a Hemingway, la autora elige muy inspiradamente un título que describe a la perfección lo que vamos a leer. Vamos a saber de la vida de Misia, sí, pero también de una gran cantidad de personalidades del mundo del arte y la cultura, de los negocios y de la política, de sus amores y desamores, de sus fiestas, sus paseos y sus excentricidades. Todo París es, efectivamente, una gran fiesta de fin de siglo, hasta la primera Gran Guerra; y después, todo París entra en una locura, una vorágine del vivir al día, mientras se ven venir la siguiente guerra sin hacer nada por evitarla.

Isabel Margarit, la autora, es barcelonesa, docente y doctora en Historia; y directora de la revista Historia y Vida; ha publicado varios ensayos, entre los que destacan: Alma Mahler, la gran dama de la seducción (1994), La vida y la época de Alfonso XII (1998) o Eugenia de Montijo y Napoleón III (1999). En el caso que nos ocupa, su mirada se ha dirigido a la musa y mecenas de artistas, músicos y literatos, aglutinante del mundo cultural parisino e internacional durante largos años, impulsora e inspiradora de múltiples empresas como los ballets de Diaghilev, o los maravillosos murales de Sert; Misia Sert es una mujer cuya vida, de por sí, merece dedicarle un libro. Libro, por cierto, editado con primor, cargado de fotografías y reproducciones magníficas, ya que esta espléndida mujer fue pintada por grandísimos pintores, como por ejemplo, Renoir.

La autora aborda esta biografía de un modo periodístico, con un verbo ágil y muy ameno, contándonos todo tipo de anécdotas y detalles. Margarit basa su investigación en tres obras, principalmente: las memorias de la propia Misia, que dictó a Boulos Ristelhueber, antiguo secretario de Josep Sert; la biografía que elaboraron los pianistas Arthur Gold y Robert Fizdale, en la que incluyen un capítulo sobre la relación de Misia y Coco Chanel, (parte que Misia oculta en sus memorias); y por último, un relato breve de Alex-Ceslas Rzewuski, que mantuvo amistad con Misia, La double tragédie de Misia Sert. Como Margerir dice muy elegantemente para acabar su epílogo, más que una biografía al uso, esta obra ha sido planteada como un gran ballet, una obra coral que pretende evocar un mundo en el que emergió el talento que iluminó el siglo XX.



Misia, nacida María Sofía Olga Zenaida Godebska en San Petersburgo en 1872; su madre era belga, y murió al dar a luz;  su padre padre, francés, era de origen polaco. Creció siempre en ambientes artísticos, su padre era escultor y la familia de la madre se movía en círculos musicales. Tras una infancia no muy feliz, con continuos desplazamientos, madrastras y tutores, Misia aprende a ser independiente y entra en Paris por su propio pie, al escaparse de casa siendo muy joven. A partir de ese momento, oscila entre sus tres matrimonios: el primero, con  Thadeé Nathanson, que fundó en París La Revue Blanche, revista en torno a la cual se aglutinaron numerosos artistas y literatos, y en cuyas ilustraciones conocemos uno de los primeros retratos pictóricos de Misia. El segundo, y que la hizo cambiar radicalmente de mundo, fue Alfred Edwards, un magnate y potentado financiero, fundador de Le matin; con él Misia dio un salto social inmenso. El tercero, su verdadero gran amor, fue el pintor español Josep Sert. Con él, ella retoma el mundo artístico, que por otra parte nunca había perdido, aunque no vivió directamente con Edwards. Ningún matrimonio de dio hijos. Margerit soslaya ese tema: no sabemos si tenía impedimento físico o simplemente no estaba interesada. Para el tipo de vida que llevó siempre, hubiera sido un problema, ciertamente. El hecho es que no los tuvo.
Y todo su afán de proteger artistas, volcarse en la vida y el trabajo de otros es comprensible, ya que el afecto maternal lo desvió hacia otros, a veces con tintes amistosos o amorosos, pero desbordante de generosidad. No sólo artistas y literatos recibían sus afectos: su gran amistad femenina fue Coco Chanel, a la que catapultó en el mundo de la alta sociedad. Coco fue también una mujer de armas tomar, y correspondió totalmente a Misia, cuya amistad duró hasta la muerte. Con ella realizó múltiples viajes, sobre todo a Italia, país que amaba por encima de otros por su exhuberancia artística; pero también a Inglaterra, Nueva York y a Hollywood. A Italia, y especialmente a Venecia, viajaba constantemente con todos sus maridos, pero sobre todo con Sert, que era un enamorado  de ese país.
La última parte de su vida, su decadencia, fue penosa –como por otra parte, todas las decadencias lo son- sobre todo por las circunstancias de su ruptura con Sert y por la paulatina desaparición de sus amigos y protegidos: el poeta Mallarmé, con el que le unieron fuertes lazos en su etapa más juvenil; Diaghilev, con el que mantuvo una gran amistad y al que ayudó enormemente con la introducción de su ballet en Francia; Roussy Mdivani, la amante por la que Sert la abandonó y a la que, sin embargo, Misia amó profundamente.

Cuando observamos los retratos que el impresionista Renoir pintó de Misia, vemos una mujer opulenta, voluptuosa, de rasgos marcados y fuertes, atractiva y de un porte maravilloso y elegante. Comprendemos inmediatamente por qué causaba una impresión tan fuerte a su alrededor. Tocaba el piano divinamente, al parecer, (fue alumna de Fauré, en su juventud); pero prefirió dejar a un lado labores creativas, concentrándose en la creación de los demás. Siempre estuvo rodeada de creadores, eso la hacía muy feliz, como si participase de todas sus creaciones, como si, contagiada de su élan vital se viera impregnada del talento y las obras de todos los que compartían muchas veces su techo, su comida, sus diversiones, y su ayuda material y moral. Vivió, eso sí, en un mundo elegante, de joyas y pieles, de óperas y cruceros, donde no había que preocuparse por el dinero, porque el dinero siempre lo tuvo. Pero precisamente porque lo tuvo siempre, no  le importaba: lo repartía sin problemas entre aquellos a los que admiraba por su talento o su arte. Amó mucho, y aunque fue amada, también sufrió mucho. Fue una gran mujer que quiso a París más que a ninguna otra ciudad: y sin embargo, como apunta la autora, París no tiene una calle con su nombre.




23/1/11

CASANOVA el admirable

Casanova, L’admirable, 1998
Philippe Sollers


Obra incierta, en cuanto a clasificación se refiere, tiene precisamente en ello su interés. Es una biografía...en parte. En realidad, a lo que más se asemeja es a un comentario o acotación de la Historia de mi vida, de Giacomo Casanova. Sollers, el autor, va leyendo la Historia y cotejándola, con mucho humor, con referencias a otras obras del propio Casanova o de otros autores, citando párrafos a modo de aforismos, -en general, el libro es casi un conjunto de aforismos, suyos y ajenos- estableciendo un diálogo con el lector, al que, desde una perspectiva contemporánea, le hace trasladarse en el tiempo y pensar como un europeo dieciochesco. 
Philippe (Joyaux) Sollers, (Burdeos, 1936) es un autor francés, escritor y filósofo, hijo de católica y ateo pero educado en los jesuitas, casado con la también escritora y psicoanalista Julia Kristeva, fundador de la revista Tel Quel, donde publicita a autores como Artaud, Bataille, Joyce, Derrida, Foucault, Barthes; amigo personal de Lacan, Althusser y Barthes, lo que ya define una cierta línea de pensamiento: libertario, lúdico y provocador.

El libro, hipertextual, está escrito a modo de pequeños textos, con la técnica del cortar y pegar (cut-up), ensamblados y recompuestos para crear una sensación de pensamientos o aforismos, pero siguiendo una línea de discurso histórico, a la vez que un análisis del texto de Casanova, el juego lingüístico con los nombres, y que en algunos momentos parece entablar una conversación con otros imaginarios contertulios o con el propio Casanova, mientras que siempre vuelve a recordar al lector que se está dirigiendo al siglo veinte, (el libro se publicó en 1998), el siglo de las mujeres, con los consiguientes comentarios y reflexiones, marcadamente sarcásticos y en algunos casos francamente corrosivos y políticamente nada correctos, como sus reflexiones y comentarios sobre el incesto, por ejemplo, y sobre el sexo en general.

Comienza el libro con una introducción sobre el carácter, la personalidad y los rasgos del ilustre veneciano: “bastante rico,-Casanova dixit- dotado por la naturaleza de un físico imponente, jugador decidido, manirroto, gran hablador siempre mordaz, nada modesto, intrépido, mujeriego impenitente, dispuesto a suplantar a los rivales y aficionado únicamente a la compañía que me divertía, sólo podía ser odiado”

Tras ella, el narrador, en la actualidad, viaja a Praga y busca el castillo de Dux (Duchkov), desde donde un viejo y achacoso caballero de Seingalt, como gusta llamarse, escribió sus memorias trabajosamente hasta el momento de morir, en 1798.
Nos remontamos, con Sollers y el propio Casanova, a la infancia y los orígenes del veneciano, que, hijo de comediantes, hasta los ocho años se consideró como “imbécil” a raíz de unas hemorragias, -la imagen de la sangre es recurrente- siendo enviado a Padua para curarse y recibir una educación. Los recuerdos de esos años se pierden en la niebla de su memoria. En Padua estudió, pero no quiso ser cura, ni abogado, ni médico. A los dieciocho años va a Roma y allí conoce a su primer gran amor: Lucrecia, y también a un castrato, Bellino, que resulta no serlo tanto...comienza su carrera amatoria.
A los veintiún años consigue un protector, Bragadin, que le adopta como“hijo”, mientras Giacomo va cambiando de amante en amante y de país en país: Suiza, Francia, Alemania, Viena... Allí enferma pero se defiende de los médicos sangradores, y se cura bebiendo sólo agua. Vuelve a Venecia, años más tarde  y literalmente cae en los brazos de Cattarina Capretta, que tras ciertas atenciones queda encinta.

Giacomo observa que vigilan sus pasos: acaba de cumplir los treinta cuando lo detiene la Inquisición y es recluido en Los Plomos, sin explicación ni juicio. Pasa allí quince meses en condiciones deplorables, hasta que, con ayuda de otro recluso, el fraile Balbi, consigue escapar en una aventura inverosímil, pero real, que luego escribirá años más tarde. Sale huyendo y aparece en Munich, Estrasburgo, y finalmente, París, de nuevo, con la ayuda de su padre adoptivo, Bragadin, hasta que él mismo organiza un sistema de lotería y se enriquece. Frecuenta a la vieja Marquesa D’Urfé, gran aficionada a la alquimia y la magia, el Conde de Saint-Germain, y vuelve a pasearse por Europa: Amsterdam, Colonia, Stuttgart, Zurich, y finalmente Ginebra, donde contacta con Voltaire. Va a Roma, para rogar al Papa que interceda por él en Venecia...y acaba en el lecho con una tal Leonilda, cual Dánae, encantada de recibir la lluvia de oro de su Zeus particular; a posteriori se entera que es hija suya y de Lucrecia, –este es uno de los pasajes más tórridos- en una sesión conjunta con ambas.

De retorno en París, continúa con la Marquesa D’Urfé las sesiones alquimistas y secretas, hasta que aparece en Londres. Allí Giacomo recibe una dosis de su propia medicina, encuentra la horma de su zapato: una tal Charpillon, con toda una tropa de matriarcas, le enredan y le perturban, ocasionándole graves complicaciones, hasta que tiene que salir por piernas, no sin haber intentado hasta el suicidio, sin éxito.
En Sans-Souci, es huésped de Federico de Prusia, que le considera un hombre muy apuesto. Pero a Giacomo no le tienta su propio sexo: de nuevo vuelve a rodar por Europa. En 1767 retorna a París, pero apenas se queda, viaja hacia España, donde se hace llamar Don Jaime Casanova, tiene unas cuantas aventuras, es aprisionado, y sale para retornar a Nápoles, donde se reencuentra con su hija y amante.
Casanova envejece, y tras conocer en Viena a Da Ponte y al Conde Waldstein, masones como él,  finalmente en 1785 acaba en la Biblioteca del castillo de Dux, a propuesta de Waldstein, que le contrata como bibliotecario. Allí es donde Casanova se asienta y escribe sus Memorias, a la vez que mantiene contacto con Mozart y Da Ponte, y asiste con ellos al estreno de Don Giovanni, en Praga. También hace una breve incursión, con setenta años, para visitar a Goethe en Weimar. 1789 y la locura del Terror, le hacen reflexionar y preguntarse si el despotismo de un rey no será mejor que este despotismo del pueblo cortador de cabezas.
La Historia de mi vida es un documento extraordinario (...) Es, de hecho, el catálogo de Mozart en Don Giovanni, pero agravado por una aguda mirada sociológica, nos dice Sollers.
Música para acompañar el texto

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (480) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (69) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (12) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog