12/7/12

DEAMBULANDO CON LIBROS


LA LIBRERÍA AMBULANTE

CHRISTOPHER MORLEY

Trad. Juan Sebastián Cárdenas
Ed. Periférica, 2012

Delicioso cuento en el que se mezcla un canto a la naturaleza y a la cultura, a los libros y a la humanidad. Un combinado de Thoreau, Whitman, Kipling, Twain… cargado de fino humor, situaciones entrañables y a veces, delirantes. Morley nos introduce en el mundo rural de Nueva Inglaterra a comienzos del siglo XX, pero sobre todo recrea una historia de cuento, con un trasfondo moral y filosófico, cuya acción transcurre a lo largo de apenas cuatro días.

La protagonista y narradora de la historia, Helen McGill, es una soltera cuarentona, que ha pasado de institutriz a granjera, y durante años no ha hecho otra cosa que cocinar, cuidar de los animales y de su hermano, que de granjero  se ha convertido en escritor famoso y solo vive para escribir. Pero un buen día cambia el rumbo de su vida, al toparse con un personaje que podría ser un duendecillo, un enano saltarín, un príncipe transmutado en sapo al que la ―en este caso― robusta y madura señorita McGill,  a modo de princesa rural, es seducida por la posibilidad de una variación en su aburrida rutina doméstica,  lanzándose de cabeza a una aventura contra toda posición lógica y racional, una locura, según su hermano y casi todos los que la conocen.

El Parnaso es el nombre de una librería ambulante, (de hecho, el título original es Parnassus on wheels) un carricoche tirado por Peg, viejo caballo al que acompaña Bock, un perrito juguetón. Con esos compañeros el señor Mifflin recorre el país, de pueblo en pueblo, vendiendo cultura, o sea, libros, y a la vez, tratando de convencer a los habitantes de cada casa de las ventajas de tener el hábito lector. «Que nos llamen hombres no nos convierte en hombres―pregona Mifflin―. Ninguna criatura sobre la faz de la tierra tiene derecho a creerse un ser humano a menos que esté en posesión de un buen libro». Maravillosa labor que le hace feliz, a la vez que le mantiene en una sanísima unión con la naturaleza. Esta actitud es adoptada por Helen, que se convierte en heredera del señor Mifflin.  
Para evitar que su hermano compre el Parnaso y desparezca de casa, prefiere comprarlo ella. Pero una vez dueña del carromato y de todos sus libros, es seducida por completo por ese mundo: decide, pues, cambiar de vida al instante, o al menos, tomarse unas largas vacaciones y dejar a su hermano horneando el pan y recogiendo los huevos de las gallinas.  El recorrido que realiza para acompañar al señor Mifflin al tren que le ha de llevar a Brooklyn, consigue entusiasmarla: con la naturaleza, con los libros, con la vida al aire libre, las conversaciones con la gente de cada pueblo, etc. Y por otra parte, inevitablemente en esos días se crea una corriente amistosa en relación con el duendecillo Mifflin. Comprende los valores humanos de este hombre, que a pesar de ser pequeño y feo, tiene un corazón enorme y una fuerza más que sobresaliente. La corriente es de ida y vuelta, por lo que el pequeño duende se siente también atraído por la gordoncha solterona y el resultado es una historia de amor. Pero no un amor pasión, sino ese amor profundo que se basa en la amistad, la lealtad y la honestidad. Ocurren diversas aventuras casi quijotescas, en su deambular por los campos y bosques cercanos a Long Island. El autor lo cuenta todo en clave humorística, dando un tono entre jocoso y moralizante, entre hilarante y filosófico. Y el ritmo de lectura es el de la carreta, lento pero constante. Con un lenguaje sencillo y llano, pero pleno de referencias literarias a los clásicos. En suma, una lectura muy simpática, un autor poco conocido en España, por lo que celebramos que Periférica haya apostado por él.

Christopher Morley (1890-1957) nació en Haverford, Pensilvania. Estudió en Harverford College, donde su padre trabajaba como profesor de matemáticas. Posteriormente, se matricularía en la universidad inglesa de Oxford para estudiar historia moderna durante tres años. En 1913, se instaló en Nueva York y comenzó a trabajar en la editorial Doubleday. Pocos años después se convertiría, recorriendo Estados Unidos como columnista y reportero, en uno de los periodistas más prestigiosos de su época. Su primera novela fue La librería ambulante, publicada en 1917, y en 1919 apareció The Haunted Bookshop. Su novela Kitty Foyle, publicada en 1939 y trasladada al cine con el mismo título fue uno de los grandes éxitos de crítica y público del momento.

8/7/12

RELATOS CON LIMONADA


LIMONES DULCES
MARIAN TORREJÓN

Prólogo Fernando Iwasaki
Ed. Certeza, 2012

La autora presenta catorce relatos entre los que, si hubiera que buscar un eje común, este sería el de su actualidad. Los temas son, pues, muy actuales, incluso aquellos en que la memoria es la que juega un papel principal, y por tanto el pasado. Pero es un pasado muy reciente, en el que podemos reconocernos, en general; si no en todos, al menos reconocer situaciones que hemos conocido de cerca, en carne propia o ajena. Y esas incursiones en el pasado, esa relación pasado-presente, es remarcada por la autora en muchos de los relatos. «Los cuentos de Marian Torrejón narran el estupor―nos dice Iwasaki en el prólogo―, la turbación y el desasosiego que conllevan esas irrupciones del pasado, las epifanías de la memoria y los sentimientos que uno creía soterrados». 
Nostálgicos unos, divertidos y humorísticos otros, profundamente emotivos algunos, inquietante y con un toque onírico alguno. En conjunto, Torrejón nos ofrece una amplia perspectiva del mundo humano que nos rodea; de situaciones muy habituales, presentadas de un modo muy sobrio, y atractivo, sin barroquismos, pero ameno, variado y que nos incita a seguir leyendo. De prosa ágil y correcta, distribuye leves pinceladas de poesía y emotividad.

Limones dulces es una contraposición con la que simbolizar ese poso ácido que en toda actividad vital siempre queda, ese recordatorio de que nada ni nadie es perfecto, y el hecho de que haya utilizado el título del primer relato para abarcar el conjunto parece que sea casual. Hay unas gotas de acidez en estos relatos, acidez realista, diría yo. Y asimismo, unas cucharadas de azúcar que nos hacen llevadero el fuerte sabor del limón.
El primer relato mira hacia el pasado: la adolescencia, los primeros encuentros con el amor, los vaivenes de la vida juvenil. El fajín del general y Kaputt son dos relatos nostálgicos, que recrean con mirada amable la situación cotidiana de la vejez, las rutinas e incluso los cambios imprevistos, dándole un matiz levemente jocoso, o entrañable, dentro del dramatismo que supone el invierno de unas vidas en su etapa de decadencia. Esto no es nada y Dos salas son textos francamente dramáticos y tremendos, sobre todo el primero, que al menos a mí me ha causado honda impresión y empatía; situaciones críticas y vividas cotidianamente por mucha gente, que nos pueden pasar a cualquiera o que todos hemos vivido alguna vez: enfermedad, hospitales, muerte o vida.

Crisis, Llámame Seve, se mueven en el mundo de los problemas laborales con un cierto regusto entre sarcástico e irónico; Juntos y Fancy? Son sátiras hilarantes de relaciones amorosas algo conflictivas; El pez muerto deja una sensación amarga; inquietante y perturbador es El cuadro, que plantea una posibilidad de mundos paralelos, simulacros y dobles personalidades. Con un elefante, imposible es un texto onírico, una especie de pesadilla; Sesión de terapia es una intriga psicológica muy bien llevada, un juego en el que los papeles van mudando de sitio hasta ocupar unos el lugar de los otros.

Cierra el libro El cuaderno esmeralda, en el que evoca una impresión infantil guardada en el olvido durante años y que resurge inesperadamente ante un objeto aparentemente inocente. Un conjunto de narraciones cuya lectura entre líneas, nos deja la impresión de que hay mucho más de lo que aparece, de que se nos dice mucho más de lo que leemos. Sensaciones, clima emocional, recreaciones de un espacio-tiempo mental  se aúnan para mantenernos atentos a una lectura amena y reflexiva.  
La escritora valenciana Marian Torrejón, economista que prefiere los cuentos a las cuentas, según ella misma afirma en su blog, tiene en su haber varios premios literarios, como el Accesit como finalista a los Premios del Tren y Premio del Cuento Ciudad de Tudela 2009, entre otros.






Ficha técnica:
Título: Limones dulces
Autora: Marian Torrejón
Editorial: Certeza, 2012
98 páginas

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (460) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog