UN PASEO POR LAS LETRAS Y POR LAS ARTES: AZUL EN LA MIRADA Y TIERRA BAJO MIS PIES.

NIÑIROLART

NIÑIROLART
Mi pagina de arte en facebook

15/3/12

PLACERES LECTORES

LOS PEQUEÑOS PLACERES
MIGUEL SANFELIU
Ed Paréntesis, 2011

Hay títulos que ya de por sí nos dicen todo, y este es uno de ellos. Bajo él se agrupa una serie de veintiún relatos, de distinta longitud, algunos muy breves, en los que Miguel Sanfeliu, nacido en Tenerife, pero de familia valenciana y residente en Valencia, nos habla de esos distintos momentos en los que vivimos un placer o un dolor (porque todo placer tiene su reverso). El Placer, así, con mayúscula, como la Felicidad, son conceptos universales: existen, como diría Platón, en un mundo ideal. Pero en la Caverna, este oscuro mundo del día a día, donde vivimos o sobrevivimos los mortales, pálidas sombras del Mundo Ideal, lo que existe son breves momentos de placer o de felicidad, que generalmente suelen ser fugaces, y que precisamente por la brevedad que les caracteriza, los valoramos tan alto. Porque una vida placentera constante sería tediosa, finalmente; es más, llegaría un momento en el que añoraríamos algo de contraste, porque habríamos perdido la noción de su valor. No hay nada más aburrido que esas vidas donde todo sale bien, nadando en riqueza, salud y amor. De hecho, esas vidas no existen. El placer, como el perfume, viene dosificado en frasco pequeño, para que sea verdaderamente intenso. Luego, queda el recuerdo.
 
Miguel Sanfeliu narra distintos momentos en los que capta, como cámara instantánea oculta, retazos de vidas, retazos de situaciones en los que el hombre, el ser humano se ve inmerso de modo cotidiano. En unos nos muestra el amor, en otros el dolor, la vida y la muerte, todo ello extraído con naturalidad de nuestro alrededor, nuestra cotidianeidad. Mirándolo todo, eso sí, con indulgencia. Así, esos padres cuyo hijo resulta ser un asesino, y que aman y odian a la vez que no comprenden qué les ha pasado, en Dolor; esa chica que se llama Libertad y su disfrute está en pasear por cementerios, contagiando al enamorado de su afición, en Reflexiones sobre la muerte; ese tal Edi que se hace pasar por potentado, cuando es alguien muy distinto, en Vacaciones con Edi. El médico acostumbrado a situaciones imprevisibles, inmunizado al dolor y a la muerte en Urgencia; en Remordimiento, dedicada al recuerdo de su padre, el autor nos transmite las sensaciones del anciano que siente lo que no hizo o no pudo hacer y el hijo asiste, impotente, a la decadencia senil; la vieja pareja, dominada por el aburrimiento y el hastío, en Tanto tiempo; sufrimos la tensión del atascado con el coche en plena vorágine del tráfico ciudadano, en El semáforo; y la ansiedad de ese muerto viviente, el padre cuya familia no le reconoce como vivo, y desesperado clama inútilmente en El hombre invisible. El enterrado en vida, que nos recuerda fuertemente a Poe, en Cerrado, o los entristecidos padres oyendo los gritos de su fantasmal hija en La muerta.
El microrrelato La foto pone un drástico broche final a un conjunto que se lee bien, que nos indica el buen hacer del autor, que se mueve holgadamente con el lenguaje, y que atrae con las historias que nos cuenta, con esos personajes que podríamos ser cualquiera de nosotros o nuestros vecinos o amigos. Sin embargo, a pesar de la cotidianeidad de esas historias, en casi todas hay un punto onírico, un hálito, un viento gélido que nos señala otro mundo, quizás a ese platónico ideal, o a otro impredecible y a veces, terrorífico, oculto tras el sofá del saloncito como Bob, el siniestro personaje de David Lynch que aparece y desaparece en Twin Peaks, recordándonos que tras lo cotidiano se esconde el horror, y que en cualquier momento puede surgir, de pronto, como una aciaga aparición. Lectura, pues, recomendable, correcta y cuidada, que Paréntesis nos presenta en la colección Umbral.
 
Miguel Sanfeliu (1962, St. Cruz de Tenerife), tiene entre sus publicaciones, un libro ilustrado por él, Anónimos, (2009) y colaboraciones en libros colectivos sobre cine: Cine y vampirismo (2005), En las ciudades (2009), Ellos y ellas (2010) entre otros, y en revistas literarias como Clarín, Batarro, Narrativas y Standdart. Colabora en el blog de crítica literaria La tormenta en un vaso gestiona un blog personal, Cierta distancia.








Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog