14/2/13

MANKELL EN SOLEDAD


PROFUNDIDADES
HENNING MANKELL
Ed, Tusquets/ Fabula


En esta novela, Mankell abandona por un tiempo al comisario y se adentra en un mundo más perturbador: cercano al más oscuro y tenebroso de Conrad, un poco más al norte. La búsqueda  interior, la desolación, la blanca inmensidad del Báltico y la inmensa soledad del protagonista, obsesionado con las mediciones de los espacios, de las distancias, de las profundidades marinas, obsesionado con la muerte, atrapado en un aislamiento emocional  que le destroza su matrimonio y destroza a todo aquel que intente sobrepasar esas distancias que continuamente mide entre él y el mundo circundante.
Ciertamente con un eco conradiano, pero a su vez con la marca indeleble del mundo nórdico, de las blancas soledades desérticas, del frío en el alma, de la interminable noche invernal. El protagonista, un oficial de la marina sueca experto en mediciones submarinas, es enviado a una misión en el Báltico, para localizar nuevas rutas seguras entre los archipiélagos, ante la posibilidad de que la guerra recién comenzada en Europa –estamos en 1914- afectase a Suecia, por el momento neutral. Ya por el comportamiento peculiar del capitán Lars Tobiasson-Svartman percibimos un halo perturbador e inquietante que le envuelve. Su obsesión por cambiarse el apellido, su necesidad de aislamiento, su absoluta incomunicación con su esposa, Kristina, su manifiesta repugnancia hacia la suciedad, la enfermedad, su terror a la muerte, y al mismo tiempo su atracción  inconsciente por todo aquello que le agobia; todo esto ya nos describe un carácter inseguro, débil, carente de identidad. Sin saber por qué, mientras con su esposa mantiene una relación fría y distante, se siente atraído irremisiblemente por una solitaria mujer, sucia y andrajosa, pero fuerte y valiente, que vive asilvestrada y aislada en un islote perdido en el mar.  Esa atracción le lleva a cambiar su vida en función de volver a verla, llegando a cometer delitos, acciones reprobables, en fin, pasando por encima de todo con tal de conseguir su objetivo. El que ambas tengan una hija de él, y que ambas lleven el mismo nombre tampoco es casualidad.  Pero ¿Cuál es su objetivo, realmente? Porque parece que vuelva a reproducir su vida, la vida que abandona, al convivir con esta mujer, Sara, que le atrae como una sirena, directamente hacia el abismo, ese abismo insondable cuya profundidad no consigue medir.
La novela es muy dura, es una inmensa parábola sobre el hombre actual, que ha perdido pie frente al papel tradicional, ante el cambio producido en las mujeres, ha perdido los papeles frente al mundo, agobiado por la fuerza del elemento femenino, que asienta firmemente sus raíces en la tierra, la Mujer  a quien desea pero teme, porque es más fuerte que él, y sus ataduras le aterrorizan: es una imagen del hombre desarraigado,  que reacciona violentamente contra todo aquello que le aterroriza, y lo que más le asusta, finalmente es él mismo, por lo que toda su trayectoria es una huida, una escapada hacia delante, pero el enemigo está dentro y no puede con él hasta que realmente lo reconoce y lo enfrenta.
La mujer es presentada como una fuerza de la naturaleza: Kristina, una desconocida en realidad, de la que no puede imaginar sus pensamientos ni lo que puede hacer en su ausencia,  pero que reacciona como una gata para recuperar a su hombre. Y Sara, es casi un animal, forma parte de la naturaleza, en simbiosis con la isla en la que vive como un ánade o una serpiente. Pero tanto una como otra saben lo que quieren y luchan por ello. Lars, el protagonista masculino no lo sabe: está absolutamente perdido. 
El tema de la novela es la búsqueda de la identidad, la contraposición de verdad y mentira, la afirmación del hombre solo, libre, pero a la vez acosado por un mundo que le exige que se defina, que mida la realidad: el leit motiv de toda la narración es la medición constante: su plomada, con la que duerme abrazado por las noches, su continua marca de distancias, reales o imaginarias, que acaba por confundirle realidad con ficción.
Su tono es calculadamente gélido, como el invierno báltico, hasta el punto de que al leerlo se siente un cierto malestar, una necesidad de arroparse o de acercarse al fuego.  Frases cortas, lanzadas como plomadas, capítulos cortos, que van creando un distanciamiento entre el lector y lo que se nos narra. Cada vez nos alejamos más del protagonista, cada vez nos sentimos como las dos mujeres entre las que oscila como un péndulo, sin cesar de acercarse y alejarse, sin solución de continuidad. La acción es lenta, salvo en algunos momentos en los que se precipita el horror.     
Las imágenes que me sugiere su lectura me remiten a aquellas viejas películas de Bergman, -suegro del autor- concretamente, La vergüenza (1968), donde la desolación imprecisa, el clima de  guerra, una guerra abstracta, dolosa pero incierta, esa atmósfera es la que en cierto modo me resuena como un eco.  También algunas imágenes de Edvard Munch, el pintor noruego cuya obra más conocida es El grito, pero que tiene otras de un asfixiante ambiente, un pintor que trata el tema de la muerte y el dolor, la soledad y la tristeza, y que podría recordarnos algunos momentos de la lectura.
Se lee casi de un tirón, y aunque deja un regusto amargo, considero que es una buena novela, de factura simple y concisa, que nos lleva de la mano hasta el final, un final que intuimos poco a poco pero no acabamos de creer hasta que lo leemos.
Henning Mankell (Estocolmo, 1948), escritor y dramaturgo sueco, especializado en novela negra y creador del personaje del inspector Wallander, reparte su vida entre Suecia y Mozambique, donde es director del Teatro Nacional; está casado con la hija del cineasta Ingmar Bergman; recibió en 1992 el premio Glassnokkelen para novela negra nórdica, y  en 2006 el premio español Pepe Carvalho.

Ariodante

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog