15/2/21

REINANDO OTROS MUNDOS

REINOS DE OTRO MUNDO
JOSE VTE. PASCUAL

AUTOEDICIÓN AMAZON / KOBO 2021

Compleja y contundente novela que no quiero calificar de histórica, sino más bien de épica y legendaria, cuyo comienzo remite a una anterior novela del mismo autor, Interregno (Ed. B, 2015), en la que los elementos históricos se funden con los mágicos y legendarios. Como su título indica, los reinos de los que se habla en esta narración, son de otro mundo. Pero un mundo que podemos reconocer, porque tiene mucho de este en el que vivimos. Ya lo advirtió Paul Eluard: «hay otros mundos, pero están en éste». La imaginación puede crear mundos irreales… combinando elementos reales. Y esto es lo que sucede con esta obra. Hay en ella, además de Cunqueiro, otros ecos literarios que se irán descubriendo en la lectura, ecos de novelas de caballerías, flashes quijotescos, picaresca, todo ello dentro del depurado estilo de J.V. Pascual, que reúne una magnífica elocución con una retranca latente y a veces claramente manifiesta, junto a una imaginación desbordante y una buena dosis de simbolismos.


La novela se divide en dos partes claramente diferenciadas: el Libro primero, titulado «En pie sobre las ruinas» es el que enlaza directamente con la anterior novela Interregno y se divide a su vez en tres partes. El espacio-tiempo histórico es el mismo, y los países o ciudades que se citan son en parte históricos tambien (los godos, los hunos, Teodorico, Atila, Roma, Lutecia, Aquitania.)… Algunos de los personajes provienen de esa anterior novela, como unos viejos Balbino e Hildebrando, el enano Genebrando, los jóvenes Marcio e Irmina (ya crecidos) aunque aparecen otros nuevos, como el propio narrador de la historia, Conrado, que narra en primera persona. Conrado es un joven guerrero, al servicio de Balbino, e instruido por él en el arte de la guerra. Otro personaje nuevo y que tendrá cierta conexión con el tema de la segunda parte es Ella-Sin-Nombre, misteriosa dama, con aura mágica, que aparecerá cerca del poblado Osos Ciegos, a donde llegan los cuatro protagonistas huyendo de Horcados Negros y los nómadas que lo invaden. En este poblado Marcio e Irmina se constituirán en sus gobernantes, cumpliendo su destino. Nuevos personajes son también los caballeros bizantinos Kosmas y Teódulo. Junto a ellos organizarán la defensa del poblado ante lo que parece una nueva y terrible invasión: «Son legión, multitud, muchas partidas en las que se juntan miles de guerreros. No sabemos de dónde han salido, dónde su tribu, su país de origen... Ninguna estirpe que conozcamos, ningún clan o alianza de los que lucharon junto a nosotros o contra nosotros, forma parte de los ejércitos del Conquistador».

El Libro segundo se titula «Las Nueve Hogueras» y asimismo se subdivide en tres partes. En efecto, este sí es otro mundo, y el autor se vale de otra fórmula que no es el recuento personal: lo que se cuenta proviene del archivo real de un imaginario reino, Dôgud, del cual se rescatan ciertas Actas Extraviadas y las Crónicas del Reinado Feliz. Tal reino se encuentra en un territorio denominado con el impronunciable nombre de Izmra, ocupado también por otros dos reinos: Váraq y Decca Sarayi. El espacio-tiempo es indefinido, podría ser una alta Edad Media, podría ser una Europa con unos reinos de extraños nombres y fronteras indefinidas, que recuerdan los reinos medievales, si bien no reconocerá el lector ninguno: Glavom, Bornegie, Aquiterra, la Ciudad Dorada, Ceteria, etc. Y todos ellos entrarán en una especie de guerra mundial, un conflicto colectivo que retumbará hasta en Oriente despertando de su letargo milenario al inmenso ejército del Conquistador.
Áderv y Ducas, dos jóvenes aspirantes a Guardianes la Corona del reino-sin-rey de las Nueve Hogueras inician la historia y la seguirán protagonizando hasta el final. Su jefe, Dorghen, los embarcará en las naves que les llevarán al país de Dôgud. Su misión: proteger al rey Nabrus, cuyo proyecto de matrimoniar a Everica, reina del vecino Váraq parece conflictivo, puesto que habrán de enfrentarse al reino Decca Sayayi. La futura esposa, Everica, es un personaje de gran fuerza, cuyo plan es proclamarse reina de todo el territorio de Izmra, venciendo a sus enemigos de dentro y fuera del país. Y promover el descubrimiento de nuevas tierras que le reporten grandes riquezas. 

La narración principal está trufada de digresiones, contando la historia de los reinos en litigio y de sus ancestros, para explicar cómo llega al trono Everica y como surgen las luchas internas. Así, encontramos la historia de Selentio, padre de Everica, la de Fruszina, (una especie de nueva Juana de Arco), la de Elicia, ama de las fraguas reales y forjadora del Caballero Fraguado, personaje múltiple que recorre toda la narración, con un toque de humor negro y de Vengador. También hay un personaje muy curioso, Felíbulo, navegante empeñado en descubrir tierras más allá del mar conocido (¿no se percibe cierto aire genovés?) y por cierto, esa es una de las misiones encomendadas por la reina Everica: descubrir un nuevo mundo navegando por Occidente. Todo esto nos suena. Pero no nos equivoquemos: es ficción.
En general, el papel de las mujeres en esta narración es el de dirigentes, el de los hombres es el de los dirigidos, con diversos matices: incluido el «atildado y florido» rey Nabrus, los generales, jefes civiles y militares: el brutal Zlatko, el pederasta Boldiszar, el fedatario Hooter, Devinio, comandante de la flota junto a Felíbulo; Ashkan Nouri es el débil Primogénito de Decca Sarayi, casado con su hermana, la dulce pero luego enérgica Derya; su hermanastro Carebdir, encerrado en la Mansión Tapiada; Mirza Shorab, el perezoso rey de la Ciudad Dorada y supremo Comendador de la Fe, que no se decide a moverse hasta que la amenaza de la Luna Roja se instala ante sus murallas. Hay otros personajes interesantes por el misterio que les rodea: los que rigen los destinos de Ceteria: Freda, personaje incierto, y El Centinela, que, al igual que El Conquistador, no muestran claramente su faz, sino que se mueven en la sombra, son legendarios señores del Tiempo y del Futuro.

La narración, pues, no sigue un trazo rectilíneo, sino que va fluyendo por recorridos sinuosos, siguiendo a uno u otro personaje, en su trayectoria y aventuras, como un gran río que al acercarse lentamente al mar conforma un delta lleno de caños.  Las descripciones de las luchas y las batallas son múltiples, muy detalladas, dando un tono de realismo y verosimilitud, con dosis de fuerte violencia como en la batalla del desfiladero de Savurmak  y la conquista de Yanmisqoi que les da paso a la Ciudad del Alba. Los relatos del viaje por mar tienen un comienzo realista que acaba sumergido en un terreno brumoso, legendario y mágico. 
Cuando entra la narración en su fase final, y surge el reino oriental de la Luna Roja, con un jefe (kan) al que llaman Ordogei el Conquistador, desaparece el protagonismo femenino. «Yo nací el mismo día en que Ella, la Sin Nombre, desapareció para siempre. Me llamaron Conquistador quienes no eran siquiera capaces de ponerse nombre a sí mismos». «No se trata de invadir Occidente, de la guerra y la conquista, sino de la pugna entre el caos y el orden del mundo y de cuantas cosas hay en el mundo», les había dicho el Único, en sus estancias privadas del palacio imperial de Dusa. 

En suma, es esta una narración que atrapa, y aunque en algunos momentos el lector debe esforzarse por no perderse por las ramas de tan frondoso árbol narrativo, poco a poco irá obteniendo una visión más general y comprendiendo hacia donde fluye el río. Disfrute garantizado.


Fuensanta Niñirola



Escritor español, José Vicente Pascual ( Madrid 1956) ha ganado premios tan importantes como el Azorín en 1989 o el Café Gijón en 1993.Ha colaborado con distintos medios escritos, como el diario Ideal o La opinión de Granada. Actualmente forma parte del equipo de redacción de la revista digital El Manifiesto.


Fuensanta Niñirola



 


30/11/20

PÁJAROS VOLANDO


PÁJAROS EN UN CIELO DE ESTAÑO
ANTONIO TOCORNAL
Editorial Versátil, 2020


Es esta una deliciosa novela cuyo cuerpo central se compone de una colección de historias, personajes y sucesos a cuál más maravilloso y fantástico. La fantasía recorre sus páginas con un viso de absoluta cotidianidad. La magia de sus historias, de sus personajes, no tiene fin. La estructura misma de la novela reviste cierta complejidad: comienza como carta, sigue como múltiples relatos y revierte en su final en una carambola que no voy a revelar, pero que el lector encontrará ingeniosa y de gran fuerza sugerente. Del comienzo enlaza y retoma el final cerrando el círculo con una vuelta de tuerca sorprendente.

Tocornal pone en boca del narrador el propósito de esta obra, que califica de epopeya:

 “En ella no hay héroes ni grandes proezas en el sentido épico, pero sí en el doméstico: ya sabes, las hazañas cotidianas de andar por casa que escapan al reconocimiento por insignificantes. Pretendo tan solo hacer una semblanza, un ejercicio de memoria barnizado por la pátina de la ensoñación; un intento de reminiscencia de los que fueron mis vecinos de infancia. (...) Si soy capaz de recoger mis recuerdos de forma fiel a la realidad, estarán sin duda impregnados de esa poesía y de la magia sobrenatural que los rodeaba, y entonces esta crónica será poema y merecerá el nombre de epopeya.”


Todas las historias personales y los sucesos que se relatan comprenden los recuerdos de un ya maduro escritor de gran éxito que vuelve su mirada, en el otoño de su vida, a los  hechos de su infancia. Nacido en un pequeño pueblo andaluz que abandonó en su temprana juventud, un pueblo donde los olivos, los viñedos y algarrobos dominan el seco paisaje, este escritor rememora sus días infantiles, mezclando personajes y hechos pasados, a veces aportando imaginación; en su remembranza sugiere a un amigo de aquella época al que supone aún viviendo en el pueblo, que añada, matice o mejore las distintas historias que le envía, con la intención de pergeñar una última novela, puesto que ya no desea seguir escribiendo, y casi considera estas memorias como su testamento literario. Sin embargo, no es el niño y futuro escritor el protagonista de esta narración. Es el narrador que cuenta lo que vio, lo que le contaron o lo que imaginó a partir de ambas situaciones, siendo como un personaje más, más bien un mero figurante, un observador cuya participación directa solo se produce incidentalmente.


Si bien recrea una gran variedad de personajes, a cuál más disparatado y sorprendente, la vida de ese pueblo imaginario gira en torno a una numerosa familia que, procedente de Flandes, recala un día en Las Almazaras ante la sorprendida y curiosa mirada de los vecinos, alterando novedosamente la vida de la población. Una familia de llameantes pelirrojos, doce hijos y una hija, que bajo la dirección de un padre con pinta de san Antonio (y que recibe inmediatamente ese sobrenombre) y una voluminosa madre con talento adivinatorio pero con demasiado sobrepeso, se instalan en una destartalada granja que han comprado por cuatro perras en los años de la posguerra española, convirtiéndola en toda una factoría con clima propio.


Las aventuras de la familia van Vogelpoel mantienen al lector en constante regocijo y divertimento, porque no solo cada uno de los miembros tiene su historia personal y desternillantes o curiosas anécdotas que contar, sino que su misma presencia hace que la vida del pueblo gire en torno a sus ocurrencias, iniciativas y percances. Estos flamencos de impronunciable apellido pajaril son inmediatamente bautizados como los Pájaros, y numerados por orden de nacimiento, ante la incapacidad andaluza de reproducir sus nombres. Su granja se convierte -por esa magia de la literatura, que transforma la geografía y la misma ciencia meteorológica-, en una especie de “pequeña y húmeda Holanda” encapsulada en un secarral andaluz donde la solanera derrite al más pintado. Los Pájaros conforman un mundo propio, aunque ciertamente se integran en el pueblo desde casi el primer día, sin dejar de mantener su identidad, el color de sus melenas y su endemoniado idioma natal, permanentemente acompañados del clima holandés allá donde vayan, respirando, como diría Wittgenstein, “su propio oxígeno”. Concursos de canto pajaril, fiestas con globos, partidos de fútbol, recogida de aceitunas o de uva, elaboración de cerveza holandesa, cría de jabalíes ...los Pájaros no paran. 


Los recuerdos de infancia del otoñal escritor se ven aumentados por los de un viejo convecino, al que encuentra -cincuenta años más tarde- en un hotel de Buenos Aires, transformado por la edad y la bien ganada riqueza, con el que pasa una agradable y jugosa velada recibiendo más detalles de aquella época, tan lejana ya.  Y así, va desgranando relatos, van apareciendo personajes, todos ellos a cuál más sorprendente, como el cartero Buenaventura Picatoste y su camaleón Hermes; el tío Modesto el ebanista, y su enloquecida esposa Rosamunda, empeñada en encalarlo todo; la niña Fortunata con genitales bífidos, que subyuga a los gemelos pelirrojos; la Pajarita cuyo cuerpo funciona como zahorí cada mes; Trini, el desdentado que ejerce de “mamón”; el maestro don Tarsicio, triste latinista; el prepotente alcalde y los dos Agapitos; el acuarelista alemán, el chimpancé que trae consigo el padre Pájaro; el manejo de la trompeta como lenguaje del Mudo (el noveno Pájaro)...y muchos más, que van apareciendo y desapareciendo, relacionándose unos con otros y resurgiendo con nuevas historias. 


Los relatos, unos divertidos, otros dramáticos, en general, son todos muy tiernos, porque la mirada del escritor no es vengativa, sino nostálgica, cargada de ternura hacia lo que ya pasó o lo que pudo pasar, consiguiendo que el lector siga pegado a las páginas sin resistirse a las disparatadas salidas de San Antonio, cada vez más sorprendente, siempre tratando de mantener a su cuantiosa prole, ideando mil y una añagazas para conseguir comer cada día, y siempre con el apoyo de sus vecinos, que han pasado de la sorpresa inicial a considerarle uno más, a pesar de que el clan pajaril mantiene su identidad propia.


Toda la narración rezuma ironía, buen humor, y ternura, además de estar escrita en un lenguaje ameno y sugerente, muy correcto, cargado de reflexiones sobre la propia literatura, y sobre el paso del tiempo, tema que recorre toda la novela, desde el principio hasta el final, se ve representado por distintos elementos simbólicos, como el famoso reloj de San Antonio, que solo cuenta doce horas al día, por lo que cada hora vale por 120 minutos…en suma, esta novela agradará al lector y es altamente recomendable. 


Fuensanta Niñirola



Antonio Tocornal (San Fernando, Cádiz, 1964)cursó estudios de Bellas Artes en Sevilla y, tras varios años en Parísm se instaló definitivamente en Mallorca. Sus cuentos cortos y algunas de sus novelas han sido premiados en más de treinta certámenes, entre los cuales se encuentran algunos de los más prestigiosos en castellano.  





31/10/20

LEÑANZA EN TORNAVIAJE

   
LA FRAGATA RESOLUCIÓN . LOS TORNAVIAJES.
LUIS DELGADO BAÑÓN
Good Books, 2020
Episodios Nacionales Marítimos, vol. 32




Separada la escuadra del Pacífico en dos divisiones, tras la batalla de El Callao en 1866, (objeto del anterior volumen de la serie) los tornaviajes de ambas seguirán derrotas contrapuestas: una volverá doblando el Cabo de Hornos y subiendo por el Atlántico, y la otra cruzará el Pacífico, con estancias en Tahití, Filipinas,  cruzando el Índico y  finalmente el Atlántico, con algunas incidencias.

El presente volumen se divide, pues, también, en dos partes: el Libro Primero lo constituye la narración de Santiago Leñanza y el Libro Segundo es narrado por el joven Pablo Descallar Leñanza, su primo.

Santiago Leñanza, joven teniente de navío, miembro de la quinta generación que protagoniza estos episodios, relata las intensas aventuras de la primera parte, a bordo de la fragata Resolución. Su padre es Francisco Leñanza, jefe de escuadra y comandante general del Arsenal de La Carraca (Cádiz).

Las generaciones de Leñanzas alternan los Santiagos con los Franciscos, introduciendo algún primo o sobrino. En esta ocasión, será su primo, el alférez de navío Pablo Descallar Leñanza, embarcado en la fragata Numancia. 


En el Libro Primero, pues, Santiago sufrirá la nostalgia de su hogar, sobre todo el recuerdo de su joven esposa Mencía, con  la que apenas pudo pasar unos breves meses antes de embarcar en 1862 y la tristeza de no conocer el rostro de su hijo, nacido mientras él navegaba lejos. Cuatro años durará su ausencia y la ansiedad por conocer el rostro de su hijo le carcomía por dentro. Pero así es la vida del marino.

El lector se ve pronto absorbido por la acción, de gran tensión narrativa, que supuso la hazaña de navegar por las aguas australes en junio, que es el invierno más temido en esas latitudes y más exactamente en el Cabo de Hornos. Pero no solo por los temporales y la furia del mar, el frío y los problemas que todo ello ocasiona. Las cosas se les ponen muy complicadas a la división de navíos que realizan esa derrota: las fragatas Resolución, Villa de Madrid (buque insignia comandado por Mendez Nuñez), Almansa y Blanca. El comandante de la Resolución era el capitán de navío don Carlos Valcárcel y Ussel de Guimbarda, y una vez perdidas de vista las otras naves, a causa de los temporales, tuvo que obrar con independencia y sin el apoyo y ayuda necesarios del resto de la división.  Hay muchos momentos de extrema gravedad en los que la vida de la tripulación y la del propio buque corren peligro inminente.  Toda esta parte es apasionante y esta narrada con evidente emoción y realismo. El lector sentirá el frío polar y las salpicaduras del agua salada, el hambre, la ansiedad y el temor ante un posible naufragio.


El Libro Segundo narra, por boca de Pablo Descallar Leñanza un tornaviaje muy distinto. Más alargado y con diversas recaladas en puertos y estancias en lugares exóticos y maravillosos.  Toda esta narración es muy atractiva y llena de informaciones, anécdotas y aventuras de gran interés. La fragata blindada Numancia, comandada por el capitán de navío don Casto Méndez Núñez, va a combinar en su navegación tanto el vapor como la vela, aprovechando siempre los vientos favorables para ahorrar carbón. Pablo narra brevemente el viaje hasta llegar a El Callao, ya que el principal motivo de su narración será el tornaviaje desde los puertos americanos hasta España cruzando el océano Pacífico.


Tras la separación en dos divisiones, con derrotas y objetivos diferentes, la de poniente quedaba formado por la fragata Berenguela, (buque insignia al mando del capitán de navío Manuel de la Pezuela) la fragata Numancia, goleta Vencedora, vapores Marqués de la Victoria y Uncle Sam, así como el transporte de vela Mataura. En las singladuras a través del Pacífico, la Numancia presentará algunos problemas, entre ellos, sanitarios, pues el inevitable escorbuto se hace presente entre la tripulación. Afortunadamente, la recalada en Otahiti, en la Polinesia francesa, resolverá ese y otros problemas técnicos. La vida en esta maravillosa isla les proporciona momentos inolvidables y algunos un tanto subidos de tono, a Pablo y su amigo Álvaro. De allí partirán hacia Manila. La estancia en aquella ciudad resulta interesante por las diversas expediciones que se realizan y que incluyen algunos momentos de cierta tensión. Después continuarán la navegación por el océano Índico, con escala en Batavia, hasta llegar a Ciudad del Cabo. La derrota originaria se verá cambiada al recibir nuevas órdenes. Finalmente, tras otras muchas aventuras navales y terrestres, la Numancia retorna a Cádiz y Pablo podrá abrazar a su familia y a alguien más.

En resumen, este volumen comprende dos narraciones diferentes, a cual más interesante, que se siguen con emoción y placer. La información está muy bien combinada con la acción, y el lector tiene asegurado el disfrute.



Fuensanta Niñirola

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (6) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) cuentos (1) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (14) Ensayo de arte (1) ensayo histórico (7) Ensayo literario (6) Ensayo Viajes (1) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (5) Microrrelatos (2) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (530) mitologia (1) mitología (2) naval (2) Notas (1) Novela (80) novela aventuras (14) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (19) novela de viajes (2) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (2) Novela espías (3) novela fantastica (2) novela fantástica (5) novela historica (38) Novela histórica (33) Novela histórica naval (19) novela intriga (20) novela japonesa (2) Novela polciaca (8) Novela policiaca (5) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) policiaca (1) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (2) relato mitologico (2) relatos (12) Relatos Oeste (1) Relatos. (18) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (3) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog