13/2/15

BLASCO CABALLERO MEDIEVAL

LA REINA CALAFIA



VICENTE BLASCO IBÁÑEZ

Prometeo, 1923

"La reina Calafia" es una novela perteneciente a la última etapa de Blasco, publicada poco antes de iniciar su viaje alrededor del mundo. Escrita de febrero a mayo, sin haber planificado antes el tema, como si surgiera de una improvisación. Mientras aún en el cine se está proyectando la versión fílmica de "Los cuatro jinetes del Apocalipsis", con un Rodolfo Valentino que arrasa multitudes, y Blasco esta empezando a planificar su largo viaje, aún tiene un momento para escribir, casi a vuela pluma, esta novela corta, que ya pertenece a las novelas donde estudia la pasión amorosa.

Dice Azorín de ella que plantea el eterno problema de el instinto y la razón en el comportamiento humano que rige una vida. "Y la novela de Blasco Ibáñez, -cito- patética, dramática, plantea ese altísimo problema. (...) Blasco Ibáñez, espiritualmente, representa el esfuerzo por fundir en molde de arte nacional un espíritu europeo. Por encima de las estrecheces y angosturas -estéticas, éticas y jurídicas - de un nacionalismo mezquino, Blasco aspira a crear, como algunos otros escritores mundiales, un ambiente de tolerancia y humanidad. Es un nuevo humanismo el que estos escritores persiguen. Y debemos aplaudir esa empresa. En la técnica, Blasco representa la narración directa, rápida, escueta. Más que un novelista -en la acepción clásica- es un escritor que cuenta. Cuentos largos -como las novelas de Maupassant- son las novelas de Blasco Ibáñez.(...) Pero la narración rápida no excluye ni el color ni el análisis psicológico."

En el comienzo de la novela, se hace referencia a una reina que gobernó la ínsula llamada California en la leyenda a que hace referencia un texto de Garci Ordóñez de Montalvo , viejo soldado tardomedieval de Medina del Campo, que en su vejez escribió "Las sergas de Esplandian", que sigue la estela del Amadis de Gaula, obra que amplió y modificó a su vez. En una de las múltiples batallas intentando la toma de Constantinopla, introduce en su ayuda a una especie de amazona, una mujer guerrera, que habitando una ínsula poblada sólo por mujeres y a la que llaman California, dirige el reino como su reina: la reina Calafia. Colaboró esta reina y sus Amazonas con los turcos atacantes de la plaza cristiana, aportando además unas bestias legendarias llamadas "grifos" ; pero al parecer estas se revolvieron contra los turcos y finalmente vencieron las tropas cristianas. El caso es que Calafia se enamora perdidamente del caballero Esplandian, también llamado Serpentino. Pero este caballero tenía sus ojos puestos en otra dama, Leonorina, más joven y femenina, lo cual crea un drama  final.

Esta historia, que sirve de parábola y a la vez de introducción a lo que después se narrará, la cuenta el profesor Montalvo a su familia y al novio de su hija, un tal Florestan, nombre medieval por excelencia, para después dar la noticia de que llega a Madrid una señora californiana a resolver unos asuntos legales con el padre de Florestan. Pero antes pasa de contar la historia legendaria de las Amazonas a contar como llegó el nombre de California, de manos de los conquistadores, a tierras americanas, contando, de paso, la vida de una santa mujer llamada "de las castañuelas", una joven californiana que vive un amor frustrado con un noble ruso. O sea, más amores imposibles o frustrados, que van ambientando al lector acerca del asunto central de la novela, que es la historia de la pasión entre el joven  Florestan/Esplandian y la madura dama californiana, mujer de armas tomar, que justamente tendrá que ser la parte fuerte y tomar la decisión más dramática .



Ariodante


9/2/15

CONQUISTANDO MEXICO

HERNAN CORTÉS


SALVADOR DE MADARIAGA

Espasa Libros, 2008


Prolífico escritor, Madariaga trabajó mucho el tema hispanoamericano. Gustó de ahondar en la historia del descubrimiento, conquista y poblamiento español en América. La magnífica biografía que nos ocupa, nos presenta su visión del más grande y legendario conquistador español, que generó –y sigue generando- fuertes controversias, como todos los grandes personajes de la Historia. Madariaga trata de equilibrar las diversas opiniones y razonar las conclusiones a que acaba por llegar. Y sobre todo, hace un verdadero esfuerzo por comprender y hacer llegar al lector la situación histórica en la que se enmarca la vida y hechos de Hernán Cortés, las costumbres y las ideas imperantes, tan distintas a las contemporáneas, la inmensidad de su hazaña. Y no solo muestra el contexto de los españoles, sino también el mundo indígena que se encuentra Cortés al llegar. Dedica un prólogo introductorio a pintar un fresco de la civilización azteca, sus crueles y sangrientas prácticas religiosas, los hábitos antropofágicos, así como una estructurada vida social, una desarrollada astronomía y arquitectura, y el ambiente de la corte de Moctezuma en Tenochtitlán/Méjico,  para acabar presentándonos la leyenda de Quetzalcoatl, el dios cuyo retorno los aztecas esperaban cual Mesías. Leyenda que creen cumplida al tener noticias de la llegada de Cortés, y que facilitará su primera conquista. Cortés encarnará, pues, a esa serpiente emplumada. Y Madariaga va a utilizar ese símil a lo largo de la biografía para definir la personalidad del conquistador español.
Porque la descripción que nos ofrece del carácter de Cortés siempre va a tener dos facetas: la del administrador, hombre de leyes, político (la serpiente) …y la del aventurero, el conquistador, el militar, el hombre de acción (el águila). Siempre, inserto completamente en su época, el Renacimiento. Una época habituada a la crueldad, a la violencia, a la esclavitud (sobre todo entre razas), pero también al honor, al rango, a la búsqueda de lo desconocido, el espíritu descubridor renacentista, junto a la defensa y propagación de la fe religiosa.

Madariaga se apoya firmemente en los diversos cronistas de Indias (que a su vez, cuentan distintas versiones de los hechos): Bernal Díaz del Castillo, Andrés de Tapia, Gómara, Las Casas, Sahagún, Sandoval, Oviedo, Torquemada y el propio Cortés, en sus cartas al Emperador Carlos V (que por cierto, le hizo poco caso y pocos favores) Principalmente Madariaga recurre como término medio a Bernal Díaz y a Tapia, además de Cortés, por ser los únicos que participaron directamente en las campañas militares y estuvieron junto a él gran parte del tiempo. A Gómara le considera excesivamente laudatorio y justificativo, y a Las Casas, obsesionado por completo por destruir la reputación de los conquistadores españoles, adoptando desde el primer momento el punto de vista de los indios…o lo que toma como tal. Cuando Madariaga elige explicar uno u otro hecho, o bien cita textualmente los párrafos de los cronistas de la época, o bien reproduce la opinión de unos u otros, contrastándola,  y razona por sentido común y por cohesión lógica, por qué se decide por una y no por otra. Luego, cuenta los hechos.

El libro está dividido en seis partes y un prólogo. En este, quiere el autor mostrar lo que se va a encontrar Cortés y sus tropas al llegar a México. Qué civilización encontraron los españoles y qué esperaban encontrar los aztecas, de acuerdo a sus mitos y leyendas, sus dioses y profecías.
El prólogo resulta un comienzo algo desalentador para el lector, ya que incluye una gran cantidad de términos aztecas e indios, el complicadísimo calendario, detalles costumbristas, etc. que en general, aturden y desconciertan. Si el lector consigue rebasarlo (o simplemente, dejarlo para más tarde), comienza la narración biográfica por la vía habitual:  infancia, adolescencia y juventud española del conquistador, hasta su llegada a Cuba desde donde tiene noticia de los primeros intentos infructuosos de pisar tierra mejicana (los de Montejo, Dávila y Grijalba).
En la segunda parte, Cortés, toma el mando de la expedición definitiva, se lanza a la mar, pisa tierra mejicana y funda Veracruz. Luego Cortés, al que los indios apodarán Malinche, (por su relación amoroso-administrativa con la india Malintzin, que tuvo una importancia enorme como intérprete, luego bautizada como Doña Marina), destruye (que no quema, en realidad) sus naves, y comienza la arrolladora marcha hacia el interior del país.


La tercera y cuarta parte narran el proceso de conquista de Cortés, los distintos territorios a los que va accediendo, (la terrible matanza de Cholula, las alianzas con los enemigos de los mexicanos, etc.) las poblaciones y tribus con las que combate o con las que se alía, y cómo va trazando su plan de ir dividiendo y enfrentando a las tribus entre sí para finalmente acceder a la capital del imperio azteca, Tenochtitlán. Las relaciones con Moctezuma, el jefe azteca, y con sus subalternos, capitanes y familiares, en principio son cordiales, incluso la cautividad del azteca es muy relativa. Madariaga lo explica por la religión, las creencias de los indios sobre la llegada de los españoles, a los que consideraban semidioses. Por último, y curiosamente, el propio Cortés echa a perder esta primera conquista en un arrebato de ardor religioso.  Asimismo, llegan nuevos contingentes españoles a Veracruz, al mando de Pánfilo de Narváez, pero no para ayudar, sino ¡punitivos!. Como siempre, la eterna discordia interna española. Madariaga recuerda al lector en varias ocasiones que el español no soporta el éxito ajeno, que la envidia es uno de los defectos tradicionales, que se cumplen con creces en la figura de Cortés.
Resuelto por las bravas el tema con Narváez, retorna a la capital del imperio, donde el contingente de tropas allí acuartelado ha sido masacrado, y las tropas que lleva Cortés se ven en un serio apuro, puesto que los inicialmente amistosos aztecas están ya en pie de guerra. Han de huir, humillados, con nocturnidad y alevosía, y con el rabo entre piernas, en la llamada “Noche Triste”. Curiosamente, Madariaga no hace mención de esta alocución, quizá porque surgiera posteriormente a él. Sin embargo,  la cuenta con todo detalle, y es francamente un pasaje estremecedor, que causó en Cortes (y en todo su ejército) hondo pesar.
También incluye esta parte la recuperación de Cortés, reorganizando las tropas y recibiendo nuevas aportaciones españolas e indias, concluyendo con la toma definitiva de México, tras un terrible asedio que durará tres meses, lleno de avances y retrocesos, puesto que los aztecas estaban dispuestos a matar o morir.

En la última parte narra el retorno a España, los diversos encuentros con el Emperador  Carlos V, las diversas expediciones (a Honduras, a California, etc.) por la parte del Pacífico, incluso la que se organizó en contra de Argel, y a la que se unió un maduro Cortés, que a la sazón estaba en España. Sabremos también de  las numerosas intrigas contra su fama y poderío,  y la paulatina decadencia de Cortés, que morirá lejos de su amado México, humillado por sus enemigos e incluso desdeñado por el propio Carlos V, que nunca le quiso hacer Virrey de la tierra que conquistó .
Lo interesante de esta biografía, no es tanto la narración –que también- de los hechos   de la conquista (de los cuales disponemos múltiples y variadas versiones, además de las clásicas), y que en algunos tramos resultan francamente difíciles de entender por la complicación de los nombres tanto de las personas como de los lugares, y la necesidad continua de consultar mapas para comprender los recorridos y las distancias. Lo interesante, digo, es el retrato que Madariaga traza del capitán español, de su carácter, las relaciones con sus hombres, las relaciones con las mujeres, (Doña Marina/Malinche incluida), su concepción religiosa y su estrategia militar, y la manera que tenía de afrontar los problemas y encarar la vida. Y lo traza mostrando sus hechos y sus pensamientos, al recurrir muy a menudo a citas textuales de sus cartas a Carlos V. Ellas muestran los más íntimos pensamientos de Cortés y la lejanía (física y moral) del Emperador. También destaca Madariaga detalles importantes, como la concepción española de que las tierras conquistadas no eran colonias (al modo que lo fueron las conquistas británicas), sino nuevos reinos que se sumaban a los de Castilla y Aragón, al Imperio.

Biografía altamente recomendable, por su bastante conseguida objetividad, y el modo en que el autor va presentando los hechos, apoyándose en fuertes pilares históricos. Sin embargo, también hay que reconocer que es una obra muy densa y de lenta lectura, a pesar de ser interesantísima.

Salvador de Madariaga y Rojo (1886, La Coruña  - 1978, Locarno , Suiza ) fue un diplomático español, escritor, historiador y pacifista español. Escribió diversas publicaciones y ensayos (en francés, inglés y alemán, además de español y gallego)sobre Don Quijote , Cristóbal Colón , el Hamlet de Shakespeare, y la historia de América Latina. Militó en favor de una Europa unida e integrada Europa.

Ariodante


Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog