15/11/13

RECORDANDO A EUDORA

LA PALABRA HEREDADA
Mis inicios como escritora (One Writer’s Beginnings)
EUDORA WELTY
Trad.: M. Martínez-Lage
Ed. Impedimenta, 2012

Si pensamos en un escritor contemporáneo que sepa captar en sus relatos el espíritu de la América profunda, Eudora Welty es una buena muestra de ello. El texto que presentamos surge a partir de unas conferencias que la escritora norteamericana pronunció en la Universidad de Harvard en 1983. Las tres conferencias constituyen los tres apartados del libro: Escuchar,  Aprender a ver, y  Encontrar una voz. Constituyen, en su conjunto, un texto autobiográfico, o mejor, unas Memorias de juventud. A la edad de 75 años la escritora de Jackson (Mississippi) organiza sus recuerdos más tempranos e incluso se adentra en sus ancestros, buscando, tal vez, la explicación a su propia vida. Pero no solo nos transmite la historia familiar; nos transmite amor a la naturaleza, a la vida,  amor a la literatura y la palabra escrita. El hecho de titularlo La palabra heredada en la presente edición no es casual. Welty  está convencida de que este apego a la palabra, esta adicción –podríamos decirlo así– al texto leído o escrito, es algo que le fue inculcado desde pequeña por su familia y que toda su obra literaria está contenida en esos momentos vividos en su infancia y juventud, en el conocimiento de la historia familiar y en el paisaje y las gentes que la rodearon y constituyeron su biografía.

La escritora recuerda, en la primera parte, los comienzos, esos primeros pasos en la vida, aquellas primeras palabras. A principios de siglo, Jackson era un pueblito de seis mil habitantes cuando los padres de Eudora eligen instalarse allí y fundar una familia, de cuyos tres vástagos es la primogénita. El padre proviene de Ohio y la madre, de Virginia Occidental. Norte y Sur, a pesar de estar uno al lado del otro.
Eudora cuenta lo que veía y escuchaba en su hogar, los cuentos que le contaban y las canciones que le cantaban de niña. El descubrimiento del alfabeto, el aprendizaje en casa de la escritura y lectura, entre paseos campestres y vida rural. Los juegos con los hermanos, la mirada a su alrededor; luego la escuela primaria, la escuela dominical. Una infancia feliz, la alegría de vivir.


En la segunda parte nos habla de los viajes familiares en las vacaciones de verano. Visitaban unas veces a la familia materna, en Virginia, y otras a la paterna, en Ohio. Por el camino de  Welty o por el camino de Andrews, como diría Proust.
Aquellos viajes les ocupaban una semana de ida y otra de vuelta; viajar en automóvil en la primera década del siglo XX no era precisamente una ganga. Las carreteras, si las había, estaban en estado lastimoso y los coches tampoco podían aguantar mucho traqueteo, eran toda una aventura. Pero todos los años visitaban a sus abuelos y convivían con ellos y el resto de la familia en sus granjas respectivas. Aprendían que América era bastante más que Jackson. El largo trayecto era una fuente inagotable de anécdotas, aventuras y aprendizaje para los tres hermanos, y sobre todo para Eudora, la mayor, cuyos cinco sentidos absorbían todo lo que ocurría dentro y fuera del coche. Y viajaban «con una pistola cargada, guardada en el bolsillo del asiento del conductor», aunque su padre jamás disparó ningún arma, pero había que ir protegidos. «Cruzar un río, un condado, un estado –cruzar aquella línea invisible, aunque evidente, entre el Norte y el Sur- significaba respirar hondo y percibir la diferencia.»
Además de esos viajes, la autora aprovecha para relatar las historias de las dos familias respectivas y sus costumbres, muy distintas entre sí. Los Welty eran un clan rural, del que su padre no le habló apenas; pero los Andrews, la familia materna, vivían en ciudades, dedicados a la enseñanza o al culto metodista. Y produjeron algunos personajes notables.

La tercera parte comienza con el primer viaje en tren, junto a su padre, y el cambio de perspectiva: «El mundo discurría en directo frente a mi ventanilla del tren. Al cerciorarme que era yo la que pasaba, entendí que había terminado esa etapa de la infancia en que uno está solamente centrado en sí mismo.» Nos habla, además, de sus estudios secundarios y superiores, primero en el Colegio Femenino del Estado de Mississippi y después en la universidad de Winsconsin, donde estudió artes liberales. Su descubrimiento y primeras lecturas de Yeats, la emoción de la poesía, los balbuceos literarios de su pluma y el primer intento –frustrado– de salir adelante con la literatura; un primer trabajo (no exactamente literario), en plena Gran Depresión, que la obligaba a de viajar por todo Mississippi, tomar cientos de fotografías y realizar múltiples informes y reportajes para periódicos, lo cual le supuso un excelente aprendizaje y el descubrimiento de la desolación en que vivía la población en aquellos durísimos años.
 
Finalmente hace un recuento de sus textos y de aquellos elementos comunes entre sí, y lo que hay de ella y de su familia en sus relatos. Un emotivo, profundo y atractivo viaje al interior de esta escritora y su mundo literario, así como el mundo real que la rodeó en los primeros años de su vida y que la llevó de la mano a la literatura. «La memoria es algo vivo; la memoria es tránsito. –nos revela– Pero mientras dura su instante, todo lo que se rememora se une y vive: lo viejo y lo nuevo, el pasado y el presente, los vivos y los muertos. »
La edición y traducción impecables, incluyen una serie de fotografías familiares, que ilustran adecuadamente las descripciones  de la escritora.

Eudora Welty  (Jackson, Mississippi,1909-2001), probablemente sea la autora sureña más brillante del siglo XX. Primera escritora que vio publicada en vida su obra en la prestigiosa Library of América. Estudió en la Universidad para Mujeres de Mississippi. Continuó en la Universidad de Wisconsin-Madison, y en la Universidad de Columbia. Durante los años treinta trabajó como fotógrafa en la Agencia Estatal de Administración Laboral y recorrió hasta el último rincón del estado de Mississippi. No obstante, Eudora Welty es conocida sobre todo por su faceta literaria. En 1936 apareció su primer relato: «Death of a Traveling Salesman», que llamó la atención de Katherine Anne Porter, quien se convirtió en su mentora. Suya es, precisamente, la introducción al primer libro de relatos de Welty, Una cortina de follaje (1941). A su pluma se deben auténticos clásicos de la moderna literatura americana como Boda en el Delta (1946), El corazón de los Ponder (1954), Las batallas perdidas (1970) o La hija del optimista, que en 1973 la hizo merecedora del Pulitzer. Reconocida maestra del arte del relato —sus cuentos aparecieron en revistas como The New Yorker, The Southern Review, Atlantic Monthly o Harper’s Bazaar— murió de neumonía en su ciudad natal, a la edad de 92 años.


Ariodante

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (475) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (12) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog