14/10/21

EN TREN HACIA ORIENTE


ORIENT EXPRESS. EL TREN DE EUROPA
MAURICIO WIESENTHAL.
ACANTILADO, 2020.



La literatura del tren tiene que ser, por fuerza, impresionista y confusa. Se funden los recuerdos en nuestra vida, igual que se suceden las estaciones, más allá de cualquier argumento. Todo se vuelve pequeño cuando nos ponemos en viaje. El tren nos da un destino, una distancia, un más allá sin trascendencia ni juicio final. Y eso hace más bellas y voluptuosas las historias que, como las noches del tren o las aventuras de amor, no tienen principio ni fin.”


El autor viaja en un moderno Orient Express, desde Inglaterra hasta Estambul. Durante el viaje hace amistad con varias personas, con las que tiene largas conversaciones que, seguidas de digresiones, reflexiones y recuerdos, componen el contenido de este amenísimo texto. Lady Edith y su estirada madre, lady Victoria, el general y su nieta Tatiana, conversan con el autor en diferentes momentos, y finalmente comparten algunos paseos por Estambul y  algunas comidas. Mister Moulton, el conductor de su vagón, también intercambia comentarios y sugerencias, donde se mezclan los recuerdos del autor y la ficción literaria. 


Ese viaje es el hilo conductor de otros muchos viajes, algunos hechos por el autor en los años sesenta y setenta, otros realizados por múltiples personajes, célebres por distintas  situaciones, que viajaron en el Orient Express en épocas muy diversas, e incluso como Agatha Christie o Graham Greene, escribieron famosas novelas sobre ello. Famosos políticos, artistas, aristocráticos y exóticos viajeros, como rajás indios con su harem…espías, escritores, mujeres de bandera…

Victoria fue la primera reina que viajó en tren, cuando este medio de transporte se consideraba todavía muy peligroso. Cruzó incluso el impresionante puente del Tay, sin sospechar que, cinco meses más tarde, ese prodigio de la ingeniería sería arrastrado por una tormenta”



Pero no solo se habla aquí de este tren, sino de muchos otros trenes, y de los diversos recorridos que el Orient Express tuvo a lo largo de los años desde su creación.  Conocerá el lector el origen y las circunstancias que rodearon los comienzos del Orient Express, cuyos tres primeros vagones nacieron en Bruselas, en 1883, por obra de la Compagnie Internationale des Wagons-Lits, fundada por el empresario belga Georges Nagelmackers en 1876. Muchos empresarios pretendían abrir las fronteras europeas a nuevos mercados de oriente. Esos primeros vagones se habían de detener al toparse con el Danubio un poco más allá de Bucarest. Como aun no había puente para cruzarlo, los viajeros debían embarcar para llegar a la otra orilla, y allí comenzaba propiamente Oriente…un tren local transportaba a los primeros viajeros hasta la costa del mar Negro y desde allí a Estambul. ¡Toda una aventura! Más tarde, en 1889, el tren recorrería Budapest, Belgrado y Sofía sin transbordos.

La noche del 19 de mayo de 1977 el último tren directo París-Estambul abandonaba melancólicamente la Gare de Lyon. La mayoría de los pasajeros que viajábamos aquel día arrastrábamos nuestras propias maletas, y sólo de tarde en tarde se oía el estrépito de las carretas de los porteadores.”


En 1982 se inauguró un nuevo Orient Express que recorría de Londres a Venecia, sin carbón, con líneas electrificadas, perdiendo gran parte de su encanto.


Distintas circunstancias luctuosas ocurrieron a través de los años de circulación de los trenes: descarrilamientos, ataques de bandidos, incendios, grandes nevadas que mantuvieron el tren paralizado durante días…algo de esto se ve reflejado en la novela de Agatha Christie, concretamente la impresionante nevada de 1929 en la frontera turca. Ya al llegar a Venecia, los canales estaban helados y la ciudad completamente blanca. Pasada la frontera de Rumanía y cruzando Bulgaria la cosa empezó a ponerse realmente fea. A 130 km de Estambul, el tren quedó paralizado por completo ¡durante seis días!… No podían enviar mensajes ni pedir ayuda, en Turquía no había personal limpiando las vías. Los propios viajeros hubieron de organizarse para abrir un túnel en el hielo hasta que al final un grupo consiguió alcanzar un pequeño pueblo turco que les proporcionó, comida, leña y raquetas para andar por la nieve. Al final se consiguió organizar el rescate y el séptimo día volvió a ponerse en marcha el tren. 

Esta y otras muchas anécdotas pueden encontrarse a lo largo de los 32 capítulos del libro, muchas son históricas y otras muchas son personales del autor, viajero impenitente.

 


Los viejos trenes de lujo, aquellos hoteles rodantes en los que vivimos nuestros primeros desvelos de aventura, han ido desapareciendo de Europa. Se fueron, se van, se irán a las vías muertas, arrastrados por las guerras y las prisas, por las burocracias y por la irremisible decadencia de los ideales que constituían la base de nuestra cultura europea.”



Mauricio Wiesenthal (
Barcelona, 1943), además de escritor, ha sido profesor de Historia de la Cultura y conferenciante invitado en varias universidades. Entre sus obras destacan los ensayos La belle époque del Orient Express (1979) e Imagen de España (1984) y la novela El testamento de Nobel (1985). Su pensamiento y su estilo literario son herederos del gran legado cultural europeo, tradición en la que se inscribe su «Trilogía europea» (Libro de Réquiems, 2004; El esnobismo de las golondrinas, 2007; y Luz de vísperas, 2008). Siguiendo mi camino (2013), Rainer Maria Rilke (2015), La hispanibundia (2018), Orient-Express (2020) y El derecho a disentir (2021).



Fuensanta Niñirola

7/10/21

MUJERES ROMANAS


MÁS TEMIBLES QUE ANÍBAL

JAVIER TAZÓN


2021




Más temibles que Aníbal parecen ser las mujeres retratadas en esta historia. Porque si de hombres es la guerra, de mujeres es la polémica verbal. Y en este texto se ve muy bien reflejado ese comportamiento femenino, en sus distintas vertientes, positivas y negativas.

Los recuerdos y los sueños de la anciana Tertia Emilia, la cual, en su hora postrera, asistida por una casi ciega Florila, y rondada por Nix, la Diosa de la Noche, hace emerger de las profundidades de su memoria hechos que ocurrieron en Roma durante los años de guerra contra el ejército de Aníbal en la península italiana, y los luctuosos sucesos posteriores, en los que se quiso acabar con los ritos dionisíacos, importados de Grecia y contrarios a las sobrias costumbres tradicionales romanas. Una serie de personajes están dramáticamente  implicados en esos hechos.


Los dioses de los vientos Volturno y Aquilón u Orfión describen, sobrevolándolas, las batallas de Tesino, Trebia, Trasimeno y Cannas. Batallas que supusieron enormes y humillantes derrotas para el ejército Romano, por la mala dirección y gestión de sus generales, que no valoraron suficientemente la fuerza de los púnicos, y convirtieron a Roma en una población de viudas, huérfanos, y madres sin hijos. Uno de los personajes, Marco Floronio, cuenta a su familia más batallas y movimientos militares vividos junto a Publio Cornelio; impresionante el recuerdo de la batalla de Zama, donde finalmente el poderío romano se impone sobre Cartago. Otras voces son las de Atilia y Sulpicia, viudas de Postumio y Rufo, las cuales se cuentan una a la otra los terribles castigos a las adúlteras y la reacción contra ciertas mujeres acusadas de sacrilegio tras la ley Oppia presentada por Catón.


Además de las grandes batallas citadas, se ve reflejado en la novela un conjunto de movimientos sociales: las protestas y manifestaciones de las masas femeninas lideradas por Lelia Paulina, esposa -y después viuda- de Cayo Floronio, general en la guerra contra  Aníbal. Las maquinaciones de los malvados Tito y Pictor, cuya obsesión se centraba en machacar la dulce unión de Secunda y Cantilio; las aventuras guerreras de Cantilio y Marco Floronio, y sus desventuras amorosas; la educación de Floronia como vestal por la gran Opimia; las relaciones entre Publio Cornelio Escipión y Tertia Emilia, la maledicencia de Manlia, Sulpicia, y Atilia. Y los resquemores del censor ultra conservador Marco Porcio Catón, eterno perseguidor del lujo y la lujuria, y de toda costumbre no romana. Pacula Annia, esposa de Marco, protagoniza las fiestas dionisíacas, las bacanales, narradas impersonalmente. Todo ello recrea una Roma muy tangible y muy cercana.


Los años pasan y Tertia va recordando sucesos posteriores: cómo el resentido Catón dirige al Senado sus invectivas contra muchas mujeres acusadas sin claras pruebas de prostitución, lujuria y peligrosos ritos báquicos. Y cómo algunos de los supervivientes a las masacres consiguen la venganza contra los malvados instigadores de crímenes múltiples. Finaliza la narración con el encuentro postrero de un viejo y enfermo Catón con una agonizante Tertia y la descripción de los ritos funerarios tras la muerte de esta.

En suma, una obra coral donde desde diversos puntos de vista se relatan los hechos que tuvieron lugar históricamente en la Roma republicana y que se centran en la enemistad entre Escipión y Catón y en la sangrienta represión de las fiestas bacanales en los años 180 a.J. Los narradores van alternándose, si bien la principal línea de narración es la de Tertia Emilia. 


Javier Tazón Ruescas, santanderino, nacido en 1953, es licenciado en Derecho, ha ejercido como urbanista, ha creado asociaciones gastronómicas como la Cofradía de la Sidra y la Asociación Gastronómica de Escalante y ha sido también profesor de técnica literaria.




Fuensanta Niñirola.

17/6/21

TRILOGÍA DEL BOUNTY

El motín del Bounty I ( 1932)

Hombres contra el mar II (1933)

La isla de Pitcairn III (1934)
C. Nordhoff & J.N.Hall


Ed.Muchnik, 2002



Mucho se ha escrito sobre el famoso motín en el barco de su británica majestad HMS  Bounty, empezando por el propio Capitán Bligh, que tras conseguir salvarse junto a los 18 miembros de su tripulación que le fueron fieles, redactó un largo texto exculpatorio sobre su aventura. Julio Verne publicó un breve librito (escrito por Gabriel Marcel) relatando el motín. Recientemente, Caroline Alexander publicó un libro sobre el tema en 2005 y John Boyne en 2008, y el cine tiene múltiples versiones del motín, empezando por la versión muda de Raymond Longford en 1916; la de 1935, en la que debuta un jovencísimo Errol Flynn; la de 1935 con Clark Gable y Charles Laughton; la famosa Rebelión a bordo (1962) con Marlon Brando y Trevor Howard y acabando por la más reciente de 1984, The Bounty, con Mel Gibson y Anthony Hopkins. 


Motines en barcos han habido muchos, sobre todo en las épocas en las que navegar consistía en concentrar a una diversa población masculina para pasar -a veces- años confinada en un cascarón maloliente sufriendo incomodidades y el inevitable roce físico y moral de hombres rudos, ignorantes y a veces brutales, bajo las órdenes de un mínimo equipo de oficiales, generalmente de aristocráticos orígenes, cuyo modo de mantenerse en el puesto de mando era la más férrea disciplina, que entrañaba situaciones crueles, injustas y terribles. La marina real británica se caracterizaba precisamente por unas leyes y unas normas excesivamente rígidas, que, aplicadas literalmente por algunos capitanes, llevaba a situaciones de verdadera crueldad y sadismo.

Este parece que fue el caso del teniente William Bligh, de 33 años, al mando del Bounty, si bien se conjuntaron otros factores que unidos hicieron saltar la chispa que originó el motín en 1789. El Bounty partió de Inglaterra en 1787 con la misión de recolectar árboles del pan en Tahití  y llevarlos a las Antillas. Fletcher Christian, subteniente que encabezó el motín, tenia 23 años. La tripulación era de 46 hombres, de los cuales sólo dos eran botánicos civiles. Los demás, eran marineros y oficiales, todos menores de 30 años.


Lo interesante de esta trilogía es que muestra los distintos puntos de vista y las tres situaciones que surgieron y cuyo punto álgido es la rebelión. Pero una cosa hay que destacar: lo que los autores presentan es una novela, un relato de ficción, si bien basado en hechos reales, pero dejando un margen amplio para que la imaginación recomponga algunas partes de las que carecemos información o cuya información es muy limitada o parcial. 


En el primer libro se relata el viaje del Bounty, la gestación y desarrollo del motín, la vida de los amotinados en Tahití, la llegada del Pandora y el accidentado viaje de retorno, sí como la llegada a Inglaterra y el proceso donde se juzga a los prisioneros. 

Narrado desde el punto de vista de un joven guardiamarina de ficción, Mr. Byam, (inspirado en la figura real de Peter Heywood) que no fue partícipe del motín pero que acabó por quedarse en el barco y finalmente fue uno de los que desembarcaron en Tahití viviendo en aquel paraíso hasta que el HMS Pandora los capturó y trajo de vuelta a Inglaterra encadenados. Byam tiene la ficticia misión de recoger información sobre la lengua tahitiana y componer un diccionario, por encargo de sir Joseph Banks, (personaje real, presidente de la Royal Society). Heywood precisamente destacó por su aprendizaje del idioma y adaptación a la vida tahitiana. 


El segundo libro, más breve, relata el aventurado y asombroso viaje de Bligh y 19 tripulantes leales en una lancha, sin armas para defenderse y con una limitada despensa e instrumentos de navegación, desde el lugar del motín hasta el puesto holandés en Timor, unos 6500 km al oeste del punto de partida, y su llegada a Inglaterra en 1790. La narración corre a cargo del ayudante del cirujano Thomas Ledward, personaje real. El texto se ciñe a la narración del propio Bligh, al que los autores de la novela presentan desde otra óptica, en la que se valora la gran capacidad de Bligh como marino y su temple personal, que consigue llevar vivos a sus hombres hasta Timor y Batavia. 


El tercer y último libro es donde los autores dejan más libre la imaginación, si bien se basa en los diarios de Christian y el relato que Adams hizo al capitán del Topaz, primer barco que los encontró. Los ocho amotinados que no quisieron quedarse en Tahití (por miedo a que los encontraran y fueran ajusticiados) buscaron una isla perdida en el Pacífico, que resultó ser Pitcairn, descubierta en 1767, pero mal situada en los mapas. Llevaron consigo a veinte polinesios.


Desde 1790 como únicos pobladores,  las relaciones entre los 6 hombres y 14 mujeres tahitianos con los británicos sufrirían altibajos, la organización de la convivencia fue complicada y finalmente las luchas entre ellos, raciales, culturales y de género, muestran la naturaleza humana al desnudo, llevada a límites insospechados. Lo cierto es que cuando finalmente casi dos décadas después, en 1808,  un barco llegó a Pitcairn, de los amotinados solo quedaba con vida un viejo John Adams ( llamado por sus compañeros Alexander Smith)  y un numeroso grupo de mujeres tahitianas y niños mestizos. Aquí finaliza la narración. 

En la historia real, al llegar en 1814 dos buques ingleses, la población era de 45 personas, aún liderada por Adams, que murió en 1829. Actualmente la población aún agrupa a descendientes de aquellos amotinados.


La narración de los tres libros resulta muy amena y verosímil, los hechos relatados tienen pequeñas variaciones con los históricos, puesto que también los relatos de los participantes adolecen de cierta parcialidad, pero recordemos que es una novela en la que interviene la ficción histórica.  La lectura se disfruta con emoción e interés.



Fuensanta Niñirola

29/4/21

RIBERA Y HERAS




RIBERA Y YO
Un diario.

ARTUR HERAS

Edición en castellano: Ed. Media Vaca, 2019

Edición en valenciano: Ed. Alfons el Magnànim. 2019

Espléndida edición ilustrada, en la cual la combinación de textos y de imágenes es paralela, no solo en cuanto a la alternancia de texto y de imagen, sino también a la alternancia de lenguajes. El lenguaje de la imagen no está pensado sólo como acompañante del texto, como mera ilustración, sino que tiene protagonismo propio, conlleva una lectura, ya que el artista expresa con las imágenes lo que no puede expresar con las palabras. Se trata de un conjunto de pinturas y dibujos sobre papel, collages, aguafuertes, imágenes mezcladas con ordenador, etc. realizadas no expresamente para este libro, sino más bien elegidas y reunidas con motivo del libro, extrayéndolas de las carpetas donde el artista ha ido acumulando material a través de los años.

En cuanto a los textos, se nos presentan con la forma de un diario, no un diario con fechas y datos, sino más bien un dietario, donde cada entrada reúne una serie de anotaciones, reflexiones, recrea momentos pasados o imaginados, intercalando la propia vida el artista/autor con la vida y la obra del genial Ribera, y relacionándolo con todo un mundo cultural, con otros artistas, pintores, literatos, incluso cineastas, en los que podemos rastrear la influencia del genial emigrado a Nápoles.

La mirada de Artur Heras comienza retrotrayéndose a sus recuerdos de infancia por las calles de Xátiva, imaginando a su vez los que pudo tener el niño Josep Ribera, los años de formación y su posterior y definitivo viaje en 1606 a Italia, país que le acoge y que le reconocerá como un grandísimo maestro de su arte. Los viajes del autor, su mirada al mar, el eterno «mar nuestro», que Ribera cruzó y miró mil veces en la maravillosa bahía napolitana junto a la elevación humeante del Vesubio, alternan con visitas al Prado o a otros museos o espacios de arte, donde figuran obras de Ribera. 

A lo largo de las entradas del diario van surgiendo retazos de la vida de Ribera, pero tambien de las vidas de otros artistas contemporáneos que tuvieron relación con él, como Artemisia y Orazio Gentilleschi, Caracciolo, Corenzio, Guido Reni…no pudo conocer a Caravaggio porque éste murió cuando Ribera llega a Roma, aunque conoció y admiró sus obras.


Los textos, escritos con un lenguaje claro y a menudo poético, despliegan una visión amplísima, nada académica, una muy personal mirada de artista con gran bagaje cultural, con la que recorre la obra de Ribera, que no se limita a los temas religiosos,  pese a ser más conocido por ellos. Heras los relaciona con la obra de otros muchos artistas -incluso contemporáneos-, desde Bacon a Picasso pasando por Saura o Millares, incluso con cineastas como Kurosawa (que tambien tenía su veta pictórica), con autores literarios y poetas. Todo ello da un toque interesantísimo a los textos, que invitan a leerlos con delectación y mesura, siguiendo los vaivenes de los recuerdos, la imaginación, las referencias y las ideas lanzadas por el autor a propósito de temas, estilos, y un sinfín de detalles que resultan francamente atractivos, además, por su alternancia con las imágenes, que a su vez nos cuentan historias, relatos paralelos y a veces convergentes.


Artur Heras,
(Xátiva, 1945) artista valenciano de prolífica trayectoria que abarca pintura, ilustración y escultura, comenzó su andadura en los primeros años sesenta, impregnándose de las corrientes pop y el neo-realismo. Desde entonces ha seguido año tras año trabajando sobre diversos temas, mostrando su obra en una gran variedad de espacios, como puede comprobarse en su web https://arturheras.com/
Este libro que reflexiona sobre la enorme figura del artista Josep Ribera, (Xátiva, 1591- Nápoles,1652), llamado Españoletto por los italianos, se gesta en relación con la exposición «Sura com el desig i el destí en la memòria» realizada en diversos espacios de su ciudad  natal, en 2019.


Fuensanta Niñirola

15/2/21

REINANDO OTROS MUNDOS

REINOS DE OTRO MUNDO
JOSE VTE. PASCUAL

AUTOEDICIÓN AMAZON / KOBO 2021

Compleja y contundente novela que no quiero calificar de histórica, sino más bien de épica y legendaria, cuyo comienzo remite a una anterior novela del mismo autor, Interregno (Ed. B, 2015), en la que los elementos históricos se funden con los mágicos y legendarios. Como su título indica, los reinos de los que se habla en esta narración, son de otro mundo. Pero un mundo que podemos reconocer, porque tiene mucho de este en el que vivimos. Ya lo advirtió Paul Eluard: «hay otros mundos, pero están en éste». La imaginación puede crear mundos irreales… combinando elementos reales. Y esto es lo que sucede con esta obra. Hay en ella, además de Cunqueiro, otros ecos literarios que se irán descubriendo en la lectura, ecos de novelas de caballerías, flashes quijotescos, picaresca, todo ello dentro del depurado estilo de J.V. Pascual, que reúne una magnífica elocución con una retranca latente y a veces claramente manifiesta, junto a una imaginación desbordante y una buena dosis de simbolismos.


La novela se divide en dos partes claramente diferenciadas: el Libro primero, titulado «En pie sobre las ruinas» es el que enlaza directamente con la anterior novela Interregno y se divide a su vez en tres partes. El espacio-tiempo histórico es el mismo, y los países o ciudades que se citan son en parte históricos tambien (los godos, los hunos, Teodorico, Atila, Roma, Lutecia, Aquitania.)… Algunos de los personajes provienen de esa anterior novela, como unos viejos Balbino e Hildebrando, el enano Genebrando, los jóvenes Marcio e Irmina (ya crecidos) aunque aparecen otros nuevos, como el propio narrador de la historia, Conrado, que narra en primera persona. Conrado es un joven guerrero, al servicio de Balbino, e instruido por él en el arte de la guerra. Otro personaje nuevo y que tendrá cierta conexión con el tema de la segunda parte es Ella-Sin-Nombre, misteriosa dama, con aura mágica, que aparecerá cerca del poblado Osos Ciegos, a donde llegan los cuatro protagonistas huyendo de Horcados Negros y los nómadas que lo invaden. En este poblado Marcio e Irmina se constituirán en sus gobernantes, cumpliendo su destino. Nuevos personajes son también los caballeros bizantinos Kosmas y Teódulo. Junto a ellos organizarán la defensa del poblado ante lo que parece una nueva y terrible invasión: «Son legión, multitud, muchas partidas en las que se juntan miles de guerreros. No sabemos de dónde han salido, dónde su tribu, su país de origen... Ninguna estirpe que conozcamos, ningún clan o alianza de los que lucharon junto a nosotros o contra nosotros, forma parte de los ejércitos del Conquistador».

El Libro segundo se titula «Las Nueve Hogueras» y asimismo se subdivide en tres partes. En efecto, este sí es otro mundo, y el autor se vale de otra fórmula que no es el recuento personal: lo que se cuenta proviene del archivo real de un imaginario reino, Dôgud, del cual se rescatan ciertas Actas Extraviadas y las Crónicas del Reinado Feliz. Tal reino se encuentra en un territorio denominado con el impronunciable nombre de Izmra, ocupado también por otros dos reinos: Váraq y Decca Sarayi. El espacio-tiempo es indefinido, podría ser una alta Edad Media, podría ser una Europa con unos reinos de extraños nombres y fronteras indefinidas, que recuerdan los reinos medievales, si bien no reconocerá el lector ninguno: Glavom, Bornegie, Aquiterra, la Ciudad Dorada, Ceteria, etc. Y todos ellos entrarán en una especie de guerra mundial, un conflicto colectivo que retumbará hasta en Oriente despertando de su letargo milenario al inmenso ejército del Conquistador.
Áderv y Ducas, dos jóvenes aspirantes a Guardianes la Corona del reino-sin-rey de las Nueve Hogueras inician la historia y la seguirán protagonizando hasta el final. Su jefe, Dorghen, los embarcará en las naves que les llevarán al país de Dôgud. Su misión: proteger al rey Nabrus, cuyo proyecto de matrimoniar a Everica, reina del vecino Váraq parece conflictivo, puesto que habrán de enfrentarse al reino Decca Sayayi. La futura esposa, Everica, es un personaje de gran fuerza, cuyo plan es proclamarse reina de todo el territorio de Izmra, venciendo a sus enemigos de dentro y fuera del país. Y promover el descubrimiento de nuevas tierras que le reporten grandes riquezas. 

La narración principal está trufada de digresiones, contando la historia de los reinos en litigio y de sus ancestros, para explicar cómo llega al trono Everica y como surgen las luchas internas. Así, encontramos la historia de Selentio, padre de Everica, la de Fruszina, (una especie de nueva Juana de Arco), la de Elicia, ama de las fraguas reales y forjadora del Caballero Fraguado, personaje múltiple que recorre toda la narración, con un toque de humor negro y de Vengador. También hay un personaje muy curioso, Felíbulo, navegante empeñado en descubrir tierras más allá del mar conocido (¿no se percibe cierto aire genovés?) y por cierto, esa es una de las misiones encomendadas por la reina Everica: descubrir un nuevo mundo navegando por Occidente. Todo esto nos suena. Pero no nos equivoquemos: es ficción.
En general, el papel de las mujeres en esta narración es el de dirigentes, el de los hombres es el de los dirigidos, con diversos matices: incluido el «atildado y florido» rey Nabrus, los generales, jefes civiles y militares: el brutal Zlatko, el pederasta Boldiszar, el fedatario Hooter, Devinio, comandante de la flota junto a Felíbulo; Ashkan Nouri es el débil Primogénito de Decca Sarayi, casado con su hermana, la dulce pero luego enérgica Derya; su hermanastro Carebdir, encerrado en la Mansión Tapiada; Mirza Shorab, el perezoso rey de la Ciudad Dorada y supremo Comendador de la Fe, que no se decide a moverse hasta que la amenaza de la Luna Roja se instala ante sus murallas. Hay otros personajes interesantes por el misterio que les rodea: los que rigen los destinos de Ceteria: Freda, personaje incierto, y El Centinela, que, al igual que El Conquistador, no muestran claramente su faz, sino que se mueven en la sombra, son legendarios señores del Tiempo y del Futuro.

La narración, pues, no sigue un trazo rectilíneo, sino que va fluyendo por recorridos sinuosos, siguiendo a uno u otro personaje, en su trayectoria y aventuras, como un gran río que al acercarse lentamente al mar conforma un delta lleno de caños.  Las descripciones de las luchas y las batallas son múltiples, muy detalladas, dando un tono de realismo y verosimilitud, con dosis de fuerte violencia como en la batalla del desfiladero de Savurmak  y la conquista de Yanmisqoi que les da paso a la Ciudad del Alba. Los relatos del viaje por mar tienen un comienzo realista que acaba sumergido en un terreno brumoso, legendario y mágico. 
Cuando entra la narración en su fase final, y surge el reino oriental de la Luna Roja, con un jefe (kan) al que llaman Ordogei el Conquistador, desaparece el protagonismo femenino. «Yo nací el mismo día en que Ella, la Sin Nombre, desapareció para siempre. Me llamaron Conquistador quienes no eran siquiera capaces de ponerse nombre a sí mismos». «No se trata de invadir Occidente, de la guerra y la conquista, sino de la pugna entre el caos y el orden del mundo y de cuantas cosas hay en el mundo», les había dicho el Único, en sus estancias privadas del palacio imperial de Dusa. 

En suma, es esta una narración que atrapa, y aunque en algunos momentos el lector debe esforzarse por no perderse por las ramas de tan frondoso árbol narrativo, poco a poco irá obteniendo una visión más general y comprendiendo hacia donde fluye el río. Disfrute garantizado.


Fuensanta Niñirola



Escritor español, José Vicente Pascual ( Madrid 1956) ha ganado premios tan importantes como el Azorín en 1989 o el Café Gijón en 1993.Ha colaborado con distintos medios escritos, como el diario Ideal o La opinión de Granada. Actualmente forma parte del equipo de redacción de la revista digital El Manifiesto.


Fuensanta Niñirola



 


Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (6) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) cuentos (1) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (14) Ensayo de arte (1) ensayo histórico (7) Ensayo literario (6) Ensayo Viajes (1) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (5) Microrrelatos (2) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (530) mitologia (1) mitología (2) naval (2) Notas (1) Novela (80) novela aventuras (14) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (19) novela de viajes (2) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (2) Novela espías (3) novela fantastica (2) novela fantástica (5) novela historica (38) Novela histórica (33) Novela histórica naval (19) novela intriga (20) novela japonesa (2) Novela polciaca (8) Novela policiaca (5) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) policiaca (1) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (2) relato mitologico (2) relatos (12) Relatos Oeste (1) Relatos. (18) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (3) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Archivo del blog