23/1/17

TERRORÍFICO ÁRTICO

EL TERROR
DAN SIMMONS
Roca Editorial , 2008



Si algún buque tuvo alguna vez un nombre que le marcara su futuro, este fue el HMS Terror que, junto al HMS Erebus componían la expedición dirigida por Sir John Franklin, desaparecida en 1847, entre los hielos árticos. En septiembre de 2014, en una expedición realizada en un vehículo submarino teledirigido, se encontró uno de los dos barcos perdidos, cerca de la isla Rey Guillermo, en el territorio que actualmente se denomina Nunavut. En diciembre de 2016 fue encontrado el segundo barco, por la misma zona.
Con el objetivo de atravesar y explorar el último y desconocido tramo del Paso del Noroeste, fue organizada una nueva expedición, dirigida esta vez por el capitán sir John Franklin, oficial de la Armada Real, que partió de Inglaterra en 1845 con 128 miembros de tripulación. La expedición se componía de dos barcos, el HMS Erebus y el HMS Terror, cada uno de los cuales había viajado anteriormente a la Antártida con Francis Crozier y  James Clark Ross. El capitán Fitzjames y el capitán Crozier comandaban cada barco.
Atrapados ambos barcos en el hielo durante dos inviernos, Franklin y poco a poco toda la tripulación de los dos barcos fue muriendo, a causa de la hipotermia, el hambre, el envenenamiento por plomo, el escorbuto, las enfermedades y, en general, el ambiente hostil para el que carecían de avituallamiento, ropas y entrenamiento. Todo esto se ha ido deduciendo tras el análisis de los restos encontrados, así como también se supone que hubieron algunos casos de canibalismo, ante la ausencia de comida.
Todo lo que se ha ido descubriendo desde 1854 sobre lo que pudo haber pasado, ha dado pie al autor de esta novela para describir la vida y la muerte de esos hombres, con el dramatismo y la intensidad emocional que la situación requería.

Simmons se atiene a los puntos básicos comprobados, pero construye el resto, y escribe la novela introduciendo elementos imaginarios, pero muy bien elegidos, y de modo muy verosímil,  incluso los elementos paranormales o supranaturales. Quizás la última parte es la menos creíble al desarrollar demasiados elementos de la cultura y mitología esquimal, que hacen derivar la narración a situaciones oníricas de delirio, difuminando la realidad y la ficción.
El libro está estructurado en 67 capítulos, cada uno titulado con el nombre del personaje desde cuyo punto de vista se narra. Francis Crozier es el central: el libro comienza y acaba con él.  Crozier comanda el Terror, pero tras la muerte de Franklin y el hundimiento del Erebus se hará cargo de las dos tripulaciones. Otro de los personajes que más se repiten es el del doctor Harry D. S. Goodsir, y en muchas ocasiones lleva la forma de un diario, y por tanto, escrito en primera persona. Los demás capítulos están redactados en tercera.

Desfilan por cada capítulo muchos personajes, aquellos que tienen un cierto protagonismo y cuyo punto de vista resulta interesante, por su posición, las explicaciones acerca de los hechos, los recuerdos o los sueños. El capitán Crozier, el jefe de expedición Franklin, doctor Goodsir, teniente Gore, capitán Fitzjames, teniente Irving, patrón de hielo Blanky (estremecedor en el capítulo del ataque nocturno), Hickey, teniente Peglar, el mozo Bridgens…
Hasta el primer tercio del libro, el lector se va haciendo una idea de en qué consiste la vida en los dos buques varados, los tripulantes que los pueblan, lo que les ha llevado hasta allí e incluso, mediante los recuerdos de Crozier y de Franklin, sabrá algo de su vida anterior y como surge el proyecto de esta expedición. Las andanzas de Crozier por tierras australes con el Terror y el Erebus, el desdichado papel que Franklin juega en Tasmania, etc. y a partir de este capítulo, se produce un hecho que marcará el rumbo siguiente. El hito se produce con un gran incendio y la decisión de Crozier de salir de su estado alcohólico y hacerse cargo de la expedición, una vez fallecido Franklin.


Como leit-motiv a lo largo de la narración, hay dos misteriosos personajes que surgen o desaparecen inexplicablemente. Uno es una mujer esquimal, llamada “Lady Silenciosa” por la tripulación, a causa su mudez. El otro es un ser monstruoso, una especie de oso gigantesco, que les acosa y ataca sorpresivamente y al que nunca pueden ver con claridad pero sí sentir su presencia. La narración esta trufada de esas dos presencias, una inquietante y otra, claramente terrorífica. Son incursiones en la literatura fantástica, que, mezcladas con descripciones a veces hiperrealistas detallando con toda crudeza las enfermedades o las heridas sufridas por unos u otros, crean una narración muy especial, medio histórica, medio fantástica, medio documental y antropológica. El fantasma de Edgar Allan Poe sobrevuela constantemente la narración.
Hacia la mitad del libro, abril de 1848, los expedicionarios abandonan los barcos ante el temor de no poderlos liberar del hielo y la carencia de carbón, entre otros motivos. Los oficiales se reúnen y deciden desplazarse a la Tierra del Rey Guillermo, donde ya el teniente Gore ( y en expediciones anteriores, Ross) se ha establecido un punto de referencia. La comida en condiciones empieza a escasear y el escorbuto ya hace estragos entre la tripulación.

Una vez establecido el campamento base en la que luego descubrirán como Isla del Rey Guillermo, se inician exploraciones para encontrar el mar libre de hielo donde poder navegar con las distintas embarcaciones y se produce el encuentro –fatal- con un pequeño grupo familiar de esquimales. A partir de aquí, la situación de los expedicionarios va empeorando paulatinamente, se produce un conato de rebelión y finalmente se dividen en grupos, unos que desean volver al barco, otros que prefieren dirigirse en busca del mar abierto y la no muy lejana desembocadura del rio Back (Big Fish) y los que permanecerán en el campamento  principal. Esto supone el desmembramiento definitivo de la expedición.
La última parte de la narración entra ya en el campo de lo mitológico  y fantástico, y probablemente no hubiera sido necesaria. El mundo de los esquimales, forma de vida y cosmovisión, visto con los ojos de un occidental.
En suma, una novela interesante, con tramos muy crudos y terroríficos, que se atiene a los hechos en su urdimbre principal, y que desarrolla todo un esfuerzo para recrear un drama real, sin importarle incursiones en lo irracional o lo fantasmagórico.



Fuensanta Niñirola






Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog