3/12/15

REINAS EN ESPAÑA

 
NACIDAS PARA REINAR
LOLA GAVARRÓN
Temas de hoy, 1997

Este es un ensayo biográfico centrado en las vidas de doce reinas españolas, reinas consortes, cuyo punto en común es doble: origen extranjero y matrimonio como asunto de Estado, que por otra parte era lo habitual. Procedentes de países con los que España deseaba una alianza, ésta se resolvía matrimoniando a príncipes o a reyes con princesas extranjeras. Así, portuguesas, austriacas, francesas e italianas, a partir del emperador Carlos, hasta Alfonso XIII, comparecen en cada capítulo de este libro, donde no sólo se nos cuenta, de modo ameno y elegante, las circunstancias que rodearon el enlace real, sino que también seremos informados del contexto histórico, y muchos detalles curiosos y domésticos que ponen color y cercanía a estas damas. Color y valor, porque ciertamente necesitaron de un temple muy especial para cumplir su función, principalmente reproductora, aunque en algunos casos su influencia e importancia aumentó por tener que realizar también el papel de regente o sustituir al rey en tareas de gobierno, por ausencia real. Pienso, por ejemplo, en el caso de Carlos V e Isabel de Portugal, o el la larga regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena.

Acompañado cada texto con una ilustración donde podemos apreciar las facciones y apariencia de cada una de las reinas citadas, los capítulos se van enlazando porque tanto los Austrias como los Borbones fueron dinastías endogámicas, y de nombres repetitivos, con lo que a veces resulta algo complicado entender  el parentesco. Varias Isabeles, Marianas, Mariacristinas, Marialuisas, transitan por estas páginas con sus complicados vestidos y peinados, mirándonos desde sus retratos donde permanecen inmortales, a veces con tristeza, a veces con tranquila complacencia, pero siempre con gran dignidad. Habían sido educadas para ese papel: eran moneda de cambio, tratados internacionales hechos carne, preparadas para proporcionar herederos a las monarquías reinantes.

Pero estas reinas, eran, al fin y al cabo, mujeres. Y a pesar de que su educación las preparaba desde la más tierna infancia para afrontar dificultades, incomodidades, humillaciones y malquerencias, supieron salir adelante e incluso a veces enamorarse de sus consortes, que no siempre correspondieron a su amor ni valoraron el sacrificio que suponía para esas mujeres, en muchas ocasiones casi niñas, púberes o no, que se veían obligadas a compartir su cuerpo con hombres que podrían ser sus padres o incluso ¡sus abuelos! Y habían de abandonar ilusiones, emociones, deseos, para supeditarlos a la función principal, que era la gestación de un heredero al trono. Dramático papel, muchas veces, como en el caso de María Luisa de Orleans, esposa de Carlos II el hechizado. Quizá la más bonita historia de amor fuera la del emperador Carlos y su única y muy amada esposa, Isabel de Portugal. Porque si bien fue un matrimonio de Estado, nada más conocerse los cónyuges sintieron una inmensa pasión el uno por el otro, siendo los días más felices del emperador los pasado en Granada con Isabel, recién casados. Además de bella y apasionada, Isabel fue una magnífica administradora del reino, en las frecuentes ausencias europeas del beligerante Carlos. Y cumplió con creces su función reproductora: cinco hijos y dos abortos, el último de ellos la llevó a la muerte, dejando desolado a su regio esposo, que no volvió a desposarse…aunque tuviera sus desahogos, fruto de los cuales nació Don Juan de Austria.

Lola Gavarrón no sólo cuenta la vida de estas reinas, sino que entrelaza la narración con otros personajes contemporáneos a ellas, que tuvieron influencia o marcaron visiblemente el ambiente  de la corte española, la vida cultural y artística, las costumbres, las modas, además de las intrigas políticas. El cambio dinástico, de los Austrias a los Borbones, se muestra por nuevos usos y costumbres, además de las modas y el talante, como por ejemplo, algo tan importante como el embarazo y sobre todo el alumbramiento de nuevos vástagos cambia radicalmente al introducirse la figura del ginecólogo, ya que hasta el momento, no se permitían médicos en el alumbramiento, sólo las comadronas, que a veces habían de trabajar en la semioscuridad debido al pudor de las reinas parturientas. Porque, eso sí, siempre había algún hombre discretamente situado en el dormitorio real: testigos de que realmente ocurría un parto y el resultado de ello era tal que no se pudiera cambiar o enmascarar. Porque también se daban casos de fingimiento de embarazo, comprensiblemente en las desgraciadas esposas de Carlos II, María Luisa de Orleans y Mariana de Neoburgo.
La llegada de los Borbones implica otra novedad: la aparición de las princesas italianas, como la dulce María Luisa Gabriela de Saboya y la imponente Isabel de Farnesio, ambas esposas consecutivas de Felipe V. Y con las italianas llegan nuevas modas y modos, la austera corte española empieza lentamente a evolucionar, se acometen reformas estéticas de las ciudades, sobre todo Madrid, se importan artistas y músicos italianos, en suma, la anquilosada maquinaria comienza a funcionar.
En los últimos capítulos se produce el cambio hacia el Romanticismo, en el XIX, y también las costumbres introducen novedades en el interior de las mansiones reales.
En suma, un libro muy ameno y de gran interés, no tanto historiográfico como humano, ya que accedemos a la intimidad de unos personajes rodeados de gran protocolo y rígidas formalidades, a cuyos sentimientos llegamos a tener un cierto acceso con esta lectura.

Lola Gavarrón (Tetuán, 1951), es periodista y escritora. De su primera formación universitaria como geógrafa -materia en la que es doctora- descubrió que el cuerpo humano es un paisaje y que como tal puede ser transformado por la indumentaria y el maquillaje. Con esta perspectiva humanística de la Moda y la Belleza como otro lenguaje tanto más poderoso cuanto que mudo, afronta sus colaboraciones en medios españoles e internacionales. También para sus clases en diversos masters sobre periodismo de Moda y Belleza como el del ISEM de Madrid. Es autora de los libros Piel de ángel (1982), Mil caras tiene la moda (1983), La mística de la moda (finalista Premio Anagrama Ensayo 1989) y la presente Nacidas para reinar (1992). Ha escrito también una biografía sobre Ana de Pombo, por ahora inédita.



Fuensanta Niñirola 
Nov. 2015




Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (456) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (27) Novela histórica naval (16) novela intriga (15) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (2) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog