27/10/16

SAGA MARINERA: LA COCHINCHINA

EL AVISO DE VAPOR ELCANO
Guerra de la Cochinchina
LUIS DELGADO BAÑÓN

SAGA MARINERA ESPAÑOLA Volumen nº XXVII
Ed. Goodbooks, 2016


Las hasta ahora veintisiete novelas –si contamos la que está recién publicada― que componen la Saga han surgido de la pluma―o del teclado― de Luis Delgado Bañón, capitán de navío en situación de retiro, proveniente de familia de marinos, con larga tradición. Al modo de los episodios galdosianos, Luis Delgado novela la historia naval (y la terrestre) española desde mediados del siglo XVIII y espera llegar hasta la guerra civil del 36. Cada año publica un volumen, lo que supone un esfuerzo enorme, puesto que todas sus obras conllevan una concienzuda tarea de documentación histórica, además de la geográfica y la propiamente naval, si bien esta última está muy controlada por el autor debido a sus largos años de permanencia en la Real Armada.

En este vigésimo séptimo volumen de la colección Una Saga Marinera Española, gran parte de los hechos narrados se van a desarrollar, como en el anterior volumen, en el Sudeste asiático, con base en las islas Filipinas, donde sigue destinado nuestro protagonista, el teniente de navío Adalberto Pignatti Leñanza, Beto, cuyas aventuras tendrán como escenario tanto Filipinas como las aguas del actual territorio vietnamita, entonces llamado Cochinchina o Annam. En aquellos tiempos estaban teniendo lugar unos luctuosos y graves incidentes que afectaban a los misioneros católicos, españoles y franceses, establecidos en aquel país asiático, lo que acabará por desembocar en una guerra en la que franceses y españoles participarán como aliados. El motivo aparente que origina esta guerra es el de defender la piel de los misioneros, que llevaban unos años ya sufriendo persecuciones y vejaciones por parte de los gobernantes annamitas, bajo el mandato del emperador Tu-Duc. Pero habían más intenciones guardadas, al menos por la parte francesa. Francia, que, a diferencia de otros países (Inglaterra, Holanda, Portugal, o España) no tiene puestos coloniales en Asia, mira muy golosamente las tierras de Tu-Duc, que acabarán por convertirse en colonia francesa.

Año 1856, Manila.  Beto Pignatti lleva ya más de seis años en el destino como comandante de la compañía de Infantería de Marina del arsenal de Cavite, ha realizado diversas acciones memorables en lucha contra los piratas moros que asolan algunas de las islas del archipiélago filipino, y que son narradas en el volumen anterior de la serie. Pero su ascenso en la carrera naval se ve siempre bloqueado por su pasado carlista, y Beto ve pasar por delante jóvenes marinos, y si bien no le afecta demasiado, acabará por hacerle tomar una firme decisión sobre su futuro.
Los de la mitad del siglo XIX español son años de grandes vaivenes políticos, alternan Narváez y O’Donnell en los gobiernos, los ministros entran y salen: en 1855, el vigente ministro de Marina estableció la Junta del Almirantazgo, y por primera vez en nuestra Historia Naval al Almirantazgo se le encomendaba definir los objetivos y misiones de la Armada. Poco duró: al año siguiente, tras cambiar el ministro del ramo, se suprimió la tal Junta, volviendo al sistema anterior. Sin embargo, en este periodo, curiosamente, los presupuestos de la Armada aumentaron de forma espectacular, con lo que se cubrieron deudas al personal y falta de créditos para la construcción de buques; muy importante resultó la labor llevada a cabo en nuestros arsenales. Incluso en las islas Filipinas se notó el progreso, al haberse modernizado el arsenal de Cavite para poder reparar adecuadamente los buques de vapor.
Mediante ilustrativos diálogos entre el protagonista y sus compañeros, el autor pone al lector al día de todos estos hechos políticos y su aplicación en Filipinas, en que la Real Armada cumplía un papel muy importante.
De nuevo, le es encomendada otra misión a Beto, contra los moros, llevando una compañía de infantería de Marina bajo su mando: se embarca en el aviso de vapor Sebastián de Elcano, comandado por el teniente de navío Jesús María Dabrantes, que en la primera inspección pone al tanto a Beto de las características del barco, gemelo del Reina de Castilla si bien con algunas diferencias. Recorren muchas islas: Isabela, Balanguingui, Belauán, Toquil, isla Farol, etc. Mucha acción y buenos vientos, diversas aventuras tienen lugar en esas aguas y playas del sur. Beto destaca en su cometido con valentía, secundado por otros bravos como el teniente de navío Juanes. La expedición resultará exitosa y cumplidos sus objetivos, por lo que retornan a Cavite.
Sigue la vida normal, tras descansar de las aventuras acometidas, y por conversaciones con el brigadier Acha, y otros compañeros de la Armada, Beto es advertido de la inminencia de una posible guerra en Cochinchina. “Si los annamitas continúan con las persecuciones religiosas, -comenta el brigadier- los franceses intervendrán con fuerza y a fondo. Pero no solamente para que la religión cristiana pueda ser ejercida libremente en esos territorios, sino para asentarse definitivamente en las costas annamitas por medio de acuerdos políticos o, sencillamente, por la fuerza. Napoleón III quiere establecer tierra francesa con la bandera en alto por estas costas.” El asesinato del obispo Díaz Sanjurjo es el detonador que pone en movimiento el engranaje, si bien tardarán meses en dar un paso adelante. A finales del año 1857, se recibe en Capitanía General la Real Orden de embarque de las fuerzas con dirección a la Cochinchina. Españoles y franceses, pues, se adentrarán en misión de castigo en la bahía de Turana, emplazamiento estratégico privilegiado. Beto parte a bordo del aviso de vapor Elcano, en esta ocasión comandado  por teniente de navío Pedro González, integrando fuerzas francesas, al mando del capitán Antoine Prevot. La aventura, de nuevo, está servida.  Habrá lucha, pero también habrán otros lances en los que Beto se verá involucrado y a causa de ellos verá cambiar su futuro. Aparece un nuevo personaje que tendrá un importante papel en la vida de Beto.
La guerra sigue, mientras Beto queda en el fuerte de la Aguada, los buques se dispersan para cubrir otros objetivos y las operaciones de las fuerzas aliadas en Saigón son narradas por el teniente de navío Pedro González, puesto que Beto ha de mantenerse en la defensa de Turana. Más adelante conocerá el lector la aventura de la fragata Europe por boca del teniente de navío Lázaro Araquistain, comandante de la falúa Soledad y testigo directo de los hechos. Beto narrará, por su parte, la evacuación de Turana, en este caso a bordo de la corbeta Narváez, y las especiales circunstancias que rodean su persona. Así, desde distintos puntos de vista el lector se hará una visión de conjunto de lo que supuso aquella guerra. “Más o menos, ha sucedido lo que se esperaba desde el primer momento. Le hemos ofrecido a los franceses las bases logísticas en las islas Filipinas que les eran imprescindibles” -Beto comenta al capitán Fajardo en el curso de una conversación- “hemos aportado un notable esfuerzo en hombres, armamento y buques, para que al final ellos consigan una magnífica colonia en el Extremo Oriente y nosotros el alto honor de que los cristianos puedan ejercer sus creencias sin ser degollados. No aprenderemos nunca. Estos gabachos nos la están metiendo doblada desde que el mundo es mundo.”

A partir del retorno a Cavite, las cosas van a cambiar mucho para Beto, no solo en su vida como marino sino en su vida personal y privada. Vivirá emociones inesperadas y aventuras cargadas de tensión y peligro, con la aparición del capitán Néstor Barjuán, de nuevo al mando de su viejo vapor Aránzazu, con el que realizarán largos viajes por mar, acosados por tempestades, piratas y calmas traicioneras. Si los dos tercios anteriores del libro desarrollan acción guerrera, el último tercio del libro está lleno de acción aventurera, digna de un Verne o de un Salgari.
En suma, una obra que nos informa de unos hechos históricos luctuosos, que fueron desaprovechados política y económicamente por España a pesar de haber ofrecido vidas y pertrechos, y que acabaron con la ocupación francesa en Indochina. Y asimismo hace vivir al lector aventuras y emociones de muy alta tensión, por su exotismo, y la capacidad fabuladora del autor.



Fuensanta Niñirola



Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (452) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (27) Novela histórica naval (16) novela intriga (15) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (9) Relatos Oeste (1) Relatos. (12) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog