8/5/14

EN BUSCA DEL CALIZ TARTESIO

EL CÁLIZ DE MELQART

ARTURO GONZALO AIZPIRI


Ediciones Evohe, 2014


A pesar de ser segunda parte de "El heredero de Tartessos", ópera prima del autor publicada hace algunos años, esta novela supera con creces la primera...como debe ser. Arturo Aizpiri ha madurado como escritor y ha logrado un armazón mucho más complejo y un entramado histórico mucho más real. Si la historia anterior entrelazaba lo histórico con lo legendario y mítico, en una época de la que aún quedan muchas lagunas de información, en este relato las lagunas son salvadas y muy bien aliñadas con las partes basadas en hechos conocidos. La narración de Aizpiri adquiere tintes de tragedia griega, llegando a niveles francamente impactantes por su intensidad dramática. No en balde están impregnadas de imágenes y citas helénicas las partes que estructuran la novela, haciéndonos sentir que las vivencias de los protagonistas son de un dramatismo universal, ya recogido por los griegos y  romanos: Aquiles, el drama de Electra y Orestes, el de Prometeo, ...a todo ello, como un eco, nos remite esta narración, que tiene tintes también homéricos, con las odiseas viajeras de Aníbal y Gerión, en busca del mítico cáliz tartesio. El simbolismo del cáliz es enorme, como un vellocino ibérico o un santo grial precristiano: una imagen que remite al pueblo más legendario, Tartessos y a Melqart, el Hércules fenicio; en suma, al poder. Como también nos dirige a la ambiciosa idea de Asdrúbal de aunar los pueblos ibéricos y cartagineses para enfrentarse a una Roma que ya empieza a lanzar mensajes de peligro al mundo exterior.  
 
La narración se realiza en tercera persona, mostrándonos tanto el punto de vista de los distintos personajes como describiéndonos la situación en que se hallaban los pobladores de la península ibérica tras la muerte de Amílcar Barca en Helike, (en 229 A.C.) y el gobierno de su sucesor, Asdrúbal "el bello", casado con una hija del gran Bárcida. Sólo en un caso, hay un narrador (Bobdal) que usa la primera persona para contarnos el aventurado viaje naval de Aníbal; viaje que, al mismo tiempo y con el mismo objetivo realizan por tierra Gerión y sus compañeros. Como nuevos argonautas, los cartagineses que acompañan a Aníbal y el grupo de Gerión han de ir venciendo una serie de peligros y viviendo aventuras hasta el enfrentamiento final.

La novela se divide en seis partes, cuyos títulos nos recuerdan el simbolismo de que está sembrado todo el texto: Por la maldad, un salario; El malo entre los hombres; Vengad la muerte de mi padre; Los últimos confines; Bruma, rocío y humo, y, finalmente, La esperanza ciega.
Tras dos primeras partes en las que los capítulos discurren lentamente y en los cuales el autor, por boca de los diversos personajes de una parte y otra, va dando a conocer el estado de cosas en que ha de enmarcarse la acción, presentando los nuevos personajes, recordando a los ya conocidos en el libro anterior, etc., la acción comienza a perfilarse y la narración toma diversos caminos paralelos o divergentes, según el caso. Helike, Edeta, Arse, Qart Hadasht.... diversas ciudades aparecen con peculiaridades y problemáticas enfrentadas.
La trama se va complicando y las cosas no serán ya tan sencillas ni transcurrirán tan plácidamente. La tensión va en aumento y el interés del lector se vuelve perentorio, yendo todas las líneas de acción a confluir en una gran puesta en escena final en Qart Hadasht, la futura Cartago Nova.   

Polifónica como la anterior novela, cuya acción confluía y acababa en la gran batalla donde muere Amilcar Barca, en esta ocasión, la voz del narrador omnisciente resulta más descriptiva, sin llegar en ningún momento a abrumarnos con datos, pero desplegando una cuidadosa documentación, aunque el autor se tome las licencias que considere necesarias para cubrir las carencias históricas y para darnos su versión de como podrían haber sido los hechos. Encaja todo el engranaje bastante bien y no sobran personajes, porque todos tienen una función.
La problemática es clásica: la lucha por el poder, las tensiones entre los distintos pueblos, las estrategias políticas y el intento por parte de los cartagineses afincados en Ispania de crear un equilibrio de fuerzas en la Península evitando guerras innecesarias. Aunque no todos los cartagineses piensan lo mismo...

Sin embargo, hay una segunda línea de lectura, la que nos remite a las grandes tragedias clásicas, aflorando por todas partes: temas como el honor y la gloria, el amor y los celos, la traición y la lealtad, surgen con la acción de los personajes; todo ello suma interés y atrapa al lector. Vemos a Asdrúbal tratando de llevar su visión estratégica de la política y la guerra en Ispania, previendo los movimientos de Roma. Asimismo nos acercamos a un Aníbal cuyo deseo de gloria alterna con el de venganza por la muerte de su padre; comprendemos los celos de Sofonisba, ante la nueva esposa íbera de Asdrúbal. Asistimos a las intrigas de las distintas facciones, incluidos los espías romanos. Y como cabeza visible de toda intriga, el gran sacerdote de Eshmun, el cruel Zekarbal, cuya influencia sobre Asdrúbal resulta peligrosamente ascendente.
Y por otra parte, volvemos a encontrar a la familia regia de Helike, el rey Orissón, su hija Anglea, Gerion, el guerrero olcade que la desposaría en la novela anterior, y nuevos personajes, a los que se añaden algunos forasteros que les causarán graves problemas. Las relaciones con los otros pueblos,  Edeta y Arse marcarán también el ritmo de la acción y serán importantes a la hora de tomar una dramática decisión, como ocurrirá con Orissón. Tanto este como Anglea habrán de enfrentarse a  decisiones de vida o muerte, y los rasgos de su carácter se perfilan mucho mejor ante la adversidad. La dignidad regia y la lealtad al propio pueblo brillarán en su mirada.

La novela dispone, afortunadamente, de un amplio glosario de términos, así como un listado de personajes, y algunas notas aclaratorias de localizaciones geográficas. También se incluyen algunos mapas, lo cual es muy de agradecer. Y a pesar de ser una segunda parte, puede leerse independiente y comprender la trama sin problemas. En suma, una buena novela histórica, con un final que nos deja el deseo de continuar leyendo, por lo que espero y auguro una tercera parte que cierre una trilogía.

Arturo Gonzalo Aizpiri (Madrid, 1963) desarrolló sus estudios universitarios en las Universidades Complutense de Madrid, Técnica de Delft y de Colonia, y obtuvo el título de Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense. Su padre era profesor de latín y griego y tenía una extraordinaria biblioteca de autores clásicos, que Aizpiri leyó en su adolescencia:Tito Livio, Aristóteles, Plutarco, Salustio, Homero. De ahí viene la inclinación por la historia, la poesía, la filosofía, la ciencia, su asombro ante el talento humano y su expresión a través del lenguaje.  El heredero de Tartessos (Ediciones Evohé, 2012) fue su primera novela. Además, colabora en labores  editoriales en El Periscopio (Ediciones Evohé) y traduciendo algún título, como Mis andanzas por Europa, de Charlie Chaplin (Eds. Evohé, 2010) y la Historia de un viaje de seis semanas, de Mary Shelley, (Eds. Evohé, 2014) que es la primera traducción española de este texto.




Ariodante

Abril 2014

4/5/14

UN MARQUÉS EN TREN

EL CAMINO DE HIERRO
Retrato del marqués de Salamanca

JUAN GONZÁLEZ SOLANO
Suma de letras Ed., 2014




Visión novelada de una época sumamente convulsa en la historia española, esta obra toma como eje la vida de José de Salamanca, aunque haga comenzar la narración en el año 1846, cuando el protagonista ya cuenta treinta y cinco años, es un empresario que ha probado diversos negocios y al que el éxito le sonríe, está casado con Petronila, y tiene un hijo. Provenía de una familia de clase media, hijo de un médico malagueño, estudió Filosofía y Derecho en Granada y después se dedicó a los negocios, puesto que era un hombre muy emprendedor, con muchos proyectos e ideas novedosas y que además, sabía rodearse de los contactos y la información necesarios para abrirse camino y progresar. Y gracias a su esfuerzo, su trabajo y la correcta administración de sus bienes, progresó  hasta adquirir la condición de Grande de España, su secreta ambición. El punto de vista que adopta el autor es interesante, al elegir contarnos la vida de un liberal emprendedor, de un hombre que se hace a sí mismo, que sale adelante sorteando los vaivenes de la política y la economía, a las duras y a las maduras, y que ha de soportar las endémicas envidias de un país en el que se odia a todo aquel que destaca, sobre todo si destaca para enriquecerse con su esfuerzo; un país cuyos ciudadanos  detestan la libertad individual, la diferencia, que continuamente una mitad de ellos está enfrentada a la otra, y que los mismos que defienden determinadas posiciones políticas cambian de opinión al acceder al poder. País de taifas, individualista, que al mismo tiempo no soporta al individuo.

La narración se desarrolla a través de los nueve capítulos que componen el libro, y a los que precede un fragmento diferente del poema If, de Kipling, fragmento que puede tomarse como alusivo a lo que se nos va a contar en cada uno de ellos. El poema completo figura, bilingüe, al final del libro. Más que una novela, el texto que nos ocupa es una suerte de ensayo biográfico novelado, ya que dedica gran parte de los capítulos a informar al lector del estado de cosas tanto económico como sociopolítico del país, incluso de Europa, dibujando un paisaje que en algunos momentos resulta desolador, al menos para España. Y lo que resulta también desolador es comprobar qué poco han variado las cosas, en esencia.  Al ir mostrando los diversos momentos y vicisitudes históricas por los que pasa la vida de José de Salamanca,  el lector se da cuenta de lo parecido que resulta lo que lee y la situación actual. A veces parecemos estar leyendo el periódico u oyendo comentarios de cada día.  

El autor nos presenta una vida agitada, no solo por el propio carácter de su personaje central, Salamanca, que continuamente está buscando la manera de progresar, de invertir, comprar y  vender, y cuyo sueño es ser el primero en poner en marcha el ferrocarril en España, sueño que se verá truncado al menos en cuanto a la primicia. Luego será el mayor difusor del ferrocarril en España, Francia, Italia e incluso dejará su huella en Estados Unidos. Pero los tiempos que vive son ya de por sí tremendamente agitados. Desde que tuvo lugar la revolución francesa, el siglo XIX es desde sus inicios un siglo convulso y violento, de continuos cambios sociales acompañados a la par de constantes avances técnicos. La revolución industrial, que comenzó en Inglaterra, va extendiéndose por Europa, con el ferrocarril como caballo de hierro. Y Salamanca es uno de sus más acérrimos defensores. No había novedad que no intentara implantarla en nuestro país, con la oposición de una parte de reaccionarios a todo cambio.

El desastroso reinado de Isabel II, mujer de vida poco encomiable, por sus continuos devaneos públicos con diversos amantes, a los que enaltecía políticamente, y monarca carente de visión política de Estado;  los continuos cambios de gobierno a veces por puro capricho de la soberana, a veces determinados por revueltas populares, pronunciamientos militares, arbitrariedades de los gobernantes, etc., todo ello puso mil y una dificultades al futuro marqués; también es cierto que en los momentos que gozaba del favor real o gubernamental los aprovechaba al máximo.
Hombre acostumbrado a jugarse el todo por el todo, vivió éxitos exultantes, pero también bancarrotas, crisis económicas, exilios, persecuciones, …de los que resurgía como ave fénix, aunque a veces le doliera profundamente las medidas que se veía obligado a tomar.
Una febril actividad de negocios estaba acompañada, además, de una intensa vida cultural, coleccionismo de arte, pasión por la música y la literatura,… así como de una muy activa relación con las mujeres. El tipo de relación matrimonial decimonónico provocaba en los hombres fogosos -como lo era Salamanca- que dieran rienda suelta a sus pasiones sexuales fuera del matrimonio. Y Salamanca era pura dinamita, desde luego. Pero a pesar de vivir muchas aventuras galantes, alguna de las cuales tuvo descendencia, en general no pareció encontrar la mujer de su vida, salvo en María Buschental, esposa de su amigo José de Buschental, con la que mantuvo una fuerte amistad a través de largos años.

Así pues, seguimos toda una trayectoria que le llevó incluso de ser diputado a ministro de Hacienda;  a ver asaltada y arrasada su vivienda por la chusma; ser perseguido y detenido, acabando en el exilio; y a depender siempre del tiovivo político para negocios y vida. Aprovechó los viajes por Europa siempre buscando nuevas vías de progresar económicamente. Se relacionó con Napoleón III, y la emperatriz Eugenia, con Rothschild, Alejandro Dumas, el compositor Rossini, el diplomático británico Bulwer-Lytton… Y con todas las figuras políticas españolas: Serrano, Narváez, O’Donnell, Cánovas,Castelar,…Proyectó y comenzó en su madurez la urbanización del Ensanche madrileño, lo que ahora se llama con su nombre, y que entonces era un erial. Era generoso con su dinero y dio trabajo a mucha gente. Gastó su patrimonio y fortuna en este proyecto inmobiliario, luego de haber llenado España, Portugal, Francia e Italia de trazados ferroviarios. Jugó –ganando y perdiendo- a la Bolsa, acumuló cantidades ingentes de objetos artísticos, dirigió durante años el Teatro del Circo, trayendo a Madrid las mejores óperas del momento;  compró y vendió terrenos, edificios, solares, construyendo palacios y jardines que sorprendían por su belleza y magnificencia.

En suma, una vida muy interesante y un siglo explosivo. El libro está bien escrito, aunque quizá le hubieran hecho falta algunas notas explicativas o una cronología al final, porque en algunos momentos se crea una cierta confusión con tanto cambio de gobierno, pronunciamiento, revolución, etc. Literariamente, en cuanto al estilo y modo de narrar es correcto, sin apuntar demasiado alto; el comienzo es algo flojo y se nota un cierto distanciamiento emocional a lo largo de la obra; no aprovecha las partes más oscuras de la biografía para fabular, sino que se ciñe más a lo comprobado históricamente, con lo que el margen de imaginación se reduce; quizá la parte más emotiva son los últimos capítulos, en los que centra más atención en los sentimientos personales del marqués y en el repaso que da a su vida cuando ya se acerca el tren de la muerte.


Juan González Solano (Puente Genil, Córdoba, 1949), es economista por la Universidad de Málaga y reside en Madrid. Su vida profesional ha estado siempre vinculada al mundo de las finanzas y de la Bolsa. Ha trabajado en varias entidades financieras y empresas multinacionales, estuvo becado en la embajada española en Caracas y también ha sido empresario. El camino de hierro es su primera novela.



Ariodante











Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog