5/7/12

NAVEGANDO POR EL MAR DE SUR


LA GOLETA PROVIDENCIA
LUIS DELGADO BAÑÓN
Ed. Noray, 2012

Con este nuevo volumen de la Saga Marinera Española, que ya inicia la veintena en su número uno, ha entrado con paso firme y por derecho la tercera generación de Leñanzas, tras aquel primer galeote de tierra adentro, en el protagonismo de la narración. El autor deja varado en Portugal a Santiago Leñanza, tras desposar a Leonor de Almeida y retirarse al exilio portugués, pasando el testigo marinero a su hijo Francisco, que, ya repuesto de los terribles avatares físicos sufridos a bordo de la fragata Ligera en aguas caribeñas, entra a su vez en el club de los casados, desposándose con Rosario, la jovencita murciana que prendó su corazón en el Caribe. Pero el llamado de la mar es potente y nuestro protagonista desea volver a la mar, surgiéndole la ocasión perfecta, aunque con grandes misterios.

El libro comienza con unos capítulos escritos en tercera persona, cuando lo habitual es que la narración vaya siempre en primera, puesto que son los Leñanza –y a veces los Cisneros o Pignatti- los que cuentan, a modo de memorias, la historia de la familia. Pero esos capítulos nos han de dar la clave para el resto de la narración, que va a versar no tanto sobre un hecho histórico, como hasta ahora ha sido así, sino sobre una leyenda desconocida, la Cruz de la Conquista, si bien enmarcada en los años y la problemática de la España fernandina, que tras aplastar a los liberales retoma el mando absolutista. En esos primeros capítulos se pone el acento en lo legendario de la narración posterior, si bien del todo verosímil,  desde luego. El autor explica en el prólogo cómo llegó a tener noticia de esta desconocida Cruz.

A partir de esos capítulos que sitúan y enmarcan la narración, el joven y flamante alférez de navío Francisco Leñanza (III), recibe el encargo real por medio del Ministro de Marina y se embarca de nuevo, ansioso de aventuras y respirar aires marinos. Y  navega, primero en el bergantín Aquiles hacia La Habana, para seguir después, ya a bordo de la muy velera goleta Providencia una derrota en cierto modo similar a la de su abuelo Francisco cuando navegó hacia las Altas Californias, pero en una misión altamente secreta y cuya responsabilidad, de fallar, recaería sobre él sin posibilidad de recabar ayuda alguna. Ni siquiera su padre, ni su tío Beto, que mientras tanto navega con el navío Asia hacia tierras americanas, saben la verdad de su misión, puesto que sólo los imprescindibles lo conocen.

Además de las habituales conversaciones entre los oficiales, que nos ilustran de las costumbres marineras y de los detalles histórico-geográficos y descubrimientos, hay en esta novela una serie de interesantes reflexiones, sobre la responsabilidad del mando y la obediencia debida a un superior, y sobre todo, la fidelidad respecto a rey y patria. En un momento de conversación, el comandante Ángel Laborda declara que «a cualquier miembro de la Armada se le puede exigir la vida en defensa de la patria sin dudarlo. Pero solamente en defensa de la patria.» Y en el caso concreto de esta novela, que se plantea ya desde el comienzo, parece haber una cierta discrepancia entre los intereses personales del monarca, y el interés de la patria. Sabido es que a Fernando el Séptimo le atraían sobremanera las joyas y piedras preciosas. Pero justamente el hecho de que el objeto de la misión sea un deseo personal del rey, hace que, por una parte se les abran muchas puertas y proporcionen medios insospechados, pero por otra, la misión oficialmente no existe,  y por tanto, si fracasara en su intento, nuestro protagonista no tendría el más mínimo apoyo y su vida penderá de un hilo.

Estas circunstancias, y la aventura que lleva al joven Francisco Leñanza  miles de millas lejos de España, donde deja a su recién desposada esperando ya un hijo, hacen sumamente atractiva  la lectura de esta novela, en la que pesa más lo imaginado que lo real en cuanto a los hechos argumentales se refiere. Insiste el autor, en que el marco y las circunstancias históricas son reales, aunque la trama sea ficticia, por no haber encontrado base documental, salvo una: el manuscrito de 1822 de un tal Francisco Manuel Toribio Ibáñez, supuesto «patriota mexicano» en el que se habla de la maravillosa Cruz de la Conquista, de valor incalculable.

¿Llegará Francisco a recuperar la fantástica Cruz? ¿Conseguirá volver con ella a Cádiz? Durante los dos primeros tercios, la novela navega por aguas tranquilas, con vientos favorables y salvo pequeños contratiempos, discurre apaciblemente. Conoceremos los avances de los independentistas americanos y la situación política en aquellas tierras, así como diversas narraciones sobre descubridores, navíos desaparecidos, y otras muchas anécdotas que el autor nos va intercalando en tan larga navegación. Pero en el último tercio, el ritmo se acelera, la acción se tensa y agudiza la atención del lector, manteniéndole en vilo hasta el último momento, con sorpresa final. El lector de esta novela puede con ella viajar a tierras lejanas, doblar la punta sur de América y surcar aguas del Pacífico, sufrir tempestades, rescatar náufragos, luchar contra piratas, etc. Acompaña la edición un mapa donde el lector visualizará la derrota seguida por el protagonista en sus distintas singladuras. Asimismo, quien navegue por estas páginas puede deleitarse con el lenguaje marinero del siglo XIX, que Luis Delgado Bañón usa con su maestría habitual.

Luis Delgado Bañón, (Murcia, 1946), es capitán de navío. En 1963 ingresó en la Escuela Naval como Aspirante de Marina. Posteriormente pasó por los empleos de guardiamarina, alférez de fragata, alférez de navío, teniente de navío, capitán de corbeta, capitán de fragata y, por fin, en 1996, capitán de navío, que equivale en el Ejército al empleo de coronel. Delgado se ha propuesto el ambicioso proyecto de narrar la historia de la Armada española desde la segunda mitad del siglo XVIII hasta la Guerra Civil de 1936, intentando mantener, dentro del marco de la novela de aventuras, el máximo rigor histórico y marinero posible. Ha sido delegado del Instituto de Historia y Cultura Naval en el Mediterráneo, y ex director del Museo Naval de Cartagena, del que forma parte de su Patronato.

Reseña publicada en: http://novilis.es/?p=3223

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog