2/2/14

BUSCANDO LA TRANQUILIDAD

EN UN RINCÓN TRANQUILO


EDUARD VON KEYSERLING
Trad.: Carlos Fortea
Nocturna Ediciones, 2013



Volvemos a encontrarnos en el universo de Keyserling, un mundo lleno de sensibilidad, de sensaciones y de emociones. En esta ocasión, el escritor germano adopta el punto de vista de un niño, un niño pre púber, delicado y débil, que vive en su infancia protegida  por las manos femeninas que le rodean constantemente; la presencia intermitente de su padre, poderoso y fuerte, le intimida a la vez que le admira. Otras presencias le son por completo misteriosas, ajenas.
En esta novela corta, la mirada del niño recorre lo que le rodea, espacios, objetos, animales y personas, aunque sin comprender muy bien ese mundo adulto cuyas normas le inquietan, le abruman y le resultan absolutamente incomprensibles, aunque debe obedecerlas.
Comienza la narración al principio de un verano…el de 1914. Se respiran aires de guerra y la familia se traslada al campo, buscando un rincón tranquilo. La familia von der Ost gira alrededor de un padre prepotente, director de banco, cuya vida está regida por un puro orden cardinal, casi militar. El pequeño Paul, el hijo, se siente más cómodo junto a las faldas de su madre, Irene, o de su vieja tata, Marie, incluso de su tía Dina. Bruno, el padre, se siente humillado por la endeblez y  fragilidad del niño, al que quisiera fornido y fuerte, como él mismo.

Los problemas de los adultos pertenecen a un rango distinto de los problemas que aquejan a Paul. El mundo infantil está lleno de miedos, pesadillas, incongruencias y emociones irracionales. Las relaciones con los otros niños del lugar, Lulú, un bravucón de su misma edad y Nandl, la niña que siempre le acompaña y que le ríe las gracias. Ambos le humillan y le desprecian constantemente por su vulnerabilidad y Paul se siente dolido. Todo su comportamiento derivará a partir de estas relaciones. Sus penas –que ocultará a sus mayores– serán motivadas por el continuo trato discriminatorio de los otros niños, que no le dejan unirse a ellos en sus juegos y que se ríen constantemente de su debilidad. La tradicional crueldad infantil ante el diferente.

En el mundo de los adultos ocurren otras cosas. Irene, la madre, es tratada por su esposo como una niña díscola; probablemente ese matrimonio no se realizó por amor, como la gran mayoría de los matrimonios de esa época, que eran arreglados por las familias. El amor de Irene va hacia un joven empleado de su esposo, Hugo von Wirden, que, como un moscardón, revolotea alrededor de la dama en ausencia del esposo. La visita en su retiro campestre, y no para hasta plantearle claramente su posición. Ella le tolera a distancia, es una relación casta, pero el niño, que escucha retazos de conversación, no consigue entender qué pasa con su madre y aquel hombre, que por otra parte le resulta simpático y agradable.

Todo cambia con el estallido de la guerra. Una guerra que ni ven ni escuchan, porque está lejana. Una guerra que no comprenden, pero que los hombres saludan con alegría, incomprensiblemente para el niño, que ve irse a su padre, vestido de oficial, como si fuera a un desfile triunfal. También se irá von Wirden. Y los niños seguirán burlándose de Paul hasta que este toma una terrible decisión, para doblegarles finalmente.

Toda la novela está presentada desde el ángulo del niño. Es como si el escritor se agachase hasta alcanzar la talla infantil y ver el mundo desde su perspectiva. Pero no solo física, sino mentalmente. Probablemente haya algo de su infancia en este texto. Todos hemos sido niños y recordamos esos años en los que el desconocimiento del mundo adulto nos planteaba problemas irresolubles. Años en los que la principal preocupación de un niño es si es admitido  o no en los juegos de un grupo o si ha de cruzar un bosque solo.
Pues esa visión es la que Keyserling nos proporciona, con su lenguaje colorista y sensual, hasta el punto en que nos sentimos niños al leerla. Sin embargo, no solo hay angustias en la vida de Paul; también disfruta de yacer en la hierba imaginando ficciones hasta quedarse dormido, de organizar batallas contra flores, o de pasear junto a su madre, admirando una bella puesta de sol o unas gencianas recogidas en el camino…ese es su mundo, lleno de ingenuidad, una vida en el presente, rodeada de sombras y de peligros imaginarios, eso sí,  aunque una vida protegida (quizás demasiado) en un rincón tranquilo.
Magnífica edición de Nocturna, con una impecable traducción de Carlos Fortea.



Ariodante







Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog