29/1/14

GRANDES OBRAS

OPERA MAGNA
VICENTE MARCO
Editorial Almuzara, 2013




Esta obra, merecidamente ganadora del XXIX premio Jaén de novela,  es un thriller psicológico, según se afirma en la contraportada. Un thriller es un tipo de novela de intriga que ha de mantener al lector en tensión todo el tiempo y su ritmo ha de estar perfectamente planificado y mantenido. Esta novela lo hace: no solo mantiene expectante, entretenido, inquieto y ansioso al lector, sino que lo hace al modo en que, por ejemplo, ya nos mostró Hitchcock, maestro del suspense, o Patricia Highsmith: partiendo de situaciones absolutamente cotidianas se puede llegar a otras muy controvertidas y francamente peligrosas.

Ciertamente Opera Magna es un thriller, pero también es un ejercicio de composición, de escritura y un juego de realidad/ficción donde el propio escritor se implica en un guiño cómplice haciendo que su protagonista sea un escritor valenciano que vive de dar clases, talleres, escribir artículos y presentarse a premios literarios,...y gane un importante premio con Opera Magna, guiño este último, que se ha convertido en realidad.

Todos hemos conocido esas situaciones en que los pesados insoportables, las divergencias con la pareja, los problemas acerca de los posibles hijos, son manifiestos y a veces, exacerbantes. Probablemente muchos hemos odiado a alguien inoportuno en algún momento, por un comportamiento impertinente que no podemos evitar... O quizás podemos, pero no nos atrevemos, como le pasa al protagonista. Nos damos excusas para no cortar por lo sano, suponiendo que la otra persona actúa de modo cuerdo, imaginamos que tiene buena intención, que todo es un malentendido. Así, estos ingredientes, manejados con eficacia y combinados sabiamente, para que el lector pueda asumir inmediatamente las situaciones, dan un resultado fatídico en la ficción, pero satisfactorio en todo su recorrido para el lector, y al que el autor hace entrar en un túnel de emociones cada vez más peligroso y con un final sorprendente.

Según C.S. Lewis, esta sería una novela realista de contenido, que no describe espacios y detalles superfluos, minimalista hasta en la expresión, a veces rozando el exceso, exagerando al máximo las frases cortas, incluso de una palabra sola, a modo de flash, creando un ambiente angustioso con cada una. El autor parece enfocar la acción con una linterna, de modo que vemos muy bien aquellos objetos sobre los que recae la luz pero estamos rodeados de oscuridad, creando así  un clima inquietante.
Sin embargo, a pesar de usar tan brevemente las frases, los párrafos funcionan como fotogramas, componiendo un filme (no sé si somos conscientes de hasta qué punto ha influenciado el cine a los escritores) en el que vemos reflejadas muchas actitudes habituales, como la indulgencia e ingenuidad con la que a veces tratamos a posibles (o reales) delincuentes o enfermos mentales. O las veces que soportamos por cortesía huéspedes impertinentes que nos invaden  y no acaban de marcharse… Todas son situaciones que, vistas aisladamente, parecen cotidianas. Son en su mayoría cotidianas, aunque encadenadas en esta sucesión de despropósitos derivan en drama.

La línea de demarcación entre ficción y realidad es tan débil, tan transparente, que hay momentos que dejamos de percibirla. Y sobre todo deja de verla Mando, como Norman Bates, en Psicosis, el filme de Hitchcock. Resuenan ecos del primer Auster: escritor que escribe la propia vida, (recordemos a Quinn, el escritor de novelas policíacas que es tomado por detective y asume tal papel en La ciudad de Cristal) que realiza primero lo que va a describir después en su ficción, programando hasta lo que va a suceder aún incluso tras su muerte...Más lejanos, los pasos de Kafka parecen escucharse en el silencio de la noche.

La novela está contada en primera persona, a modo de flash-back, por Armando Benavides, cuya vida deviene de ser un pacífico escritor, cortés con un perdedor como Diego, de ser un amante esposo con Aina,  de llevar una vida mas o menos normal, con sus rutinas y sus problemillas, … a ver cómo se va trastocando todo con la aparición del misterioso Diego Leonarte y sentir creciendo en su interior una indescriptible violencia hacia ese amigo perturbador y un alejamiento de esa esposa inconsciente.
Como el Ripley de Highsmith, Diego es calculador y cuidadoso, ángel de la vida o de la muerte, un personaje que sorprenderá constantemente al lector, rizando el rizo; mucho más complejo que el personaje de Mando, su psicología patológica le lleva a confundir lo real con lo imaginado o incluso a hacer realidad lo que imagina, sin pararse en cuestiones morales. Y no solo eso, sino que resulta una actitud contagiosa para Mando, que, de ser un hombre sano, quizá algo pusilánime, pero que razona con lógica, pasará paulatinamente a presentar rasgos psicóticos mientras que a Diego, al menos en apariencia, ese trasvase le proporciona una dosis de normalidad en su conducta. El lector, desde su atalaya, va dándose cuenta del proceso y casi previendo el siguiente paso, aunque el autor le sorprenderá siempre: cuando crea que sabe lo que va a pasar, una vuelta de tuerca complicará de modo insospechado las cosas. Todo ello, aliñado con diálogos brevísimos, imágenes que nos sublevan o que nos inquietan, y que van in crescendo hasta límites insospechados. Siempre hay un paso más, que acerca al protagonista -y al lector- al paroxismo.

En suma, en Opera Magna hay amor, amistad, suspense, traición, asesinatos, intriga, deseo y sexo, reflexión sobre la creación literaria, ficción sobre la ficción.... muchas cosas en una novela que no llega a las trescientas páginas, y que daría perfectamente para un guión cinematográfico. Quizás algún director se anime. Lo cierto es que si no le hubieran dado el premio Jaén, habría que buscarle otro. La novela cumple su objetivo y deja un regusto que, si bien tiene un punto de amargor, hay que reconocer que el recorrido se nos hace corto y que disfrutamos del trayecto.  

Vicente Marco Aguilar (Valencia, 1966), Licenciado en Ciencias Empresariales, es un escritor español que  cultiva la novela y el relato, géneros en los que ha obtenido numerosos premios y distinciones.


Ariodante



Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (456) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (27) Novela histórica naval (16) novela intriga (15) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (2) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog