5/7/17

MANRIQUES DE LARA

RECUERDE EL ALMA DORMIDA
RAFAEL ÁLVAREZ AVELLO
Editorial La Huerta Grande, 2016



El presente libro es una bellísima recreación o, si se nos permite, actualización narrativa del universal poema del prerrenacentista Jorge Manrique. Algunos lo han clasificado como «novela histórica», aunque el texto supera una clasificación fácil. Historia hay en ella: los turbulentos años previos al reinado de los Reyes Católicos, donde los Manrique, familia de nobleza vieja, intervienen en batallas no solo contra los moros, defendiendo la frontera sur, sino en las luchas derivadas de las intrigas por el trono de Castilla, tras los reinados de Juan II Y Enrique IV, ambos reyes débiles, suplantados por validos, como Álvaro de Luna y el Marqués de Villena. Los Manrique de Lara son una familia honorable, soldados de prestigio, cuya cabeza visible, tras la muerte del patriarca Don Pedro Manrique, es Don Rodrigo, Condestable de Castilla y Maestre de la Orden De Santiago. Este es el marco histórico.

Don Rodrigo tiene al primogénito, Jorge, nacido de su primera esposa (Doña Mencía). En la novela, el autor recurre a un personaje imaginario: el bastardo Juan Manuel, personaje imaginario, que funciona como alter ego de Jorge, narra la historia y da pie a sabrosas sugerencias, pensamientos y digresiones. Pensamientos que, como en las Coplas, hablan del devenir del Tiempo, los cambios de la Fortuna, la Vida como viaje hacia la Muerte, el más allá cristiano, la relatividad de las cosas y  la igualación de las vidas  en su final.

“Los hombres viven tres veces. Viven todos la vida del cuerpo; dura y efímera . Después la del cielo, donde el alma no tiene cuerpo en donde morirse. Pero sólo algunos viven la tercera vida, la de la fama, que es vivir en la memoria de quienes les conocieron. La peor de las tres. Para llegar hay que atravesar un desierto donde no hay sombra de vicio para guarecerse de la virtud. Ni debilidad. Ni descanso. Ni ternura”

Feliz recurso literario: colocar al narrador, en su solitaria vejez, frente a otro personaje imaginario, una silenciosa joven desconocida a la que acoge en su cabaña, compartiendo sus potajes y escuchándole historias. Digo sus historias y digo bien, porque no solo es la historia de su vida, a grandes rasgos, sino la de su hermanastro Jorge y la de su padre, principalmente. Le figura del padre, como en las Coplas, es de tal talla que impregna sus recuerdos, ideas, emociones.  Inserta, asimismo, diversos cuentos, a modo de parábolas para ilustrar la realidad.
El alma dormida del viejo bastardo, recuerda, pues. Recuerda la Historia y las historias. Su vida y las vidas de los que le rodearon, que vivieron y murieron, los mejores y los peores momentos. Y ocurre que, habituado como suelen los solitarios, a hablar consigo mismo y con sus recuerdos, el viejo soldado rememora tanto a Jorge que incluso evocará su presencia, surgido de las sombras del pasado, sumándose a un diálogo cargado de emoción. Habla el narrador:

“Así fue nuestro tiempo: crudo, de mucha guerra y pocos libros. Hasta los versos a medio hacer sólo podían guardarse bajo la coraza, ¿qué lugar es para un poema?… Yo quería ser Gómez. Fue en quien me fijé cuando despuntó mi hombría y dije: ése, ese hombre quiero ser. Jorge, en cambio, eligió a Rodrigo. […]Pero ¿es eso pensar? No es pensar… Buscas a alguien para parecerte y lo conviertes en tu ídolo. […] Has dejado de ser «lo que sientes» y te has convertido en «lo que crees»[…]Ya lo decía María la alta: «no hay hombre sin debilidad». Y saberlo te cambia otra vez. Dejas, entonces, de ser «lo que crees» para convertirte en «lo que piensas».” Sabias y acertadas reflexiones de una nodriza que conoce a los hombres desde que nacen.

Así, toda la novela es un monólogo que deviene en diálogo, en el que el lector se siente implicado en todo momento; al principio es largo monólogo del viejo, porque la joven escucha y poco dice, salvo al final.
Dividida en cuatro partes, narra la niñez y juventud de los dos hermanos, Jorge y el narrador,  la relación con el padre y otros personajes, el otro abuelo Manuel, la nodriza, María la alta, el tío Gómez, poeta, encargado de su educación; los primeros amores, la pasión de Jorge y Elvira, además de otros lances y batallas, la irrupción de Isabel como heredera de Enrique Trastámara frente a Juana la Beltraneja; las bodas de Isabel con Fernando de Aragón, a escondidas y contra la voluntad del rey.  En la tercera y cuarta parte el texto se convierte casi en drama teatral: el monólogo –en el que se inserta el cuento/parábola sobre tres reyes- se convierte en un diálogo más fuerte, con más tensión.

 “¿Cuándo se envejece?… Ya te lo dije: cuando te conviertes en «lo que piensas». Es entonces cuando comienza tu verdadera vida.”[…]“¿Qué cosas hacen moverse a un hombre? Yo te digo algunas: cualquier virtud, cualquier vicio, el amor, el odio. Y también la culpa. […]¿Sabes tú lo que son las marcas?… Un momento como cualquier otro pero que marca tu vida. Cada uno de tus amores. La primera vez que tocaste el cuerpo sereno de una mujer. El nacimiento de un hijo. Las muertes de quienes se llevaron con ellos parte de ti. Lo que hiciste, y te equivocaste, y no pudiste deshacer. Las palabras que alguien te dijo y enderezaron tu camino o lo desviaron… Todo eso son marcas: las constantes que no se olvidan. El tiempo pasa a medirse entre el que pasó antes y el que pasó después…”

El lenguaje usado por el autor es adecuado a la época sin ser de la época, verosímil, pensado para hablarle directamente al lector. Los tempos están marcados para que fluya el relato con pausas estudiadas que permitan al lector asimilar hechos e ideas, y entender a los personajes. Las reacciones humanas son retratadas fielmente, con gran madurez y profundidad psicológica; los caracteres disímiles, los ideales contrapuestos, mostrados con fidelidad histórica, trazando el mapa de una España dividida y beligerante. La oposición masculino/femenino, motor de nuestras vidas, siempre está presente. Los pensamientos y las creencias varían, los sentimientos permanecen a través de los siglos. Deseo, ambición, honor, pasión, lealtad, violencia y traición. Y son esos sentimientos, esas pulsiones las que hacen al lector reconocerse en algunos personajes, revelar semejanzas en otros de nuestro entorno, trasladar aquellas vidas a éstas y darse cuenta que desde hace siglos los humanos siguen cayendo en los mismos errores o descubriendo lo que creen nuevos aciertos. Siguen enamorándose de quien no deben, enfrentándose a enemigos que no lo son o ignorando a los verdaderos enemigos. Admira la madurez del autor al mostrar a unos y otros sin escorarse en bandos, sin convertir el discurso en uno más de buenos y malos. Más que novela histórica, sería mejor entenderlo como una novela de reflexión sobre el alma humana. Y ¿qué mejor pilar para construir este edificio que releer el poema de Jorge Manrique?.

 Rafael Álvarez Avello (Madrid, 1969) es abogado de oficio, licenciado por la Universidad Complutense de Madrid. Fue profesor de esa misma Universidad durante 19 años. Nacido en una familia que ha dado siempre mucha importancia a la tradición oral, descubrió muy pronto que la mejor forma de comunicar es a través de un buen relato o de un cuento. Ha escrito tres libros, Recuerde el alma dormida es el primero en publicarse.


Fuensanta Niñirola





-->

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (475) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (12) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog