18/2/15

UNA MUJER FATAL

J E Z A B E L

IRÈNE NÉMIROVSKY

Ed. Salamandra, 2012



Terrible alegato contra la obsesión de la eterna juventud y belleza física, esta novela corta está escrita por una mujer que destila un gran odio hacia ese tipo femenino que vive para ser adorada, deseada, amada e idolatrada por los hombres, …y odiada por el resto de las mujeres.
La novela, a modo de introducción, describe un juicio por asesinato/homicidio. La riquísima, bella y madura Gladys Eysenach es acusada de matar a un joven amante, Bernard Martin, muerte que ella admite, aunque no que fueran amantes. Van turnándose los testigos en el interrogatorio, y por las preguntas y respuestas concluimos que se trata de una mujer con mucho mundo, casada un par de veces, admirada por los hombres, pero que arrastra hechos penosos en su vida, como una niñez desgraciada, la muerte de su única hija, y una vida errante y vacía. Un carrusel de amantes de todas las edades le proporciona una pésima fama de “devoradora de hombres”, pese a ser una mujer libre, que incluso ha rechazado las proposiciones de matrimonio de su último amante, el conde Monti.

Comienza propiamente la novela tras esta introducción, y la autora pasa a narrar la vida de la señora Eysenbach, desde su más tierna juventud hasta el momento del disparo letal. Y así, desde un primer momento, Gladys es descrita como una mujer dominada por una obsesión: mantener su juventud eternamente y ser admirada y amada por ello. Su necesidad de ser amada devotamente es superior a su inclinación a amar. Es, claramente un caso de neurosis patológica lo que la autora nos presenta aquí.  Toda la vida de Gladys se desarrolla en función de conseguir este objetivo: permanecer joven y bella, ser un objeto de deseo permanente. Afortunadamente no le falta el dinero y se puede permitir una vida regalada, sus sucesivos maridos la miman, sus amantes la adoran …

Pero el tiempo es implacable, y a pesar de los constantes cuidados físicos y el derroche de ropas, joyas, sonrisas y peinados, los años pasan y Gladys envejece. Y sobre todo, se da cuenta de ese envejecimiento al comprobar en los demás el paso del tiempo, ya que en ella misma consigue ocultarlo con bastante éxito. Concretamente, lo que perturba e inquieta terriblemente a Gladys es que su hija, Marie-Therese, de una niñita adorable se ha convertido en una mujercita encantadora, y aunque la sigue considerando como una niña,  llega el día en que le recuerda que tiene dieciocho años y que está enamorada.  Esta declaración cae como una losa sobre los hombros de Gladys, que hace lo imposible para retrasar lo inevitable.  Pero lo inevitable llega y pasa. Y también llega la guerra europea, y los hombres se van y mueren en ella. Gladys y su hija se ven inmersas en una vorágine que las destrozará. Marie-Therese morirá y Gladys tendrá que tomar una terrible decisión.

Y el tiempo sigue pasando. Gladys consigue aparentar diez, quizá quince años menos, pero ya no atrae a los hombres del mismo modo: les atrae su dinero y su posición social.  Asustada, aterrorizada ante los cambios que nota en sí, se lanza a una huida hacia delante, buscando la juventud en los nuevos amantes, siempre más jóvenes que ella. Negando siempre su edad, autoengañándose,  finalmente conoce al joven Bernard, y aquí comienza su calvario. Como la Jezabel bíblica, no duda en recurrir a la muerte de otros para mantener viva su obsesión.
La novela exuda ocultos sentimientos autobiográficos de la autora contra el recuerdo de su propia madre,  que la ignoró en su infancia y generó en ella un profundo odio y a la vez una frustrada necesidad de amor maternal. Trata al personaje central de un modo nada compasivo, en realidad la presenta como un monstruo cruel y despótico, pero eso sí, rebosante de belleza y atracción sensual. Es una disección brutal, en el que si bien hace comprender al lector los mecanismos mentales de esa mujer, no los justifica en absoluto y además, atrae su castigo final.

Irène Némirovsky (Kiev, 11 de febrero de 1903 - campo de concentración de Auschwitz, 17 de agosto de 1942), fue una novelista de origen ucraniano, que vivió en Francia y escribió en francés. Fue deportada bajo leyes raciales por su origen judío, aunque se había convertido al catolicismo en 1939. Irène Némirovsky era hija de un banquero judío ucraniano, Léon Némirovsky. Fue educada por una institutriz francesa de modo que el francés fue prácticamente su lengua materna; su madre no mostró mucho interés por Irène. En diciembre de 1918, la familia de Irène escapó de la revolución rusa y permaneció un año en Finlandia. En julio de 1919, llegaron a Francia. A los 18 años comenzó a escribir. Obtuvo en 1926 la licenciatura en Letras en la Sorbona y ese mismo año se casó con Michel Epstein, un ingeniero transformado en banquero; tuvieron dos hijas: Denise, en 1929 y Élisabeth, en 1937. Se instalaron en París.
El 13 de julio de 1942, Irene fue arrestada por la gendarmería francesa e internada en el campo de Pithiviers; muy pronto sería deportada a Auschwitz, donde murió de tifus el 17 de agosto de 1942.


Ariodante




15/2/15

ISABEL BARCELÓ Y LUCRECIA BORGIA

LUCRECIA BORGIA: EL MITO QUE NO CESA.

CONFERENCIA IMPARTIDA POR ISABEL  BARCELÓ.
En el magnífico y vetusto edificio del Palacio Malferit, sede del Museo L’Iber, tuvo lugar el jueves pasado un nuevo evento cultural, de los que habitualmente ofrece el Museo, cuya labor difusora de cultura es preciso destacar.  En este caso se trataba de una interesantísima conferencia impartida por la escritora Isabel Barceló, ante un nutrido público, que llenaba por completo la sala.  El tema de la conferencia versaba en esta ocasión sobre un controvertido personaje, Lucrecia Borgia, (1480-1519) hija del cardenal Rodrigo Borgia (más tarde papa Alejandro VI), y su amante Vanozza Catanei, propietaria de varias Osteríe. Los Borgia, era familia de origen español, valenciano (Borja) por más señas. Lucrecia tuvo por hermanos a Juan, duque de Gandía, Jofre, príncipe de Esquilache y César, capitán general del ejército vaticano, entre otros múltiples títulos. Toda la familia generó una leyenda negra, en su momento, por el odio italiano al clan español, y posteriormente debidos a interpretaciones literarias muy libres. Hubieron, ciertamente, muchos episodios confusos y dudosos en las vidas de los Borgia, que dieron pie a las leyendas, pero no mucho más que otros coetáneos suyos, que quizá airearon menos sus actos.
Isabel nos situó en el marco de la época: tiempos convulsos, como todos los cambios de paradigma histórico. La tardía Edad Media ha dado paso al florido Renacimiento: los siglos XV y XVI, pero no es una transición incruenta. En Italia, los múltiples estados rivalizan y luchan entre ellos, pero además la península italiana sufre dos fuertes presiones exteriores: la francesa y la española. No obstante, la complicada política de la época está mechada del estallido esplendoroso de arte, literatura, filosofía, que convierte Italia en un maremágnum cultural que revoluciona no solo la política sino la moral y las costumbres. Lo que podemos considerar hoy como una brutalidad, entonces se veía normal.
Pasó después a presentarnos al personaje, dibujando la vida de esta mujer, desde su infancia prácticamente desconocida hasta los 11 años, donde ya empieza a sonar su nombre en los documentos históricos, que la presentan como una jovencita dulce, bella, sonriente y alegre. A los 12 años su padre, el Papa, le busca marido, casándola finalmente con el duque de Pesaro, un Sforza, matrimonio que no funcionará. Desposada otras dos veces más, con Alfonso de Aragón (al que amó y con el que tuvo un hijo, Rodrigo) y finalmente con Alfonso D’Este, duque de Ferrara, con el que tuvo ocho hijos y cuyo matrimonio le proporcionó estabilidad y madurez hasta su temprana muerte por sobreparto, a los 39 años. Siempre utilizada para fines políticos por su padre, por sus hermanos, sobre todo César, poco tiempo pudo ser dueña de sí misma. Pero demostró su temple: fue capaz de ejercer tareas de gobierno, puesto que en varias ocasiones, mientras vivía en Roma, el propio Papa la dejó en su puesto, cuando él estaba ausente; y cuando casada con el duque de Ferrara, se ocupó sabiamente de los asuntos del ducado mientras su marido iba de batalla en batalla. Supo usar la diplomacia, supo dirigir los asuntos de Estado, y mientras tanto, fue dando hijos a su país.
¿Por qué se ha denostado tanto su figura? ¿Por qué se ha creado una leyenda negra en la que se la trata de incestuosa, (con su padre y con su hermano), envenenadora, libidinosa y maquiavélica? Isabel Barceló nos vino a explicar que nada de esto está probado, y que la leyenda en parte se generó a raíz de una novela de Víctor Hugo, y una ópera de Donizetti en el siglo XIX. Hasta entonces, la fama de intrigantes y peligrosos se refería a toda la familia Borgia, como clan. Un clan español que a los italianos no les sentaba nada bien. Ciertamente hubieron muchas irregularidades en sus vidas, pero nada anormal en una época donde constantemente ocurrían sucesos semejantes en casi todas las familias políticas. En suma, Barceló presentó  a Lucrecia Borgia como un personaje con un valor humano e histórico importante, y muy distinto a  la idea que vulgarmente se ha querido presentar de ella. Una mujer que supo salir adelante en el mundo hostil en el que tenía que vivir, y cuyo recuerdo conviene revisar.


Ariodante
Febrero 2015



Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog