16/10/17

AVENTURAS EN EL SAHARA


LA SAGA DE LOS GESTE:
BEAU GESTE, BEAU SABREUR Y BEAU IDEAL
P.C. WREN
Ed. Juventud, 1961, 2006

Las tres novelas que conforman la saga comenzada con Beau Geste y seguida por  Beau Sabreur y Beau Ideal fueron publicadas en 1924, en 1926 y 1928, respectivamente. Ambientadas principalmente en el África colonial francesa, a principios del siglo XX, con leves excursos a Inglaterra, la saga es una larga narración de aventuras en el sentido más clásico del término, al modo de H. Rider-Haggard o el Capitán Marryat, desarrollando los valores del compañerismo, la amistad y la solidaridad. La Legión Extranjera, es el marco del desierto africano en donde los protagonistas se mueven.
Percival Christopher Wren (Londres, 1885-Amberley,1941), más conocido por sus iniciales P. C. Wren, fue un militar y escritor británico, autor de novelas de aventuras. Tras graduarse en la Universidad de Oxford, viajó por todo el mundo antes de alistarse en el ejército. Después se unió a la Legión Extranjera Francesa y trabajó en la India para el gobierno británico de Bombay durante diez años. Al estallar la I Guerra Mundial, volvió al servicio activo como miembro del ejército colonial de la India, y combatió en África oriental. Posteriormente se estableció en Londres, dedicado a su carrera literaria. Conocía, pues, de qué hablaba cuando relataba los distintos episodios de la Legión, así como en sus descripciones de árabes y tuaregs, del desierto y de la vida errante en condiciones precarias y a veces letales.
Los tres protagonistas principales, los hermanos Geste: Michael (Beau), Digby y John, simbolizan el espíritu aventurero, muy sporting y con bastante dosis de humor. Ese impulso que lleva a muchos británicos, sobre todo, a salir de su lluvioso y húmedo país para buscar por lugares más cálidos donde explorar, experimentar y vivir aventuras. De los tres hermanos, será John, el menor, sobre el que pivote toda la narración y cuyo peso protagonista sea muy importante. También hay otros personajes que destacan por su protagonismo, incluso mayor que el de los gemelos  Beau y Digby, y son, por ejemplo, el Mayor De Beaujolais, militar francés cuyo rancio abolengo le inculca las nociones del honor y el deber hasta sus más íntimos pensamientos. También la pareja de legionarios americanos formada por Hank y Buddy, amigos inseparables hasta la médula, que protagonizan una parte importante de la segunda entrega, Beau Sabreur, dándole un toque humorístico que compensa lo dramático de otras situaciones. Otis Vanbrugh es otro de los personajes importantes que narran parcialmente sus aventuras, prestando otro punto de vista a los hechos.
Un personaje secundario, George Lawrence, oficial del servicio civil de su majestad británica, amigo de la familia y antiguo enamorado de Lady Brandon, también tiene su parte de protagonismo, siendo el receptor de la narración de los sucesos en el fuerte Zinderneuf por boca del mayor Beaujolais, antiguo amigo y camarada. También hay personajes femeninos, mujeres idealizadas como Isobel Rivers, la dama de los sueños de John Geste, que espera en Inglaterra, cual Penélope, el retorno de su amado  y mujeres de armas tomar como la norteamericana  María Vanbrugh y su soñadora doncella Maudie Atkinson, ilusionada con idealizados jeques de su fantasía.
 
La dura vida en la Legión Extranjera le llega al lector por los relatos de diversos personajes, por un lado, el mayor francés Beaujolais, y por otro el británico John Geste. Toda una larga serie de personajes secundarios son descritos al detalle, desde distintos niveles de tropa y oficialidad, los honrados y los delincuentes, los valientes y los cobardes, los sargentos odiosos como Lejaune, y los miserables ladronzuelos y chivatos que siempre hay entre el conjunto de la tropa. Otro leit motiv que se repite a lo largo de toda la obra es el cambio de identidad mediante el disfraz. Es decir, los occidentales que, disfrazados de árabes y dado su conocimiento del idioma y costumbres, se hacen pasar por ellos, consiguiendo sobrevivir.
Y siempre el tema de la amistad, la lealtad, el honor y el deber impregnan todas las aventuras, algunas muy dramáticas, que tienen lugar a lo largo de las páginas del libro. Los diversos pasajes de tono humorístico rebajan la tensión dramática.
En el primer libro, Beau Geste, del cual se han hecho varias versiones cinematográficas, (la más conocida la de 1939, dirigida por William A. Wellman y protagonizada por Gary Cooper) hay tres partes diferenciadas: en la primera el Mayor De Beaujolais relata a Lawrence su recalada al fuerte  Zinderneuf, arrasado por los tuaregs y el misterio que se encuentra al llegar –tardíamente- con los refuerzos. Y a su vez, George Lawrence narra los hechos a Lady Brandon, en Inglaterra. La segunda parte es un flash back a la infancia de los chicos Geste bajo la tutela de su tía, Lady Brandon, y los demás habitantes de la casa, hasta el momento en que desaparece misteriosamente una joya llamada Agua Azul; el narrador es John Geste. Los tres hermanos Geste se irán incorporando por turnos a la Legión Extranjera a raíz del asunto de la joya, y una vez reunidos John contará el desastre desde el interior del fuerte y la penosa travesía por el Sahara.
En el segundo libro, Beau Sabreur, también encontramos dos partes muy diferenciadas. El mayor De Beaujolais narra en la primera parte su entrada en el servicio de Espahis, y después en el servicio secreto francés. La rebelión árabe en Zaguig es detallada con crudeza y su salida de la ciudad y recorrido por el desierto hasta el Gran Oasis, cargando con las dos mujeres, María y Maudie. Hay un narrador universal en la segunda parte, sobre cómo dos jeques árabes, El Hamel y El Habibka, (que luego recibirán otros nombres) llegan al Gran Oasis y allí prosperan. Al final hay una sorpresa para el lector.
En  Beau Ideal, tercera y ultima entrega de la saga, aparece de nuevo el personaje de Otis Vanbrugh, que cuenta una parte de la narración, mientras que el resto es contado de modo impersonal. Esta tercera novela cierra el círculo de los personajes perdidos y encontrados.
En suma, una trilogía recomendable para los amantes del género de  aventuras.





-->

9/10/17

VIAJANDO POR EL SIGLO XIX

EL VIAJERO DEL SIGLO
ANDRÉS NEUMAN
Alfaguara, 2019


“En realidad es imposible estar completamente en un lugar o irse del todo. Los que se quedan siempre pudieron haberse ido o podrían hacerlo en cualquier momento, y los que se han marchado quizá pudieron quedarse o podrían volver. Casi todo el mundo vive así, ¿no?, entre irse y quedarse, como en una frontera”. [Cita del libro]




 El viaje como elemento de aprendizaje, como huida, como movilidad, de amplitud de miras en nuestras vidas, puesto que los viajes pueden ser geográficos o mentales: el discurso humano se puede realizar con los pies o con la mente.
De ambas direcciones de viajes es de lo que se ocupa este libro, entre otras muchas cosas. Premio (y bien merecido) Alfaguara de Novela 2009, el libro de Andrés Neuman Galán (narrador, poeta, traductor, bloguero y columnista hispano-argentino) nos sitúa en una imaginaria y pequeña población alemana de mediados siglo XIX. Wandernburgo es definida por el propio autor como una “ciudad móvil”, lo que la convierte en otro personaje más de esta novela. La ciudad y sus casa, fuentes, torres, relojes, parecen cambiar de sitio según van pasando las horas y los días, o al menos, el protagonista, Hans, lo percibe así.  Los personajes de esta historia también van cambiando: fluyen, como un río. Cada día, la ciudad es diferente. Son pequeñas diferencias, pero recibidas por Hans como una necesidad de permanecer para contrarrestar los cambios, la fluidez permanente que parece aquejar a la ciudad.

Hans es un traductor, aficionado -no sabemos muy bien por qué- a la vida trashumante, que no acostumbra a permanecer mucho sitio en ninguna parte. Sin embargo, su llegada –con nocturnidad y sin alevosía- a Wandernburgo cambia esas costumbres. Sus intentos de retomar su trayecto y seguir viaje a Dessau,  paulatinamente se ven truncados por una sensación, una incomprensible necesidad de aplazar el viaje. Se hospeda en una posada de la calle del Caldero Viejo, cuyo posadero, curiosamente, se llama Zeit, que en alemán significa Tiempo. Y el Tiempo parece detenerse con él.   Lo que iba a ser una sola noche se convertirá en días, meses, un año. 
  
Muchos personajes tienen un encanto especial: el organillero y su perro Franz, muestra el lado “natural” humano; la dulce, bella e inteligente Sophie, que juega en dos equipos distintos y habrá de decidirse al final;  el enamorado Rudi, incapaz de una reflexión y discurso intelectual, pero honesto y fiel; el pobre señor Gottlieb, cuya amistad con Hans le acarreará conflictos. En cuanto a los otros componentes de la tertulia, Don Álvaro de Urquijo es un exiliado español, un liberal que tras establecerse en Inglaterra, ha recalado en Wandernburgo y atrapado bajo su influjo, es incapaz de irse. Se convertirá en el amigo inseparable de Hans, en sus recaladas en el Café Europa, y participará en la otra tertulia, la que se reúne muchas noches en la cueva del organillero; una tertulia muy humilde, donde los miembros (Lamberg, obrero del textil, y Reichardt, un viejo jornalero) pertenecen a las clases bajas, con la excepción de Hans y Don Álvaro. Allí los temas de conversación son muy otros.
Las discusiones en el salón de los viernes de la señorita Sophie Gottlieb (en alemán, Amadeus, Dios amado) son de un nivel cultural altísimo: sobre la Europa de la Restauración; la educación sentimental decimonónica; la novela clásica y la narrativa moderna. Así, repasa en múltiples digresiones la emigración, el multiculturalismo, las diferencias lingüísticas, la emancipación femenina y la transformación de los roles de género. Los componentes, además de Hans y Álvaro, son. el profesor Mietter, filólogo; la señora y el señor Levin, corredor de comercio; la señora Pietzine, viuda; y finalmente, el prometido de Sophie, Rudi Wilderhaus, poco interesado por los temas culturales pero muy interesado en Sophie.
Tanto en una tertulia como otra, los tertulianos viajan en sus conversaciones. Viajan por el mundo de la cultura, por la política del momento, por la literatura, se deleitan con la observación de la naturaleza, escuchan o interpretan música, y degustan manjares que, según qué tertulia, difieren bastante por su cantidad y calidad.
Sophie se convierte en el eje de las miradas, pensamientos y sueños de Hans. Mas adelante el lector se dará cuenta de que es correspondido, y si bien al principio su interrelación se compone de, miradas, juegos de abanico, formas de servir el té o arreglos florales,  palabras  pronunciadas o escritas, …poco a poco la relación se irá haciendo más cercana y más íntima. La situación es peligrosa y condenada a un futuro más que incierto: la dama está prometida y tiene fijada la fecha de la boda. Rudi la ama profundamente, aunque el enlace se ha arreglado al modo tradicional, como un contrato entre padres. Alvaro y Elsa, la criada de Sophie, se convierten en los intermediarios y los confidentes de la relación. La historia de amor tiene un giro cuando surge el tema del trabajo de Hans: la traducción, y Sophie es incorporada con pleno derecho. Este tema esta íntimamente relacionado con la posición de la mujer en el siglo XIX, y plantea jugosas reflexiones, que se desarrollan en la tertulia.
Andrés Neuman
Si esta es la historia principal, además se desarrollan historias colaterales (algunas creo que prescindibles); además, es curioso que el autor no solo desplaza el punto de vista sino que incluso usa la primera persona. La historia paralela de las violaciones del enmascarado; las anotaciones del padre Pigherzog, párroco de San Nicolás; las tribulaciones del obrero Lamberg; la señora Levin; Lisa, hija de la posadera; hasta Franz, el perro del organillero, tiene un cierto protagonismo al final.

Una historia de amor, de amistad, de lealtad y de ternura. Narración muy cuidada en su lenguaje, en la contraposición de los diversos ambientes y los personajes; es posible que, como dice Alejandro Gándara en su reseña en El Mundo (jun-2009) al libro le sobren páginas y divagaciones.  Muchas divagaciones son francamente interesantes y los diálogos atractivos, pero su longitud a veces hace olvidar  la trama. Aun así, el libro es muy ameno si uno lo que busca es algo más que simple acción. La acción es a veces casi inexistente, o simplemente discurre lenta como un río en su desembocadura, pero el viaje mental nos lleva a un recorrido por los principales temas culturales del siglo XIX, con los que se pueden ver afinidades en la actualidad.



Fuensanta Niñirola






-->

2/10/17

LOS HARDELOT: NEMIROVSKY

LOS BIENES DE ESTE MUNDO
IRÈNE NEMIROVSKY
Ed. Salamandra, 2014

Esta novela, que abarca una saga familiar francesa, los Hardelot, desde principios de siglo hasta la II Guerra Mundial, fue publicada por entregas en el semanario Gringoire entre abril y junio de 1941 bajo el epígrafe «Obra inédita de una mujer joven» para eludir la prohibición de trabajar que el gobierno de Vichy imponía a los judíos, esta novela se editaría en 1947, cinco años después de la muerte de su autora, en el campo de concentración de Auschwitz.
La vida provinciana de unas familias de burguesía media-alta, sus costumbres sociales, se ve rota dinamitada por las dos grandes guerras, produciendo una terrible distorsión en sus proyectos, ambiciones, deseos y  costumbres.
Hijo de los propietarios de una importante fábrica de papel desde hace generaciones, el joven Pierre Hardelot contraviene los deseos de sus padres renunciando a su compromiso de boda con Simone Renaudin, la rica heredera que han escogido para él.  Toda la vida posterior a esa decisión, las dos familias, Hardelot y Florent se verán entrecruzadas con los Renaudin, a veces por odios y resquemores, otras por necesidad  y otras por amistad y  amor: “Altos, gruesos, fuertes y rubicundos, se parecían unos a otros, pues se habían unido en matrimonio durante generaciones.”
Así mismo es la historia de un pueblecito cercano a la frontera con Bélgica, Saint-Elme, que sufrirá los avatares de dos guerras,  mientras algún miembro de la familia resiste en el pueblo para salvar la fábrica o al menos, a los empleados, mayoritariamente la población del pueblo. El eje central de la narración lo lleva la pareja Pierre y Agnès, que arrostran la ira del patriarca de la familia, la separación, todas las dificultades, con tal de que prevalezca su unión. La ira del abuelo se une a la ira de la novia despechada, Simone, que hará lo posible por arrancarle su herencia  y quedarse con la fábrica familiar. Los padres, Charles y Marthe se ven incapaces de intervenir, siempre a la sombra del abuelo, Julien Hardelot.
Para más inri, estalla la guerra (la primera gran guerra) y Pierre es movilizado. Saint-Elme es arrasado por los alemanes, pero el viejo Hardelot resiste y volverá a levantar su empresa, con la ayuda económica de Simone, que luchará por su parte en el negocio con uñas y dientes, introduciendo a su marido, Roland, en el lugar que le correspondería a Pierre Hardelot, el desheredado de la familia.

Los años pasan y los Hardelot tienen dos hijos, Guy y Colette. Los problemas económicos aumentan y el dinero de la familia se evapora, con la crisis galopante. Guy tendrá graves problemas derivados de una pasión amorosa y solo el apoyo total de sus padres le salvará del desastre. Pierre y Agnés ven en parte reproducida su vida en la de sus hijos. A Guy le tocará la movilización de la segunda gran guerra. Y el pueblo volverá a ser arrasado, pero quien quedará al pie del cañón, esta vez será Pierre.
En suma, una narración que preludia la de la inacabada “Suite Francesa”, también publicada póstumamente. Las escenas de los atascos en las carreteras llenas de refugiados, huyendo de los bombardeos, tanto en una como en otra guerra, serán reproducidas más tarde en la que será la obra principal de la autora ucraniano-francesa. La terrible indefensión en que se veían las gentes, la desinformación, el caos de la huida, la desmembración de las familias, sin saber qué había sido de unos y otros…Todo esto la Nemirovsky lo conocía bien.


Irène Némirovsky (Kiev, 1903 - campo de concentración de Auschwitz, 1942), novelista de origen ucraniano, que vivió en Francia y escribió en francés. Fue deportada bajo leyes raciales por su origen judío, aunque se había convertido al catolicismo en 1939.



Fuensanta Niñirola




Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog