17/5/12

AL ENCUENTRO DE SÁNDOR MÁRAI


EL ÚLTIMO ENCUENTRO

SÁNDOR MÁRAI

Ed. Salamandra, 2008


El autor, húngaro nacido en Kaschau (hoy Kosice, Eslovaquia) en 1900, rebosa similitudes con Stefan Zweig, no sólo en su biografía sino en su obra. Obra que también trae remembranzas de Joseph Roth, o incluso de Thomas Mann. Bien situado económicamente, su padre, abogado, le facilitó la posibilidad de viajar por Europa, donde residió en diversas ciudades, primero como estudiante -mal estudiante- haciendo una vida bohemia y más tarde redondeando sus ingresos con artículos periodísticos y colaboraciones literarias diversas. Cuando la dictadura de Horthy en Hungría, residió en París unos años, tomando una posición crítica, antifascista, y enviando artículos a su país, que le hizo crearse un público favorable a su retorno, estableciéndose en Budapest, donde ya empezó a escribir y publicar novelas, con gran éxito.
Al derivar Europa hacia el fascismo con la subida al poder de Hitler, Marai, casado desde los 23 años con una dama judía, a la que amó profundamente durante sesenta años, decidió que era el momento de partir al exilio. Desde allí escribió, en su diario, la siguiente cita: "De hecho, los alemanes son magos. Han acertado a realizar el milagro de que cualquier ser humano decente espere honestamente y lleno de anhelo a los rusos, a los bolcheviques que llegan como libertadores".
Con la ocupación soviética de su país, fue declarado escritor decadente y  burgués y sus libros fueron prohibidos. Llevó una vida itinerante con su mujer –mientras ésta vivió- hasta que acabó nacionalizándose estadounidense e instalándose, tras una estancia en Nueva York, en San Diego, California.
Allí, viejo, enfermo, solo, fallecida su esposa años antes, se quitó la vida pegándose un tiro, meses antes de la caída del muro de Berlín.  Su obra es pausada, los largos monólogos y pensamientos nos provocan profundas reflexiones sobre la vida, su estilo es elegante y su pintura del mundo que le rodeaba en su juventud, un mundo grandioso pero en franca decadencia, nos sumerge en una especie de melancolía o de deja vu que es lo que le asemeja a los grandes escritores centroeuropeos del momento.

El último encuentro es una novela corta, cuyo  tema formal es el reencuentro de dos amigos después de cuarenta y un años de distanciamiento, físico y espiritual, después de haberse tratado como hermanos desde pequeños, cuando compartían internado en una escuela militar. Está ambientada en el imperio austro-húngaro, ya en decadencia, y las descripciones del antiguo esplendor de la familia, las cacerías, los bailes, el emperador, los menús y la colocación de los servicios de mesa...en un momento hay un cameo de la emperatriz Sissi, que pasa lánguidamente junto a uno de los protagonistas, que la admira por su delgadez y elegancia....en fin, que uno se introduce muy fácilmente en el contexto y se deja mimar por el lenguaje.
Lo curioso es que, de los dos amigos, el errante, digamos, el que se marcha, es un tal Kònrad, de origen polaco, de temperamento artístico, obligado a la carrera militar por la familia, de honorable ascendencia pero venida a menos, cuya descripción y la de su destino errante, Singapur y Malasia, y su nueva nacionalidad, la británica, nos produce un eco muy familiar.
La obra es un alegato a favor de la amistad. La amistad entre dos hombres, pero la amistad en general, también. Y ello nos lleva de nuevo a Joseph Conrad, cuyo tema tantas veces frecuentado es también la amistad, la fidelidad entre dos seres humanos que se identifican mutuamente, como remarcaba Montaigne en su  delicioso ensayo Sobre la amistad que escribió basado en su amigo La Boêtie.
Como muestra, un botón:
Al igual que el enamorado, el amigo no espera ninguna recompensa por sus sentimientos. (...) ¿Qué valor tendría la amistad si sólo amamos en la otra persona sus virtudes, su fidelidad, su firmeza? ¿Qué valor tiene cualquier amor que busca recompensa? (...) Tenemos que soportar que las personas que amamos no siempre nos amen, o que no nos amen como nos gustaría. Tenemos que soportar las traiciones y las infidelidades, y lo más difícil de todo: que una persona en concreto sea superior a nosotros, por sus cualidades morales o intelectuales.”
Y aquí Marai se descubre como un magnífico observador de la naturaleza humana, deshojando una cantidad de reflexiones deliciosas y muy enriquecedoras, según va avanzando la conversación, que en realidad es un monólogo, un largo monólogo ante un interlocutor silencioso y asombrado, donde vamos descubriendo las sinuosidades del alma humana y los misterios de nuestra naturaleza, bajo una apariencia de normalidad y de perfecta corrección. Lógicamente hay una mujer, -casi siempre hay una mujer...-también encerrando un misterio. En realidad hay varias mujeres: la madre francesa, la nodriza que le acompaña desde la infancia hasta la vejez, la esposa...En un mundo fundamentalmente masculino, el mundo militar, del honor, de los valores viriles, el mundo del padre, el del protagonista y su amigo, que les arropa y a la vez les aísla del mundo exterior,  del que Kònrad trata de escapar, primero centrándose en la música y en el arte, y luego en las tierras lejanas de los trópicos, huyendo de una culpabilidad que es imposible de borrar . La culpabilidad: otro clásico tema conradiano, que aquí también aflora entre las divagaciones del protagonista.

Pero Marai se concentra, en esta obra, en las reflexiones del protagonista principal, y aunque el relato está contado en tercera persona, la mayoría del tiempo el protagonista está hablando o pensando, y por tanto en primera persona, con lo que hace muy fácil o identificarse con él, o, al menos, implicarse, como si nosotros fuéramos el contertulio a quien van dirigidas todos esos monólogos. El otro, el amigo, sólo aparece como un receptor de la discursividad ajena, con lo que nosotros los lectores, ocupamos su lugar con facilidad. El amigo calla. Escucha, asiente o niega, pero es un mero oidor. Son las reflexiones del protagonista principal las que soportan el peso de la historia. Y el final, al que se dirige toda la explicación, queda en el aire, a la espera que el lector, que también es un oidor, decida cuál ha sido la culpa y el pecado de quién. Que en realidad no importan. Lo que importa es cómo se llega a ello, las reflexiones que se encadenan hasta llegar a una conclusión. El tiempo ralentiza las emociones, y proporciona la ocasión  para analizar las relaciones humanas, el amor, la amistad, el honor, la traición, la cobardía y el valor.
Es una novela que tiene una edad para leerla y comprenderla de lleno. No es novela de juventud, sino de madurez. Hay obras que puede leerlas cualquier persona a cualquier edad; pero hay otras que son más propias de una edad que de otra. A un joven, lógicamente, no le preocupa la muerte ni la vejez, ni la enfermedad, salvo contadas excepciones enfermizas. Pero a partir de los cuarenta o los cincuenta, las personas comienzan a hacerse reflexiones sobre su vida, sobre su pasado, sobre los errores cometidos y sobre el paso del tiempo. Y aquí Marai entra a fondo y nos sirve en bandeja de plata toda una espléndida meditación que nos llega al alma.




14/5/12

GENTE INEXISTENTE


GENTE QUE NUNCA EXISTIÓ

MIGUEL SANFELIU

Eda Libros, 2012

Nuevo conjunto de relatos y microrrelatos de Miguel Sanfeliu. El libro abunda en el universo creado por este autor. Un universo poblado de seres aislados, solitarios, propensos a la introspección, a imaginar otros mundos, recrear recuerdos y darle vida a fantasmas. Efectivamente, por estas páginas desfilan personas que nunca han existido, porque son imaginarias, pero podrían haberlo hecho. El autor observa muy atentamente y radiografía la realidad para recrearla en la ficción. La existencia de unos es más real que la de otros, que más parece un sueño o una fantasía.

Veintidós textos, de longitud y contenido variopinto; algunos brevísimos, otros medianos o simplemente, breves. Destacaría el primero, El secuestro, que considero de los mejores. Una ficción de la que podemos concluir que a veces, las mejores intenciones traen consecuencias inesperadas o contradictorias. El tren es otra a destacar; en cierto modo recuerda aquel film de Antonio Mercero, La Cabina (1972); ambos crean una situación claustrofóbica, onírica y agobiante. El hombre en el sótano  es otro relato destacable, que también crea una sensación de incertidumbre. Despido es otro magnífico relato, decididamente realista, en este caso, pero no menos dramática, en el que una persona ha de asumir una función terriblemente desagradable pero que es su obligación.   Boxeo, Tortura, Centro generacional, todas ellas están en una línea parecida. El  conjunto resulta irregular no sólo por la variada longitud sino por el distinto interés que suscitan unos textos y otros.  Cierra el libro un texto que podría ser muy bien una declaración de principios, Literatura, todo un discurso sobre la vida y la actividad literaria.

Autor  que oscila entre el realismo y el surrealismo, jugando con el difícil equilibrio en la demarcación de ambos mundos; con un marcado regusto amargo en el poso de sus textos, como una permanente sensación de frustración, de vida volcada, desperdiciada, reflejando la cotidianidad que le rodea y el malestar que le provoca.

Miguel Sanfeliu (Sta. Cruz de Tenerife, 1962) autor que combina su escritura con un trabajo absolutamente distinto, ha colaborado con diversas revistas literarias y cinematográficas. Colaboró en la antología de ciencia-ficción Visiones 2002, y en varios libros colectivos, Cine y vampirismo (2005), En las ciudades (2009), Ellos y ellas (2010); en el suplemento cultural mexicano Laberinto, así como mantiene una colaboración asidua en el blog de crítica literaria La tormenta en un vaso, además de gestionar su propio blog, Cierta distancia. Ha publicado otro libro de relatos, Los pequeños placeres (Paréntesis, 2011). Tercer libro de relatos, Gente que nunca existió (Eda libros, 2012) es el que comentamos aquí.


Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (456) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (27) Novela histórica naval (16) novela intriga (15) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (2) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog