20/5/12

HACIA LAS INDIAS


INDIAMEN
VICTOR SAN JUAN

La narración que nos cuenta Víctor San Juan, reciente ganador con esta obra del XV Premio Nostromo, es una novela de aventuras plena de acción, de hechos marineros: tormentas, calmas, piratas, abordajes, motines, pero también traza una pintura de la vida a bordo en un navío del siglo XIX. Un mundo cerrado, donde la vida quedaba retenida entre las maderas húmedas que limitan el espacio del barco, de proa a popa, entre  las jarcias y el velamen, un universo donde se vive duramente, y muchas veces se muere o se sufren enfermedades y calamidades diversas,  en el que los hombres pasaban meses o a veces años, a la merced de los vientos, y de las múltiples adversidades que acechaban la vida en el mar en aquella época. En el caso que nos ocupa, también hay mujeres y niños a bordo, y que, salvo aquellas damas de alcurnia que tienen un camarote para ellas solas, los demás pasajeros están alojados en las cubiertas inferiores, encima de la bodega, en habitáculos de suelo de paja, compartidos entre cinco personas; la promiscuidad, las enfermedades y ciertas efusiones carnales unas deseadas y otras impuestas, multiplican las incomodidades y la sensación de desamparo de los pasajeros. Pero eso era lo habitual en tales viajes y el que decidía emprenderlos había de arrostrar las consecuencias.

Es esta, como digo, una novela de aventuras en la mar. Concentra la acción en el interior de un mercante, el Juglar, un barco de alrededor de mil toneladas, que parte de Londres para Madrás, (India) en 1803, con una variopinta carga de cincuenta pasajeros –entre los que se encontraban prisioneros holandeses―y mercancías, además del correo. Lo manda el veterano capitán Tobin, y aunque sería escoltado hasta salir del canal por una fragata de la Royal Navy, después tendría que navegar y defenderse por sus propios medios, para lo cual iba bien pertrechado.
El nombre Indiamen,  designa aquellos barcos de la Compañía de las Indias Orientales, o Compañía John, como coloquialmente era llamada, que transportaban tanto pasajeros como mercancías, pero a la vez, iban provistos de defensas –cañones y balerío―con los que rechazar los intentos de abordaje de piratas y corsarios en las peligrosas aguas del Índico, Madagascar, Mauricio etcétera.
La trama incluye a una serie de personajes, entre los que destaca la señorita Mira Westcott, enfermera que roza la treintena y que embarca con su prometido, el teniente Richard Thompson para casarse en Madrás, donde está  destinado.  

Otro personaje misterioso es embarcado en condiciones físicas lamentables, y paulatinamente va cobrando importancia hasta conseguir un protagonismo completo en la parte final de la novela. Una gran dama viuda, la señora Launceston, vieja amiga del capitán, ejerce su influencia moderadora entre algunas tensiones que se generan durante el viaje, y toma bajo su protección a la señorita Westcott, que demuestra tener una fuerte personalidad y cualidades poco comunes en una mujer decimonónica. Este carácter le lleva a ser causante de diversos conflictos a bordo entre los hombres, no habituados a que una mujer se comporte con tanta libertad y decisión. La bella y aristocrática dama Elizabeth Nolan, acompañante de la dama Launceston, también es origen de tribulaciones, pero de otra orden: su belleza turba a más de un tripulante y pasajero, y perturba al resto de la población femenina, entre ellas a la señora Fasworth, una matrona de armas tomar. Da la impresión de que, entre bambalinas, son las féminas las que manejan una parte de los hilos de esta historia. Sin embargo, otros personajes masculinos tienen  su importancia y cierto misterio, como es el africano que pone nombres de animales a las personas, pero que defiende fielmente al misterioso piloto que embarca al borde de la muerte y regresa lentamente a la vida con los cuidados de la enfermera Westcott. El doctor Evans, el intendente Craig, el segundo Du Bose, el oficial Douglas, etc. desfilan por las páginas del libro en una acción continua. El viaje nos muestra las relaciones entre el capitán y la tripulación, entre ésta y los pasajeros, estos entre sí, y después, los elementos de la naturaleza: los vientos contrarios, las calmas ecuatoriales, las varias tormentas que han de sufrir y los problemas que causan en el barco. La vida cotidiana es lo que va desarrollándose, pero a la vez, conforme se acercan al Índico, se gesta la traición. No podían tampoco  faltar los piratas, y en aguas del sur de África el Juglar debe afrontar batalla y combatir contra ellos.

Todo esto lo relata el autor con agilidad y un ritmo muy rápido, sin demasiados términos marineros, por lo que la novela se lee de un tirón, es entretenida y amena, si bien considero que el comportamiento del personaje femenino, la enfermera Westcott es excesivamente libre para una época en la que las mujeres no solían disponer de sí mismas ni se las dejaba hacerlo, cuando lo intentaban. Pero abrámosle una puerta a la imaginación y naveguemos por el Atlántico hacia el sur con el Juglar. Disfrutaremos de un buen rato de aventuras y olor a mar.

Víctor San Juan (Madrid, 1963) es capitán de yate e ingeniero, ha cruzado repetidas veces el Mediterráneo y el Atlántico en velero, ha participado además en la realización de grandes infraestructuras como la línea de alta velocidad o las autovías estatales. Su libro Pequeña escota ganó el Premio Nostromo 2001 de Literatura Náutica; Soy capitán (2003) y Trafalgar, tres armadas en combate (2005) representan una amena introducción en la historia naval de los siglos XVIII y XIX, que se completa con La batalla naval de las Dunas, esta batalla del siglo XVII. En 2006 recibió la Medalla de San Telmo de la Fundación Letras del Mar, y en 2011, el XV Nostromo, con Indiamen.


Reseña publicada en la Revista General de Marina, número correspondiente a marzo 2012

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog