UN PASEO POR LAS LETRAS Y POR LAS ARTES: AZUL EN LA MIRADA Y TIERRA BAJO MIS PIES.

NIÑIROLART

NIÑIROLART
Mi pagina de arte en facebook

21/4/10

ISABEL BARCELÓ Y LA FERIA DEL LIBRO DE VALENCIA


ISABEL BARCELÓ ABRE LA 41ª EDICIÓN DE LA FERIA DEL LIBRO DE VALENCIA CON LA PRESENTACIÓN DE SU NOVELA DIDO.

Ayer, día 20 de abril, se inauguró la Feria del Libro de Valencia, acompañada de un espléndido tiempo primaveral. Tuvimos el honor de asistir a la presentación del libro Dido. Reina de Cartago, con un lleno total en la carpa nº2.

La presentadora y también escritora María García-Lliberós, que precedió en su intervención a la autora, nos habló brevemente del libro y de Isabel. Del libro destacó la importancia de la transmisión verbal en la publicidad de una obra, ya que en este caso ha sido conocida más por este medio que por un despliegue publicitario tradicional. María destacó la trayectoria de Isabel, sus anteriores publicaciones, su sentido del humor, su amor por las ciudades y por Roma en concreto, donde pasó una buena temporada documentándose y empapándose de la cultura romana y antigua. Luego resumió la obra brevemente.

Isabel Barceló, en su intervención, habló de la gestación de la novela: la peculiaridad de haber sido escrita por entregas, en su blog, con la participación entusiasta de sus comentaristas y amigos habituales, participación en el sentido de ánimos, sugerencias, impresiones, en fin, hasta el punto de que ella les hizo participar a cada uno con la elección de un personaje, animal u objeto que tuviera una mínima o mediana ocurrencia en la novela. Hasta ¡setenta! se vieron representados por alguien, o por un perrito, o un matorral, o por una copa. En ese proceso se dio cuenta de que cada uno de los participantes sacaba algo oculto de sí mismo, algo que la fantasía hace aflorar y que a veces ignoramos su presencia en nuestro interior.

¿Por qué elegir el personaje de Dido, que fundó Cartago - se pregunta Isabel- y no una mujer romana, después de su admiración por Roma? Pues le atrajo como mujer y como reina, como personaje algo olvidado y digamos ensombrecido por la potente figura de Eneas, que Virgilio magnificó en su épica. Y ella quiso hacer su contribución a la heroica reina que consiguió, según la leyenda, salvar el tesoro y una parte de la población tiria, evitar una sangrienta guerra civil y marchar con sus partidarios a fundar otro país: Cartago. Su inteligencia, su valor, su astucia para arrebatar con el truco de la piel de toro, el mayor espacio posible al rey libio. Su lealtad para con sus seguidores y colaboradores, su ternura en sus amores con Eneas, todo ello hace de Dido un maravilloso personaje, atractivo y emotivo.

Además hay otros muchos actores que pueblan su novela que son completamente imaginarios, pero según Isabel, lo importante en una novela histórica –y yo diría más, en cualquier novela- es su coherencia interna, su equilibrio interior, una novela nos narra unas aventuras y una acción y todo ha de ser verosímil dentro del marco y del tono de la novela, ha de mantenernos atentos y gozosos leyendo. Y esta novela se mueve dentro de la tradición oral, su tono es el legendario, de la anciana Imilce que cuenta a su auditorio una narración sobre sus ancestros, sobre el origen de la ciudad, sobre lo que ha vivido y lo que desea trasmitir a sus oyentes. Que fue el comienzo de la literatura: sentados ante el hogar escuchando historias: Homero, sin ir más lejos. Sin embargo, para que los lectores-oyentes puedan decidir qué versión les seduce más, elige a un personaje que haga el papel de Virgilio y nos cuente la historia de Eneas, que converge con la de Dido en un punto: Cartago. Eneas es el fundador de Roma, Dido de Cartago. Posteriormente eternos enemigos, en su comienzo mítico no es la guerra, sino la amistad y el amor lo que relaciona ambos pueblos. Pero Eneas había de cumplir su destino y su destino no estaba allí. Allí estaba Dido.

Y allí estaba Isabel.

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog